Posibles escenarios de cooperación militar entre Rusia y EE UU en Siria

El pasado lunes la aviación rusa y las fuerzas de la coalición internacional liderada por EE UU llevaron a cabo su primer ataque conjunto contra los guerrilleros del Estado Islámico en el norte de Siria. Según los expertos militares, Donald Trump está decidido a poner fin al Estado Islámico, aunque esto solo será posible de dos maneras: iniciando una operación en tierra o uniéndose a Rusia.
Posibles escenarios de cooperación militar entre Rusia y EE UU en Siria
El lunes hubo el primer ataque conjunto contra el Estado Islámico. Tu-22M3 en la imagen. Fuente:RIA Novosti

El lunes 22 de enero la base aérea rusa en Siria recibió una llamada de los militares estadounidenses en la que les transfirieron datos confidenciales con las coordenadas de los guerrilleros del Estado Islámico cerca del nuevo teatro de operaciones militares en Siria, la ciudad de Al-Bab.

Al poco tiempo, varios cazas rusos junto con las fuerzas de la coalición internacional, se dirigieron a la zona indicada y destruyeron las posiciones de los terroristas, que se preparaban para un ataque contra el ejército nacional.

Tras el suceso, el representante oficial de la Casa Blanca Sean Spicer declaró que Donald Trump había sido “absolutamente claro” cuando dijo que estaba “dispuesto a trabajar con cualquier país que deseara acabar con el Estado Islámico”, sea este “Rusia o cualquier otro”.

“Ayer (24 de enero) el Pentágono negó por inercia que exista ninguna colaboración con Rusia contra el Estado Islámico. Y por ahora, el nuevo secretario de Defensa de EE UU, James Mattis, todavía no tiene un equipo propio, por lo que es temprano para hablar de cambios radicales en la opinión de EE UU sobre Rusia”, explica Serguéi Rógov, director de investigación del Instituto de EE UU y Canadá de la Academia Rusa de Ciencias.

Según el experto, a finales de esta semana Trump visitará el Pentágono y dará a los militares nuevos objetivos y misiones en Siria.

A qué se dedicará Rusia

Los expertos opinan que el siguiente lugar en el que participarán las Fuerzas Aeroespaciales rusas será la provincia de Idlib, a la que se dirigieron por los corredores humanitarios desde Alepo más de 30.000 guerrilleros con sus familias.

“El ejército sirio intenta rodear a los terroristas con nuestro apoyo liberando el oeste de la provincia de Alepo y el norte de la provincia de Hama y Latakia”, declara Vladímir Evséyev a RBTH el experto militar y vicedirector del Instituto de Países de la CEI.

No obstante, las acciones militares en esta región se alargarán hasta el verano, tras lo cual los ejércitos ruso y sirio se trasladarán al frente oriental, hacia las ciudades de Al Raqa y Deir ez-Zor.

“Espero que empecemos a interactuar más activamente con EE UU en este ámbito y que la guerra en Siria no dure más de un año”, añade Evséyev.

Los escenarios de EE UU en Siria

Los expertos coinciden en la determinación y en el deseo de Donald Trump de poner fin al Estado Islámico.

“Existen muchas opciones posibles: el envío de un contingente terrestre a Siria para llevar a cabo una operación militar; el incremento de la financiación a la llamada oposición moderada y los kurdos, algo que provocaría un gran descontento de Turquía, uno de los aliados clave de EE UU en la región; y el desarrollo de un plan más realista de colaboración militar con Rusia”, opina Rógov.

Según el presidente del centro internacional de análisis geopolítico, el general coronel retirado Leonid Ivashov, la puesta en común de objetivos y la distribución de responsabilidades en el frente no tendrán lugar hasta que se reúnan el presidente ruso, Vladímir Putin, y el presidente estadounidense, Donald Trump.

“La idea de colaborar con Rusia encontrará una gran oposición en el Pentágono. Pero es muy poco probable que Trump y la sociedad estadounidense accedan a una operación en tierra similar a los escenarios de Afganistán e Irak para derrotar al Estado Islámico. Por esta razón, no hay que descartar la opción de la cooperación militar”, subraya el director de investigación del Instituto de EE UU y Canadá de la Academia Rusa de Ciencias, Serguéi Rógov.

Si esto tiene lugar, nos encontraremos ante la primera alianza militar entre la Federación Rusa y EE UU después de la Segunda Guerra Mundial. “Pero es pronto para hablar de ello”, añade Rógov.

+
Síguenos en nuestra página de Facebook