Габар modelo rusa en dubái donne1 Valery Melnikov Mercedes Olkhon Demining Aleppo Russian hermit Catedral de San Isaac San Petersburgo
Zapadores rusos desminan Alepo La catedral de San Isaac en San Petersburgo, joya arquitectónica

Yuri, el hobbit ruso

Historia de un ermitaño ruso que vive en una casa de hobbit cerca de la carretera y que practica CouchSurfing y el BookCrossing.
Por Anastasía Karagódina, RBTH

Yuri ha sido bautizado como “el hobbit ruso” en internet. Vivía en Moscú y trabajaba como abogado hasta que hace cinco años se mudó a un bosque cerca de la carretera de Yaroslavl (a 100 km de Moscú). Ahora este antiguo habitante de la gran ciudad vive en verano en un tipi fabricado por él mismo y en invierno en una barraca parecida a una madriguera de conejo o a uno de los agujeros en los que viven los hobbits.

 / Pavel Volkov / Pavel Volkov

La razón por la que Yuri se mudó al bosque fue que estaba cansado de los problemas de la ciudad. “Cuando vives en la ciudad debes pensar constantemente en el día de mañana. No puedes cometer un solo fallo, porque puede ser irreparable. Aquí nada de eso tiene sentido”, explica Yuri al canal AJ+.

 / Pavel Volkov / Pavel Volkov

Yuri no escogió al azar establecerse en un lugar cerca de la carretera. “Ahora no seré yo el que pase junto a las cosas, sino que será todo lo demás lo que pase junto a mí. Yo me quedaré sentado, ya puede moverse el mundo entero”, citan periodistas y bloggers las palabras de Yuri. Además, el hecho de vivir cerca de la carretera hace que sea más fácil para Yuri dedicarse al BookCrossing y al CouchSurfing.

 / Pavel Volkov/ Pavel Volkov

Para cocinar y para sus necesidades diarias Yuri toma el agua de un arroyo del bosque que hay cerca de su cabaña. En invierno rompe el hielo con un hacha.

 / Pavel Volkov / Pavel Volkov

El ermitaño prepara su comida en una cocina fabricada por él mismo. Para poder ver mientras cocina se ayuda de dos linternas: una la lleva en la frente y otra cuelga del techo.

 / Pavel Volkov/ Pavel Volkov

Yuri vive con un conejo blanco llamado Petrusha que responde a su nombre y acompaña a su amo a todas partes. Al conejo le encantan los plátanos y las gachas.

 / Pavel Volkov / Pavel Volkov

A Yuri le gustan los guisantes, que prepara al horno, como cualquier otro plato.

 / Pavel Volkov / Pavel Volkov

Los libros que guarda Yuri en su cabaña están registrados en la Biblioteca mundial de BookCrossing. “La gente viene, coge libros y trae los suyos, de este modo continuamos con el intercambio mundial”, explica el protagonista de nuestra historia.

 / Pavel Volkov / Pavel Volkov

En invierno Yuri enciende la chimenea cada día para mantener una temperatura apropiada en su cabaña.

 / Pavel Volkov / Pavel Volkov

En el tejado tiene instalados paneles solares y la electricidad recogida se almacena en baterías. Yuri puede leer, utilizar su ordenador y navegar por internet.

 / Pavel Volkov / Pavel Volkov

Para la calefacción, la cocina y el baño, Yuri utiliza leña del bosque. Tala los árboles con una motosierra.

 / Pavel Volkov / Pavel Volkov

Prepara leña para varios días cortándola con un hacha.

 / Pavel Volkov / Pavel Volkov

Hace poco Yuri construyó una bania para su casa.

 / Pavel Volkov / Pavel Volkov

En invierno, después de la bania sale a correr a la calle y se da friegas con nieve, en ocasiones acaba totalmente enterrado.

 / Pavel Volkov / Pavel Volkov

Ni siquiera una tempestad puede impedir esta tradición.

Lea más:

La dacha rusa: ayer y hoy

Adiós al mundanal ruido. Bienvenido a Siberia

5 de febrero de 2017
Tags: región de moscú, estilo de vida

Lea más

+
Síguenos en nuestra página de Facebook