El torneo ha sido el primer evento después de los Juegos Olímpicos y, aunque muchas estrellas de la gimnasia europea se hayan retirado o se encuentren en un período de descanso, la lucha y la intriga han estado presentes durante todos los días de la competición. Pero las principales batallas por las medallas las han ganado los rusos: Aliya Mustafina a la rumana Larisa Iordache y David Beliavski al inglés Max Whitlock.

Para Mustafina este campeonato ha sido especial. Hace dos años, en el campeonato individual de Europa en Berlín, cuando ya tenía un título de campeona absoluta mundial en su haber, Aliya se lesionó gravemente la rodilla realizando un salto de potro. Estuvo un tiempo fuera de las competiciones e incluso se pusieron en duda sus perspectivas olímpicas. Pero en Londres 2012 Mustafina fue la gimnasta con mayor cantidad de medallas: un oro, una plata y dos bronces.

En Moscú, Mustafina comunicó a los periodistas que ya no piensa siquiera en la lesión: "Ya no tengo miedo a lesionarme o a saltar", dijo Aliya. "No ha sido fácil hacer todos los aparatos. Hay cosas dignas de elogio, y otras dignas de crítica. Cometí muchos fallos durante la clasificación de barra de equilibrio, pero los entrenadores me dijeron que en la final se empieza desde cero, así que me preparé".
 
Después de las pruebas combinadas, Mustafina ganó también en su aparato estrella: las barras asimétricas, que le dieron el oro en Londres. Pero a continuación se retiró inesperadamente de los ejercicios libres. Tal y como explicaron sus entrenadores, la gimnasta sufre un leve dolor de espalda, y también decidieron cuidar la rodilla lesionada. ¿Podría esta ser una señal de alarma para la selección rusa femenina a las puertas del campeonato del mundo? Es muy posible. Sobre todo porque la subcampeona de los Juegos Olímpicos del 2012 en las pruebas combinadas individuales, Victoria Komova, de momento tampoco está convocada.

Andréi Rodionenko, entrenador jefe de la selección rusa: "La competencia masculina es demencial. En cuanto dieron la oportunidad de participar a los especialistas en variedades concretas, se abrió la caja de Pandora. Las pruebas combinadas se han extinguido, y en los aparatos concretos participan solo genios y talentos. Cada aparato tiene su propio Usain Bolt".

Una corresponsal de Rusia Hoy ha hablado con Svetlana Jórkina, dos veces campeona olímpica y tres veces campeona mundial absoluta, sobre los posibles problemas de la gimnasia rusa en el futuro inmediato. Jórkina fue crítica y señaló que la victoria europea no es un indicador de la fuerza de Rusia en todo el mundo.

"Yo esperaba que Rusia ocupara el primer puesto en las pruebas combinadas femeninas. Pero con esas combinaciones y esa forma las chicas no harán pódium en el mundial", declaró Jórkina.

"Hace falta entrenar mucho y prepararse. La selección rusa deberá participar con la misma formación tanto en la Universiada como en el campeonato del mundo; esa es una doble carga. Y todo porque se ha dado la situación que más temíamos en el mundo: que llegara un momento en que nuestros deportistas no contaran con buenos suplentes. Cualquier lesión, cualquier problema de fuerza mayor, haría que no podamos participar con un equipo de pleno valor. Este problema debe ser resuelto con rapidez: el tiempo vuela y los Juegos Olímpicos del 2016 están a la vuelta de la esquina".

Por su parte, Valentina Rodionenko, entrenadora de la selección rusa comentó: "Todos esperábamos el campeonato de Europa para ver en acción las nuevas normas que entraron en vigor en enero de 2012. Cambiaron las exigencias tanto de lo acrobático como de lo artístico. Nos ha resultado difícil adaptarnos a los cambios, pues había muy poco tiempo. Pero, en general, yo diría que estas normas han puesto al mismo nivel a los gimnastas de todo el mundo".