La integrante del grupo punk ruso Pussy Riot Nadezhda Tolokónnikova, encarcelada desde hace casi dos años, salió hoy libertad en virtud de la amnistía general que entró en vigor en Rusia la semana pasada, informaron las agencias locales.

Tolokónnikova era la única de las tres Pussy Riot, condenadas por "gamberrismo motivado por odio religiosos", que permanecía en prisión.

Horas antes, su compañera María Aliójina también recobró la libertad gracias a la amnistía.

Tolokónnikova abandonó el Hospital Nº 1 de Servicio Penitenciario de la región siberiana de Krasnoyarsk, donde cumplía su pena, hacia las 18.30 hora local (10.30 GMT), dijo Irina Jrúnova, su abogada, a la agencia oficial rusa RIA-Nóvosti.

En la puerta del hospital de servicio penitenciario fue recibida por su marido, Piotr Verzílov.

Tres integrantes de Pussy Riot, Tolokónnikova, Aliójina y Ekaterina Samutsévich, esta última en libertad condicional en octubre de 2012, fueron a condenadas a dos años de prisión por escenificar una "plegaria" punk contra el presidente de Rusia, Vladímir Putin, en la catedral de Cristo Redentor de Moscú.

Durante el juicio, las acusadas declararon que su acción en el principal templo ortodoxo de Rusia tenía fines políticos y no estaba dirigida contra los creyentes.