El ejército ruso pone a prueba el sistema antitanques más moderno del mundo

15 de julio de 2013 Dmitri Litovkin, Rusia Hoy
El Crisantemo-S es el sistema de misiles antitanques más moderno del mundo. Es capaz de derribar un objetivo acorazado en ausencia total de visibilidad, independientemente de las condiciones meteorológicas. Actualmente se están llevando a cabo pruebas en Kolomna, a las afueras de Moscú. En la base del polígono de construcción de maquinaria se dispara sobre todo tipo de objetivos: tanques, helicópteros, defensas de hormigón y soldados de infantería del enemigo.
La principal característica del Crisantemo es que puede derribar objetivos en condiciones de invisibilidad absoluta. Fuente: Konstantín Semiónov / tvzvezda.ru
La principal característica del Crisantemo es que puede derribar objetivos en condiciones de invisibilidad absoluta. Fuente: Konstantín Semiónov / tvzvezda.ru

El Crisantemo-S es el sistema de misiles antitanques más potente del mundo. No tiene análogos. La letra 'S' en su nombre quiere decir 'automotriz' (Samojodni en ruso), lo que  significa que, montado sobre la base del chasis del vehículo de infantería el BMP-3, el sistema de misiles móvil Crisantemo puede moverse con facilidad campo a través a una velocidad de 70 km/h o cruzar ríos u otros obstáculos acuáticos. Para esto posee en la parte trasera dos motores anfibios y yiene una autonomía de 600 kilómetros. 

Pero no es esto lo que hace al Crisantemo una súper arma, el terror de cualquier tipo de acorazado o helicóptero. El ingeniero jefe de la oficina de construcción automóvil de Kolomna, Valeri Kashin, dice que la principal virtud del sistema de misiles es que es capaz de detectar y derribar objetivos en condiciones de ausencia absoluta de visibilidad. Haya nieve, lluvia, niebla o una situación creada por el enemigo, humo o enmascaramiento con aerosoles. 

Los misiles antitanques modernos tienen, normalmente, cabezas ópticas o láser de autoguiado, por lo que se les puede 'cegar', pero no así los misiles Crisantemo. 

La máquina rusa cuenta con dos modos de guía: óptica con láser y de radio. Este es el principal know-how de esta máquina de guerra. El radar funciona en la gama milimétrica de la onda (100-150 gigahercios) gracias a los cual no existen para él objetos invisibles. 

Los datos que recibe son procesados y se envían al operador en el panel de control del sistema. Este tan solo tiene que señalarlos con un lápiz especial en la pantalla de cristal líquido y apretar el botón de disparo. Después, la máquina misma decide el destino del objetivo. 

El sistema completo está compuesto de 15 misiles ultrasónicos de calibre 152 mm guardados en contenedores especiales. Para hacerse una idea, tardan tan solo 10 segundos en recorrer una distancia de 4,5 kilómetros. Los misiles se encuentran en la parte posterior del vehículo. El alcance de vuelo es de ocho kilómetros. 

En opinión de Kashin esto es más que suficiente ya que en grandes distancias y en un terreno accidentado no se ven los tanques en la banda óptica. Y tan solo puede utilizar su armamento a distancias menores de tres kilómetros. 

Cada misil dispone de una ojiva doble acumulativa de un enorme poder destructivo.   Como explica Kashin, “el primer proyectil elimina la defensa activa, el segundo atraviesa e incendia el tanque de lado a lado”. Durante las pruebas, según dijo el constructor, el sistema ha atravesado con facilidad protecciones de 120 mm, es decir cualquier defensa dinámica de un tanque moderno. 

En una prueba en concreto un Crisantemo abatió un tanque al que se le habían colocado 60 módulos de defensa dinámica. Al día de hoy esto es un récord absoluto para un sistema antitanques dirigido. La cabeza doble de 152 mm del Crisantemo ha sido diseñada por especialistas del centro nuclear federal de la ciudad de Sárov. 

Gracias a los dos canales de guía el Crisantemo puede detectar y disparar dos objetivos con una cadencia de tiro de cuatro segundos. El sistema es capaz de lanzar misiles no solo desde la tierra sino también mientras se desliza por el agua. 

El director del departamento de construcción de la oficina de Kolomna, Leonid Sizov, dice que “por sus características de combate una batería de tres Crisantemos-S es capaz de detener un ataque de una compañía de tanques de 14 unidades. Y si se utilizan misiles con ojivas explosivas o termobáricas se pueden utilizar eficazmente contra tropas de infantería del enemigo”. 

El Crisantemo fue adoptado por el ejército en 2006. Pero tan solo comenzó a recibirlos de forma masiva el año pasado. A pesar de lo cual en la oficina de construcción de maquinaria ya trabajan en nuevas modificaciones. Por ejemplo están pensando en colocar el sistema sobre cualquier tipo de plataforma con tonelaje de hasta tres toneladas, es decir, sobre un camión, un helicóptero o incluso una lancha. 

+
Síguenos en nuestra página de Facebook