La medicina nuclear: un ámbito de gran potencial entre Rusia y Argentina

28 de noviembre de 2016 Dmitri Fominykh, RBTH
Argentina y Rusia pueden trabajar juntos en el ámbito de medicina nuclear para crear un producto capaz de competir a nivel mundial, opina un experto en comercio internacional.
rosatom arg
Momento del seminario de Rosatom celebrado en Argentina Fuente:Servicio de prensa.

Rosatom presentó sus avances tecnológicos en un seminario celebrado a principios de noviembre en Buenos Aires. Los participantes trataron de buscar formas de cooperación en el área nuclear que fueran beneficiosas para ambos países.

"En la actualidad no hay tantos proyectos conjuntos, así que el objetivo es conocer las posibilidades de cada uno y encontrar puntos de encuentro que generen nuevas oportunidades de interacción en la esfera nuclear", dijo el presidente de Rosatom Overseas Evgeny Pakermanov. 

A su vez, el subsecretario de Energía, Julián Gadano, destacó en entrevista a la agencia Sputnik que Argentina está interesada en la tecnología rusa que trabaja con uranio enriquecido para expandirse en el área de la energía nuclear. "Nosotros vamos a pasar en los próximos años a trabajar con centros nucleares enriquecidos con uranio, y ahí Rusia puede ser un excelente colaborador", explicó.

Mientras que se aleja la perspectiva de que Rosatom construya una central nuclear en Argentina los expertos ofrecen otras formas de cooperación en el ámbito nuclear. 

“Argentina es pionera en el uso de la energía nuclear en América del Sur y no debe desentenderse de la colaboración nuclear con Rusia”, declaró a RBTH Alejandro Raele, el presidente de Cámara Regional Argentino-Rusa de Comercio, Industria, Bodegas y Agroalimentos (CRACIBA), que participó en el seminario. Según él, la Comisión Nacional de Energía Atómica considera que “no es posible el acuerdo con Rusia sin transferencia de tecnología, por cuestiones la cuestión de seguridad nacional Considera que en caso de un conflicto global con Occidente, el país quedaría aislado de la provisión y el suministro”. 

Este experto en comercio internacional opina que “Argentina está alineada con EE UU en materia internacional a pesar de que no lo diga abiertamente. Teme que, si en un futuro hay un congelamiento nuclear, Argentina podría perder la producción nuclear en la central ya que no sería posible traer barras de uranio enriquecido desde Rusia”.

Aunque al  mismo tiempo aclaró que “este gobierno no está tan alineado con EE UU como parece. Es más por intereses comerciales que por afinidad”.

Una cooperación científica beneficiosa para todos

“Creo que Argentina y Rusia tienen que trabajar en el ámbito científico nuclear. Tenemos que unir la nanotecnología rusa con la energía nuclear de uso médico argentina. ¿Por qué no trabajamos sobre la filosofía de un reactor de investigación y la complementación científica hasta que suavicen las posturas acerca de las barras enriquecidas?  Rusia no tiene nada que perder en esta política de cooperación  en el ámbito nuclear con Argentina”, continúa el especialista. 

Raele propone un congreso científico anual que permita trabajar a los científicos. Considera que es importante invitar a más especialistas y desarrollar un trabajo conjunto. Así, en algún momento, quizá  pueda encontrarse una solución al tema del combustible. 

“Sería muy positivo que Rosatom tuviera un agregado permanente. Lo primero es sellar un acuerdo en medicina nuclear con Argentina y nombrar un delegado permanente que tenga conocimiento de ciencia y técnica”, argumenta.

El especialista subrayó que el 90% de laboratorios argentinos de gran tamaño cumplen con los estándares de seguridad más altos del mundo. “Tenemos los laboratorios más seguros del mundo. Si estos se unen con la medicina nuclear más segura del mundo, que es la rusa, lo que se va a lograr es una revolución en el campo médico. Se va a obtener un súper producto que va a competir con Alemania y EE UU”, asegura Raele. 

Este experto apuesta por la cooperación en el ámbito de la tecnología nuclear médica con Rusia y no con EE UU ya que, según él,  “los estadounidense sólo vendrían a ver qué pueden sacar de provecho para ellos. “En cambio con los rusos podemos trabajar sobre los mismos problemas. Tenemos dificultades con el costo de mantenimiento y servicios de los hospitales, la gente tiene sueldos bajos, tenemos que mejorar la medicina y no tenemos dinero suficiente para la demanda creciente. Hay que inventar cosas que sean económicas porque necesitamos curar a la gente y tenemos recursos limitados. En EE UU no es un problema. Si no podés pagar, te morís. Si podes pagar tenés tu obra social, tu seguro médico y todo resuelto. Ellos lo resolvieron de la manera más salvaje. Nosotros somos civilizados. A la gente hay que darle la salud, no se puede dejarle que se muera”, concluye Raele.

+
Síguenos en nuestra página de Facebook