Movilización sorpresa de las tropas militares en el Extremo Oriente

16 de julio de 2013 Viktor Litovkin, para Rusia Hoy
La noche del pasado 13 de julio las tropas del distrito militar del Extremo Oriente fueron movilizadas para comprobar su disposición combativa.
Participaron más de 80.000 miembros del personal, según informó el Ministerio de Defensa. Fuente: mil.ru
Participaron más de 80.000 miembros del personal, según informó el Ministerio de Defensa. Fuente: mil.ru

Esta movilización significó el final de las vacaciones para los oficiales y suboficiales, así como el permiso de los soldados y sargentos del servicio activo.

Los tanques, vehículos acorazados militares, artillería autopropulsada, sistemas de misiles antiaéreos y dispositivos lanzadores de misiles tácticos fueron cargados con municiones. Los soldados, junto con toda esta tecnología militar, ocuparon las posiciones establecidas, se camuflaron y, tras apagar los motores, se quedaron en silencio a la espera de nuevas órdenes.

El distrito militar Oriental equivale en superficie a varios territorios de Francia, se extiende desde el Baikal hasta el Océano Pacífico y desde la frontera con Corea del Norte hasta el Océano Ártico

La aviación de combate y bombardeo abandonó sus aeródromos orientales para concentrarse en los aeródromos occidentales del país, donde también espera directrices. Los barcos de la flota del Pacífico también aguardan en alta mar.

Según informa el servicio de prensa del Ministerio de Defensa de Rusia, más de 80.000 miembros del personal han participado en estos ejercicios militares, así como unos 1.000 tanques y vehículos blindados, 130 aviones y helicópteros de todos tipos de aviación y 70 buques de la Flota Marítima Militar.

Todos ellos fueron puestos en alerta por orden del presidente y Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas, Vladímir Putin, quien la víspera, durante una visita a Kursk, ordenó al ministro de Defensa, Serguéi Shoigú, general del ejército, que se organizara una inspección sorpresa del distrito militar Oriental, tal y como se había hecho anteriormente con las tropas de los distritos militares Occidental, Sur y Central.

Algunas partes y subdivisiones del distrito quedarán cubiertas de transporte militar, ferrocarriles y barcos a lo largo de tres mil kilómetros de aviones, y el papel del enemigo de las tropas orientales lo desempeñarán algunas subdivisiones del distrito militar Central (su territorio irá desde el Volga hasta el Baikal), concretamente el ejército general de Novosibirsk con su aviación de combate y de bombarderos. Participarán también en las maniobras de esta inspección barcos y submarinos de la Flota del Océano Pacífico, infantería de marina y otras tropas.

Esta inspección no se debe a la existencia de ningún tipo de amenaza actual contra Rusia. Según información oficial, estos ejercicios no apuntan contra los intereses de ningún otro país.

En estas maniobras no tiene nada que ver, como algunos podrían pensar, la situación del señor Edward Snowden, que permanece en la zona de tránsito del aeropuerto de Sheremétievo y ha solicitado recientemente asilo político a Rusia.

Ahora mismo nadie se dispone a entrar en guerra, no se está amenazando a nadie ni tratando de mostrar al resto de países el potencial militar y los países vecinos son perfectamente conscientes de ello.

Simplemente se trata de un estado de alarma repentino para las tropas de un distrito militar, una de las maneras más eficaces de comprobar el estado real de la disposición combativa de las Fuerzas Armadas, así como la capacidad de los comandantes de dirigir a sus unidades subordinadas y resolver las tareas militares que aparezcan de manera inesperada. 

Errores detectados

Por ejemplo, la inspección repentina de las tropas del distrito militar Central y de varias unidades de las tropas aéreas de paracaidistas realizada en febrero de este año por orden del ministro de Defensa (por primera vez en algo más de veinte años) demostró que no todas las subdivisiones estaban preparadas para mover a sus unidades: algunas de ellas, especialmente las que acababan de realizar reformas en su industria, se quedaron a mitad de camino.

Haz click ne la imagen para ver los datos del plan del Ministerio de Defensa para el 2020

Algunas unidades ni siquiera recibieron el aviso desde Moscú porque sus guardias estaban durmiendo. Y la dirección de la 201º base militar situada en Tayikistán ni siquiera recibió la llamada desde la capital de Rusia. Al parecer, la comunicación telefónica con la base rusa pasaba por el Ministerio de Comunicaciones de la república centroasiática, que no se preocupó demasiado de la estabilidad y la fiabilidad de este servicio.

Todos estos errores han sido abordados con carácter de urgencia. Y es posible que estos nunca habrían sido descubiertos si el ministro Shoigú no hubiera ordenado una inspección repentina de la disposición combativa de estas tropas.

También se descubrieron deficiencias de organización de la comunicación y de mando en el distrito militar del Sur. El presidente también habló de ello en su encuentro con el ministro de Defensa. Durante la inspección del distrito militar Occidental este reveló asimismo varios errores similares, que también se están solucionando.

Esto no significa que todos los defectos y errores de la reforma militar se vayan a resolver únicamente mediante inspecciones sorpresa, sin duda. La modernización y la formación de las Fuerzas Armadas sigue según un plan elaborado al detalle hasta el año 2020, publicado en internet.

Pero los planes tienen una razón de ser, incluso cuando se pueden seguir de cerca en la red. Y la disposición combativa real, si no se puede comprobar en la guerra, debe hacerse mediante ejercicios y maniobras. Este año se han llevado y seguirán llevándose a cabo muchos de ellos. Los mandos militares han mencionado 1.700 casos de inspecciones de la disposición combativa. La alarma militar de las tropas del distrito militar Oriental es uno de ellos.

Y todavía están por llegar los ejercicios estratégicos 'Oeste-2013', un evento de gran importancia que se celebra en septiembre en tierras de Rusia y Bielorrusia para probar misiles estratégicos, tanto terrestres como marítimos: la fábrica Sevmash entregará a la Flota Marítima Militar de Rusia dos submarinos de misiles estratégicos  del proyecto 955  Boréi con 16 misiles Bulavá en cada borda. Se organizarán vuelos hacia el Atlántico y el Pacífico de aviones de largo alcance, así como expediciones al Mar Mediterráneo y los océanos Atlántico, Pacífico e Índico de barcos pertenecientes a las cuatro flotas.

Cabe señalar que todo esto no se llevará a cabo con el objetivo de intimidar a nadie (y, de hecho, las tropas de la OTAN realizan también maniobras en las fronteras de Rusia regularmente), sino simplemente para perfeccionar la capacidad de los oficiales y la dirección militar rusa en la dirección de las tropas así como para mejorar las habilidades militares de todas las Fuerzas Armadas.

El ejército de cualquier país debería estar siempre preparado para repeler el ataque de todo tipo de agresores, y por ello debe entrenarse continuamente, como si fuera un equipo de fútbol. A esto también se dedicarán la semana que viene las tropas del distrito militar Oriental y los marines de la flota del Pacífico.

+
Síguenos en nuestra página de Facebook