Al mando desde el aire

Según la información proporcionada por el Estado Mayor ruso, se prevé que este año se construyan nuevos puestos de mando aerotransportados (LKP, por sus siglas en ruso), en plataforma base IL-476, para los comandantes de los distritos militares y las flotas. Los LKP en plataforma base IL-476 reemplazarán a los IL-22, que fueron creados nada menos que en la década de 1960 en plataforma base del avión comercial cuatrimotor turbohélice IL-18, y que ya han agotado su vida útil.
Labores de construcción del modelo IL-476. Fuente: Flickr/YuriGagarin
Labores de construcción del modelo IL-476. Fuente: Flickr/YuriGagarin

“La nueva nave tiene que estar integrada en el Sistema de Control Automático (ASU, por sus siglas en ruso) de todas las Fuerzas Armadas. Eso significa que su integración se debe producir no sólo a niveles operacional y operacional-táctico, sino también a nivel estratégico, en caso de algunos puestos de mando. El ASU todavía está en proceso de creación, pero todos tienen que estar listos para su integración”, se anuncia en el comunicado informativo del Estado Mayor.

El proyecto IL-476 es el fruto de una profunda modernización del IL-76, un avión de transporte militar de la época soviética, que fue desarrollado en los años 70. Los estudios preliminares del IL-476 comenzaron a finales de la década de 80 y principios de 1990. Aunque el proyecto no se completó hasta la primavera de 2009.

A lo largo de ese año estaba previsto firmar un contrato con la India para la producción de un lote de seis aviones IL-476.

En el transcurso de 2010 se pretendía construir una aeronave para realizar ensayos en el Instituto Central de Aerohidrodinámica, y comenzar la producción en cadena al año siguiente.

Sin embargo, el primer vuelo completo de la aeronave no tuvo lugar hasta el pasado octubre. Por lo tanto, se prevé que las pruebas de vuelo programadas se completarán en el año 2013 ó 2014.   

El pasado octubre, el Ministerio de Defensa de Rusia  firmó un contrato por valor de 140.000 millones de rublos (4.660 millones de dólares) con la Corporación Unida de Construcción Aeronáutica de Rusia, para suministrar 39 aviones IL-476.

Este aparato difiere en muchos aspectos del IL-76. Presenta un diseño modificado del ala, un nuevo sistema de motores, nuevos sistemas digitalizados de control automático de aproximación y aterrizaje y un sistema mejorado de combustible. Cabe añadir, que el avión dispondrá de una cabina de “cristal” moderna, equipos EFIS (sistema electrónico de instrumentos de vuelo) y un sistema de presentación digital de datos en seis pantallas de última generación.

Son justamente estas “entrañas” de electrónica avanzada lo que las Fuerzas Aéreas presentaron como un requisito fundamental para un nuevo puesto de mando aerotransportado.

Deben operar en modo digital, proporcionando una estable y segura comunicación de dos vías. Al mismo tiempo, es preciso que dispongan de un sistema fiable para hacer frente a la guerra electrónica y a los intentos de interceptación de señales de radio. En la situación actual, se presta especial atención a estos sistemas, dado que los equipos para la guerra electrónica están ampliamente distribuidos por todo el mundo y están fácilmente al alcance de países en vías de desarrollo. 

Según el informe militar, los puestos de mando aerotransportados, que fueron realizados en plataforma base IL-22, y que todavía están a la disposición de las Fuerzas Aéreas, no cumplen con las exigencias actuales.

Por otra parte, el IL-476 no puede pretender reemplazar totalmente a los aviones IL-22, dados los tiempos de vuelo limitados y el alto consumo de combustible de la nueva nave.

“Cada comandante necesitaría al menos 20, aunque preferiblemente 40, puestos de mando aerotransportados a su disposición. Su incorporación masiva al servicio de las Fuerzas Aéreas permitirá duplicar y combinar los tiempos de vuelo”, afirmó una fuente de la industria de defensa rusa. 

Los aviones del presidente

Según la página Web del Kremlin, en el transcurso de este año, el Comandante en jefe Supremo de las Fuerzas Armadas de la Federación Rusa recibirá dos nuevos aviones presidenciales IL-96-300PU (sigla rusa para “punto de control”).

Lo que diferencia estos aparatos de los aviones de línea es su acabado VIP y unos sistemas especiales de comunicación que permiten mantener negociaciones confidenciales en un régimen de cifrado y gestionar las fuerzas nucleares de Rusia.

Actualmente hay cuatro aviones a disposición del presidente de la Federación Rusa: IL-96-300, IL-62, Tu-154 y Yak-40. Cada uno de ellos, en su momento, fue equipado con los sistemas necesarios de seguridad y de comunicación. Las condiciones creadas a bordo de estos aparatos garantizan el trabajo sin impedimentos y el descanso adecuado durante los vuelos de cualquier duración.

Según los medios de comunicación rusos, además de dispositivos de comunicación y gestión avanzados, los nuevos aviones presidenciales también estarán equipados con sistemas láser de protección contra misiles antiaéreos. Estos sistemas pueden “cegar” las cabezas buscadoras de los misiles y así evitar el ataque al avión del presidente. 

El contrato con la Oficina de Diseño Iliushin, responsable de diseñar estos aviones, está valorado en 10.390 millones de rublos (338,35 millones de dólares) frente a los 1.200-1.500 millones (55 millones de dólares) de un IL-96 convencional. La industria de defensa explica que el alto coste de la versión presidencial de las nuevas naves viene condicionado por un gran número de equipos secretos instalados en el fuselaje.

“Se trata de un puesto de mando militar aerotransportado. Está equipado con  múltiples antenas, equipos de transmisión y recepción, y varios sensores y detectores. Instalarlos fuera del fuselaje es inviable, ya que entonces el “Air Force One” espantaría. Así que todo este equipamiento se tiene que insertar en el revestimiento, las alas y otros elementos del fuselaje”, explicaron al diario Izvestia fuentes del Ministerio de Defensa.

+
Síguenos en nuestra página de Facebook