Cómo bañarse en agua helada y no caer enfermo

21 de enero de 2013 RIA Novosti
Durante los baños de la Epifanía en Rusia los expertos recomiendan no hacer carreras de natación ni largas sesiones de fotos dentro del agua helada, no revolcarse en la nieve ni intentar entrar en calor bebiendo alcohol, todo para evitar enfermedades crónicas.
Durante la fiesta de la Epifanía, que los ortodoxos celebraron el 19, numerosas personas decidieron zambullirse en lagos y ríos. Fuente: ITAR-TASS
Durante la fiesta de la Epifanía, que los ortodoxos celebraron el 19, numerosas personas decidieron zambullirse en lagos y ríos. Fuente: ITAR-TASS

La Epifanía del Señor es una fiesta cristiana en la que los ortodoxos celebran el bautismo de Jesucristo en el río Jordán con Juan el Bautista. El Bautismo se celebra durante la noche al 19 de enero y en Rusia suele ir acompañado de baños en agua helada a través de agujeros especialmente abiertos en el hielo llamados "jordanes".

Bañarse no es obligatorio

El prior de la iglesia de Serafín de Sárov en Krasnopresnenskaya Náberezhnaya, Moscú, el arcipreste Maksim Kozlov, considera que los baños de la Epifanía no son una práctica obligatoria en la tradición eclesiástica de Rusia. "Si uno no se baña en el agua helada no pierde nada, por decirlo de alguna manera", comenta.

En su opinión, sólo las personas fuertes y sanas deben bañarse. Los que padezcan alguna enfermedad pero tengan un gran deseo de comulgar con esta práctica deberían consultarlo antes con su médico.

Además, según Kozlov, no se debe permitir a los niños bañarse si les da miedo o simplemente no lo desean. "El niño debería manifestar espontáneamente este deseo al alcanzar la adolescencia. Y de este modo, esta experiencia de infancia queda grabada para siempre", declara el sacerdote.

El arcipreste opina que lo mejor es bañarse con algo de ropa. "Es lo primero que aconsejo. Porque esta inmersión en el agua helada es al fin y al cabo una celebración religiosa, y no una fiesta nudista en pleno invierno. Así que, por favor, no lo conviertan en una demostración de los encantos propios o, por el contrario, de los defectos de la edad", ruega Kozlov.

Contraindicado para enfermos

Alexánder Chuchalin, copresidente de la sociedad de médicos ortodoxos y terapeuta principal del Ministerio de Salud de Rusia, señala que existen algunas categorías de ciudadanos para los que bañarse en agua helada durante la fiesta de la Epifanía está contraindicado.

"Hay muchas personas que no deben hacerlo, en especial las que padecen enfermedades cardíacas, obesidad, hipertensión arterial o arritmia. A esta categoría de ciudadanos yo les desaconsejo encarecidamente esta práctica", comenta el médico.

"Y en general, en invierno el baño se debe tomar como una terapia de shock. El shock es térmico: frío y calor. Y la persona que sufre este efecto debe valorar correctamente sus propias capacidades. Por desgracia, no existe una revisión médica ni un control médico para bañarse en estos agujeros en agua helada", señala.

Baños en agua helada y cuidado de la salud

El presidente de la Asociación Internacional "Maratón de Baños Invernales", Vladímir Grebenkin, recuerda que las personas que deciden tomar el baño en la Epifanía deben llevar ropa de abrigo al llegar a los estanques.

"Es necesario que, haya o no calefacción en la orilla y haga frío o calor en la calle, la gente lleve ropa abrigada: calzado cómodo, calcetines de lana, guantes, gorro, jersey y ropa interior", recomendaba.

El bañador o el bikini se deben traer puestos de casa. También es necesario preparar una bolsa con ropa de recambio, una toalla y zapatillas de baño. Además, Grebenkin recomienda llevar una alfombrilla o una toalla para los pies.

Según este, antes de meterse en el agua hay que desvestirse de abajo arriba: los zapatos lo primero, y sólo cuando se esté en bañador es recomendable quitarse los calcetines, ponerse las zapatillas y meterse en el agua, añadía el presidente de la asociación.

Si una persona siente que se le congelan los dedos de las manos o de las piernas, es imprescindible moverse, correr un poco para entrar en calor. Y una vez se haya entrado en calor, entonces se puede entrar al agua.

"No es necesario nadar. Si se entra por una escalera o desde la orilla hasta que el agua cubra el pecho más o menos, se debe contener la respiración y sumergirse tres veces. Estos días se puede sumergir también la cabeza. Y después salir rápidamente del agua, cubrirse con la toalla y vestirse de arriba abajo, primero tapar el pecho y justo después ponerse las zapatillas. Y no olviden ponerse guantes y gorro", indica Grebenkin.

Al salir del agua hay que secarse completamente con la toalla, subraya Chuchalin.

"Para evitar caer enfermo hay que ponerse ropa de lana, en ningún caso se recomienda la ropa sintética. Es muy importante beber té caliente con miel y no beber alcohol", añade el médico.

Además, recomienda en la medida de lo posible no recorrer a pie largas distancias sino tomar el transporte público. "Pasar mucho tiempo al aire libre, especialmente con temperaturas muy bajas, es siempre la causa de la aparición de un gran grupo de enfermedades crónicas", aclara Chuchalin.

Si existe la posibilidad de acudir al estanque en coche, Grebenkin también aconseja llevar agua caliente en botellas y echársela encima antes de vestirse.

"El tiempo para desvestirse, bañarse y vestirse de nuevo no debería ser mayor de cinco-siete minutos. Hay que hacerlo todo deprisa, por eso a los que se bañan por primera vez no les recomiendo de ningún modo que se hagan fotografías ni se revuelquen por la nieve. Es conveniente no pasar en el agua más de 20-30 segundos. De este modo no habrá ni enfermedades de próstata, de apéndice, de riñones ni de pulmones. Al organismo no le dará tiempo a enfriarse", subraya Grebenkin.

Artículo publicado originalmente en RIA Novosti.

¿Quiere recibir la información más destacada sobre Rusia en su correo electrónico? Pinche en  y reciba cada viernes el material más interesante.

+
Síguenos en nuestra página de Facebook