Según el acuerdo, los ciudadanos que tengan pasaportes que permitan la entrada a Panamá desde Rusia o a la Federación de Rusia desde Panamá, podrán permanecer sin visado en el territorio de estos países durante 90 días. La frecuencia de las visitas no podrá ser superior a una en 180 días.  Sin embargo, este acuerdo no restringe los derechos  de los países para denegar la entrada a los visitantes no deseados.

Fernando de León, vicejefe de la dirección de turismo de Panamá, considera que el embajador de la República de Panamá en la Federación de Rusia, Julio Córdoba, desempeño un papel muy importante en este acuerdo.

“La anulación de los visados a Panamá, aunque sea parcial, se reflejará considerablemente en la cantidad de turistas rusos que descansan en las playas del país”, explica la mánager de la empresa turística rusa Aurora Tour, Tatiana Katkova.

El año pasado cerca de 3.000 turistas rusos visitaron Panamá y la anulación parcial de los visados puede hacer incrementar esta cantidad hasta los 4.500. Además, para atraer turistas Panamá intenta aumentar el número de camas hoteleras, de momento sólo a través de las cadenas hoteleras españolas y norteamericanas. También están reforzando la seguridad. Una de las principales atracciones de Panamá consiste en la posibilidad de descansar en un mismo viaje en dos costas, la del Caribe y la del Océano Pacífico.

Al igual que otros países de América Latina es un destino popular, sobre todo entre los turistas de Moscú, San Petersburgo y unas cuantas ciudades de cerca de un millón de personas.

Para los turistas de ciudades medianas como Tomsk ir de vacaciones a Panamá continua siendo poco popular ya que una gran parte del coste del viaje es el vuelo, imposible de realizar sin trasbordos.

Por ahora, a pesar del incremento del turismo en España, el país más popular entre los rusos con ingresos medios continúa siendo Turquía.

Entre los países vecinos de Panamá, desde el 2009 Colombia funciona con un régimen sin visados para los rusos, mientras que se requiere para viajar a Costa Rica. En esa región el destino más popular entre los turistas rusos continúa siendo la República Dominicana.