Rusia reacciona a la muerte de Fidel Castro

26 de noviembre de 2016 Ekaterina Sinélschikova, RBTH
La sociedad rusa reconoce la labor de Fidel Castro como dirigente de Cuba. Numerosos políticos recuerdan su importancia y la embajada cubana se llena de flores. Algunos políticos de la oposición también han criticado al revolucionario.
Russian President Vladimir Putin (R) and Cuban leader Fidel Castro
Vladímir Putin y Fidel Castro durante la ceremonia de bienvenida al presidente ruso en La Habana. 14 de diciembre del 2000. Fuente: Reuters

Fidel Castro, el líder de la revolución cubana y una de las figuras más brillantes del siglo XX, ha fallecido a sus 91 años. Pprometía que Cuba “nunca dejaría de luchar por la paz y por el bienestar de todas las personas”, opinaba que una vida sin ideología no vale nada y hasta sus últimos días siguió siendo el ídolo de las ideologías de izquierdas en todo el mundo. Según él mismo reconocía, si sobrevivir a intentos de asesinato fuera disciplina olímpica, ganaría la medalla de oro.

En Rusia, un país con el que Castro siempre ha tenido unas relaciones más que cálidas, muchos han recibido la noticia de la muerte del comandante con pesar y la gente está llevando flores a la residencia del embajador de Cuba. El presidente de Rusia Putin, lo ha descrito como un “símbolo de toda una época en la historia reciente del mundo”.

“La Cuba libre e independiente construida por él y por sus compañeros se ha convertido en un influyente miembro de la comunidad internacional y ha sido un ejemplo inspirador para muchos países y pueblos”, se comenta en un telegrama del presidente enviado al pueblo y al gobierno de Cuba.

Fidel cambió el mundo 

“Castro formó parte de la pléyade de los Grandes que cambiaron el mundo” –escribe en su Twitter el exdirector del comité de la Duma Estatal para las Relaciones Internacionales Alexéi Pushkov, uno de los primeros políticos rusos que expresaba sus condolencias, y después añadía en otra entrada: “Castro demostró que se puede estar 55 años sometido a la presión y a la guerra económica de EE UU y sobrevivir. Ahora el presidente de EE UU viaja a La Habana, y no al revés”. 

El revolucionario cubano era una autoridad moral para la humanidad, así lo recuerda el líder del Partido Comunista de la Federación Rusa, Guennadi Ziugánov. “Se ha ido uno de los titanes de la política, un político, un hombre que sentó las bases de la política de valores, de una política que ante todo reflexionaba acerca del destino del hombre de a pie, acerca de una vida digna para los trabajadores, y acerca de un mundo feliz” –declara Ziugánov. 

El expresidente de la URSS Mijaíl Gorbachov comentaba que Fidel Castro “dejó una profunda huella en la historia de toda la humanidad”. Fidel defendió y reforzó su país “en medio del más severo bloqueo por parte de EE UU, sometido a una presión colosal, y a pesar de todo sacó a su país de este bloqueo y consiguió un desarrollo independiente”, señala Gorbachov.

El primer ministro de Rusia, Dmitri Medvédev, recordaba en su página de Facebook una conversación telefónica con Fidel el pasado mes de agosto, cuando el revolucionario celebraba su 90º aniversario. “Él se interesaba por lo que sucedía en el mundo, en Rusia, hasta el último momento mantuvo una mente aguda y contaba con mucha información” –escribe el primer ministro.

Críticas de la oposición 

Al mismo tiempo, en las redes sociales se ha extendido también otra opinión sobre el líder revolucionario: Fidel robó a su pueblo 50 años y no logró levantar el país hasta el nivel adecuado. “Estoy seguro de que ahora muchos que nunca han estado en Cuba escribirán verdaderas odas a Castro. Yo sí que estuve. Esta fue la impresión que me llevé: POBREZA, RUINAS Y LATROCINIO” –escribe en su Twitter el miembro de la oposición Alexéi Navalni.

Su compañero Vladímir Milónov comparaba el PIB de Cuba per cápita (7000 dólares) con el de su país vecino, Puerto Rico (29.000 dólares). “Los dos empezaron en el mismo nivel. Ahí tenéis a vuestro Fidel”.

El economista Serguéi Guriánov, antiguo rector de la Escuela Superior de Economía y emigrado de Rusia, recordaba cómo en 2014 Rusia condonó a Cuba una deuda de 31.700 millones de dólares,  unos 2.813 dólares por persona. “Es lo mismo que si alguien condonara a Rusia 412.000 millones de dólares, pero no hay nadie tan tonto” –escribe el economista, que después se solidarizaba con la reciente publicación del blogger Iliá Varlámov sobre Cuba.

Si Fidel Castro fue un “sangriento dictador” o “un gran enemigo del imperialismo estadounidense”, esto es algo que se debatirá siempre, como se debate ahora sobre Iósif Stalin y sobre Iván el Terrible, señala el periódico Kommersant.

En 1953, durante el proceso judicial sobre el asalto al cuartel Moncada en el que se le condenó a 15 años de cárcel, Castro dijo “La historia me absolverá”. “Esta frase pasó a la historia, pero una década después quedó claro que no habría ninguna absolución, y las encarnizadas disputas entre los castristas y los anticastristas siguen vivas a día de hoy, mientras Cuba se convierte en un típico (o casi típico) país caribeño” –escribe Kommersant.

Pese a todo, el legado principal de Fidel es la creación de “un modelo de política exterior independiente de Cuba” –señala el profesor de la Universidad de San Petersburgo experto en Latinoamérica Víktor Jéifets.  “La economía cubana sigue siendo multicultural, a pesar de los esfuerzos del gobierno, esto no se ha logrado superar. Sí, Cuba logró sobrevivir, aunque este no fuera el objetivo” –opina Jéifets.

+
Síguenos en nuestra página de Facebook