Maduro llegó a Moscú este lunes para participar en la segunda cumbre del Foro de Países Exportadores de Gas. Como detalló el presidente desde el escenario, durante estos días en Moscú fueron suscritos cinco acuerdos de cooperación en las esferas del gas, la energía eléctrica, el petróleo y las finanzas. 

Según ha trascendido, uno de los acuerdos tiene que ver con la creación de empresas mixtas entre la gigante petrolera rusa Rosneft y Petróleos de Venezuela (PDVSA), para la exploración y explotación de hidrocarburos en los bloques Río Caribe y Mejillones. En este sentido, Maduro habló de la amenaza que supone el gas de esquisto, que según él puede ser un caballo de Troya del poderío de EEUU entre países emergentes como Bolivia, Venezuela o Rusia además de "peligroso para el planeta". 

Pero no pudo evitar referirse al protagonista del momento: el espía Edward Snowden, que fue en el fondo el centro del acto pese a estar oculto en el aeropuerto de Sheremétievo, situado a las afueras de Moscú. Ante la atenta mirada de periodistas de todo el mundo, elogió la valentía del informático estadounidense, que ha rechazado el asilo político de Rusia y esperaba anoche ser 'rescatado' por Venezuela o Bolivia. 

"Aquí muy cerca, a unos minutos de este teatro está el aeropuerto de Moscú, y allí hay un joven de apellido Snowden, inquilino temporal del aeropuerto [de Sheremétievo]. Me han preguntado varios periodistas: '¿Usted se va a llevar a Snowden en el avión?' Y yo les he contestando con la verdad... ¿Qué hemos hecho por Snowden? Preguntémonos”, exclamó durante su discurso, en el que no desveló si embarcaría a Snowden con él. 

Horas antes, durante la inauguración de una calle en honor de Hugo Chávez en Moscú, Maduro había insistido en que Snowden merece la protección de la ley internacional porque ayudó a la humanidad. Ante una audiencia que mezclaba a rusos y hispanoamericanos en el patio de butacas, el líder venezolano argumentó la postura de su país: “Le preguntaba ahora a una periodista de Hong Kong que me trajo desde la puerta lateral del teatro caminando y lanzándome preguntas '¿Qué has hecho tú por Snowden?' Porque yo sí sé lo que ha hecho Snowden por ti, porque a ese joven de 29 años no lo conozco, no sé sus intenciones definitivas, pero lo que sí sé es que su gesto es un gesto de rebeldía de la juventud estadounidense". Un gesto, dijo Maduro, que se impone "frente a quienes pretenden controlar desde las élites de Estados Unidos el mundo entero y es una señal de alerta a la humanidad”. 

"Uno se pregunta ¿por qué lo persiguen?", agregó Maduro, "¿cuántos misiles le ha lanzado Snowden a los pueblos inocentes que hay en el mundo? ¿Qué crímenes ha cometido contra la humanidad?" Maduro cree que la labor de Snowden merece una protección "mundial", pues se trata de alguien que "ha desvelado terribles verdades para quienes pretendemos ser libres y estamos decididos a serlo, quienes pretendemos un mundo de paz, de equilibrio, de respeto, sobre todo para los pequeños del mundo, los siempre explotados, y nosotros sabemos muy bien lo que es la dominación". 

Proyectos conjuntos 

Durante todo el acto, que fue clausurado por varios números de baile y actuaciones musicales típicas de la cultura rusa, Maduro no pudo evitar referirse a su antecesor, que visitó Rusia diez veces durante el tiempo que estuvo al frente del país. "Hugo Chávez fomentó un gran respeto y amor por Rusia. Logró interpretar el alma del pueblo ruso y sembró una semilla fértil", dijo Maduro, que horas antes se había visto con Putin en el Kremlin. 

Para Maduro era su primera visita a Rusia desde que asumiera el liderazgo en el país latinoamericano. Antes de poner fin a su viaje, subrayó que Venezuela "es la patria de los libertadores y Rusia puede contar con la patria de Bolívar", recordando el papel heroico del pueblo soviético durante la Segunda Guerra Mundial, "cuando los nazis estuvieron a las puertas de Moscú".  

El presidente se despidió haciendo un balance muy favorable de su visita, durante la que se ha impulsado la apertura en Caracas de una sucursal del banco ruso-venezolano, destinado a financiar proyectos conjuntos en el terreno energético y en otros ámbitos como el transporte, las infraestructuras y la vivienda. La cooperación económica entre ambos países es muy sólida:  el volumen comercial entre los dos países asciende a los 2.000 millones de dólares, los planes de inversión empresarial superan los 20.000 millones de dólares y sólo la extracción anual de las iniciativas petrolíferas conjuntas ya suma 206.000 barriles diarios. Además, Venezuela es el primer importador de armas rusas en Latinoamérica. 

Flores venezolanas en Moscú

La cooperación entre ambos países va más allá del gas o la venta de armas.

El presidente Nicolás Maduro, mencionó ante la audiencia que durante el día había inaugurado la primera tienda de flores venezolanas en Moscú. "Ya ha llegado la flor venezolana al mercado de Rusia", expresó Maduro, que aprovechó para recordar cómo fue la intrahistoria de este acuerdo. 

"Fue una propuesta que le hizo en su momento el presidente Hugo Chávez al presidente ruso, Vladímir Putin. El comandante Chávez lo averiguaba todo y una vez llegó a una reunión y preguntó de dónde venían esas flores y Putin le explicó de dónde provenían en concreto". Al parecer, en aquel momento Chávez preguntó: "¿Y nosotros no podemos venderles flores?", recordó el mandatario nacional. Fue en ese momento cuando Hugo Chávez le dijo al ahora canciller, Elías Jaua: "Vamos a organizar a los productores de flores venezolanos y vamos a abrir el camino hacia Rusia, y ese camino se abrió".