Las amenazas de Trump obligan a Irán a acordarse de su amistad con Rusia

1 de diciembre de 2016 Nikita Golobokov, Vzgliad
Irán ha cambiado de opinión repentinamente acerca del uso de Rusia de bases aéreas en su territorio. Si en agosto este uso levantó un escándalo político interno en Irán, ahora Teherán casi invita a Moscú a usar sus propios aeródromos. Parece que este cambio de disposición tiene motivos políticos.
Su-34
El país persa ofrece de nuevo el uso de la base de Hamdán Fuente:Dmitri Vinogradov/RIA Novosti

Teherán está dispuesta a volver a ofrecer a las Fuerzas Aeroespaciales de Rusia su base aérea de Nojeh en Hamadán  si la situación en Siria lo requiere, declaraba ayer el consejero del ministro de Relaciones Exteriores de Irán, Husein Sheijoleslam.

“Si a Rusia le hace falta y la cuestión es acordada con Moscú, las Fuerzas Aeroespaciales rusas pueden utilizar esa base para realizar su misión militar en Siria. Si la situación en Siria lo requiere estamos dispuestos a ofrecer de nuevo, como en la última ocasión, la posibilidad de que Rusia realice vuelos y tareas de abastecimiento de las Fuerzas Aeroespaciales en este aeródromo”, cita RIA Novosti las declaraciones de Sheijoleslam.

No obstante, el político iraní subraya que todas las acciones en la base deberán realizarse exclusivamente bajo la supervisión completa de Irán. “(Antes) los aviones rusos tenían nuestro permiso para organizar vuelos desde este aeródromo en sus ataques aéreos contra los terroristas en Siria, pero todos estos vuelos, así como todo tipo de uso de las instalaciones de la base aérea, estaban controlados por nosotros”, señala el consejero en una entrevista para Sputnik Persian.

La caída de Alepo o la victoria de Trump

El ministro de Defensa de Irán, Hossein Dehqan, declaraba el 26 de noviembre que las Fuerzas Aeroespaciales podrían volver a utilizar la base aérea de Hamadán si la situación en Siria lo requería. La tarde del 28 los presidentes de Rusia y de Irán, Vladímir Putin y Hasán Rouhaní, mantuvieron una conversación telefónica. Los líderes hablaron sobre proyectos conjuntos en el ámbito comercial y económico, así como sobre la situación en Oriente Próximo, y valoraron positivamente el nivel de cooperación en la lucha contra el terrorismo.

Los expertos han señalado que esta llamada coincidía con la victoria común de las fuerzas sirias, iraníes y rusas en Alepo, así como con la decisión de Teherán de volver a invitar a las Fuerzas Aeroespaciales rusas a Hamadán.

Borís Mezhúyev, experto en estudios sobre EE UU, no descarta que el nuevo acercamiento entre Irán y Rusia esté relacionado con la victoria de Donald Trump en las elecciones presidenciales de EE UU.

“Por ahora no sabemos quién ocupará los puestos clave en su equipo, en especial el de secretario de Estado y el de director del Pentágono, pero el tema de Irán fue uno de los más comentados en la retórica electoral de Trump y de su equipo. Para Teherán es importante volver a buscar aliados. La postura de Rusia tendrá una importancia fundamental en este sentido”, comenta el experto.

Cuatro motivos para acordarse de Moscú

Antón Mardasov, director de la sección de estudios de conflictos en Oriente Próximo y de fuerzas armadas de la región del Instituto de Desarrollo en Innovación, también recuerda la retórica de antagonismo con Irán de Donad Trump y sus compañeros. “Aunque por ahora carecen de una estrategia concreta respecto a Irán, Teherán escuchó claramente sus promesas electorales de revisar los acuerdos nucleares y ha decidido dar un giro hacia Rusia por si surge algún contratiempo con Washington”, aclara Mardasov.

“Asad debe aspirar a su parte del pastel en la zona de Al Raqa, que tiene petróleo y una red de centrales hidroeléctricas. En este contexto, la base de Hamadán es ideal para las Fuerzas Aeroespaciales de Rusia en sus ataques contra el este del país. El uso de esta base reduce considerablemente los tiempos de vuelo”, opina el experto.

En segundo lugar, Mardasov afirma que se están llevando a cabo negociaciones para ampliar la presencia iraní en Siria. “La dirección del Estado Mayor General de Irán ha anunciado la posibilidad de construir una base marítima militar en la costa siria. La reactivación de las negociaciones entre Rusia e Irán podría deberse también a esto”, recuerda el politólogo.

En tercer lugar, Irán podría intentar convencer a Rusia de apostar por una vía de resolución del conflicto más agresiva. En particular, se trataría de apoyar más activamente al ejército del gobierno y a los grupos chiíes en su posible ataque contra Idlib y forzar el ataque de los barrios abandonados de Alepo.

A finales de agosto, la repentina desavenencia entre Moscú y Teherán obligó a la aviación rusa a abandonar la base aérea de Hamadán. Irán interrumpió de forma inesperada su cooperación militar con Rusia. Según fuentes del periódico Kommersant, Moscú quería utilizar Hamadán como una base completamente militar y desplegar en ella su arsenal, pero Teherán no estaba de acuerdo con ello.

Artículo publicado originalmente en ruso en Vzgliad.

+
Síguenos en nuestra página de Facebook