¿Qué ocurrirá con el precio del petróleo tras la falta de acuerdo en Doha?

19 de abril de 2016 Anna Kuchma, RBTH
Los expertos rusos subrayan que el encuentro de los países productores de petróleo en Doha no puede considerarse un fracaso ya que era previsible que no se pudiera llegar a un acuerdo. Mucho más importante fue el papel de los dos meses de preparaciones previas. Las distintas declaraciones han animado la dinámica de los precios del petróleo, y otros factores fundamentales han entrado en juego estimulando la demanda de este recurso.
¿Qué ocurrirá con el precio del petróleo tras la falta de acuerdo en Doha?
Anas al-Saleh, ministro de Finanzas y Petróleo de Kuwait, llega a la cumbre de Doha. Fuente:EPA

El 17 de abril se celebraron en Doha unas negociaciones entre 17 países extractores de petróleo, entre ellos Rusia y Arabia Saudí. En ellas se ha intentado acordar una congelación de los volúmenes de extracción de crudo. Sin embargo, no se ha logrado firmar una declaración debido a la postura de Arabia Saudí, que exigía que el documento llevara la firma de todos los países de la OPEP, incluidos Irán y Libia. Estas exigencias eran inviables: Irán había vuelto a confirmar la víspera que pretende incrementar su extracción hasta alcanzar el volumen previo a las sanciones de 4 millones de barriles al día, y Libia no controla su producción petrolífera.

Los índices bursátiles de las materias primas prácticamente no han reaccionado al encuentro en Doha, en el que participaba Rusia y los países de la OPEP. Los precios del petróleo han oscilado dentro de su margen diario y han alcanzado una media de 41 dólares el barril.

“Esto significa que los resultados de las negociaciones no han dado unas indicaciones claras al mercado, en el futuro la reacción de los especuladores a este tipo de encuentros ya no será tan drástica”, aclara Alexander Pásechnik, director de la sección analítica de la “Fundación de la Seguridad Energética Nacional (FNEB por sus siglas en ruso).

Según el experto, los precios del petróleo oscilarán a corto plazo entre los 40 y los 45 dólares por barril, y este rango de precios es perfectamente soportable para el presupuesto ruso.

¿Por qué ha salido el petróleo del agujero?

Los empresarios del sector petrolero han conseguido un índice de cotización soportable para el presupuesto ruso en los últimos dos meses, mientras se preparaba el encuentro en Catar. A mediados de febrero comenzó a especularse con la posibilidad de congelar el volumen de extracción en los principales países exportadores. Desde ese momento, las cotizaciones comenzaron a subir gradualmente desde los 32 dólares por barril (16 de febrero) hasta los 44 dólares el 12 de abril.

En esta tendencia han intervenido también varios factores fundamentales, según señala Alexander Pásechnik.

La inversión en proyectos complejos (el desarrollo de petróleo de esquisto y de plataforma) se ha pospuesto. Esto ya ha creado restricciones en la oferta de petróleo. Además, durante el periodo de los precios bajos del petróleo se produjo también un aumento de la demanda. China, por ejemplo, ha incrementado durante el primer trimestre de este año la importación de petróleo, lo cual también estimula la demanda mundial.

“En conjunto, estos factores acaban con el efecto del exceso de oferta que había en el mercado a principios de enero (2 millones de barriles diarios de excedente). Este excedente es ahora menor”, resume Pásechnik.

El pasado mes de febrero el Brent se hundió hasta los 27 dólares. El anuncio de una cumbre entre la OPEP y miembros no pertenecientes, como Rusia, aceleró la subida de los precios, hasta llegar a máximos anuales la semana pasada, alrededor de los 43 dólares.

¿Qué factores influirán en el petróleo a partir de ahora?

“El mercado petrolero puede 'enfermar', ya que todavía existen tres factores previsibles que influirían en los precios”, opina Serguéi Pravosúdov, director del Instituto de Energía Nacional.

“Los precios dependerán de la magnitud de la caída de la extracción petrolera en EE UU, del incremento al mismo tiempo de este índice en Irán e Irak y del ritmo de crecimiento de la demanda mundial de petróleo”, aclara el experto. “Seguramente, los participantes de las negociaciones en Doha no querían acordar nada”, añade el experto. Las principales potencias petroleras, a excepción de Irak e Irán, tampoco pretenden aumentar la extracción.

“Rusia no tiene medios de incrementar la extracción, ya que lleva muchos años extrayendo el máximo. Arabia Saudí también produce el máximo, aunque asegura que tiene medios de aumentar la producción (aunque nadie puede demostrar ni desmentir esta información)”, señala el experto.

+
Síguenos en nuestra página de Facebook