“Los actores alemanes siguen teniendo miedo a interpretar a nazis”

27 de enero de 2017 Oleg Yegórov, RBTH
Esta temporada, la película rusa que más éxitos ha cosechado en la escena internacional ha sido 'Paraíso´ de Andréi Konchalovski. Ganó el premio al mejor director en el festival de cine de Venecia y ahora entró en la lista corta de los Óscar en la categoría “Mejor película en lengua extranjera”, aunque finalmente no fue nomidada. Durante las siguientes semanas, 'Paraíso' se estrenará en Europa y en EE UU a lo largo de las próximas semanas. RBTH ha entrevistado a Andréi Konchalovski.

Andréi Konchalovski. Fuente: Ekaterina Chesnokova/RIA NovostiAndréi Konchalovski. Fuente: Ekaterina Chesnokova/RIA Novosti

La película Paraíso tiene dos protagonistas. Un policía de las SS, Helmut, que viaja a un campo de concentración para investigar unos delitos de corrupción y una princesa rusa emigrada llamada Olga, que participó en las filas de la Resistencia francesa y que acaba en el campo de concentración por esconder en su apartamento a unos niños judíos buscados por la Gestapo. Antes de la guerra, Helmut y Olga habían tenido un romance.

Por eso, ahora los protagonistas se encuentran ante un dilema. Él se ve obligado a poner en peligro su carrera y sus convicciones para salvar a su amor de juventud de la cámara de gas. Ella debe decidir una cuestión que para ella es la más importante: salvar su cuerpo o su alma.

La película trata sobre el Holocausto. El tema, por un lado, sigue utilizándose incansablemente en el cine de todo el mundo, y por otro, muchos lo consideran coyuntural. No es casualidad que durante los últimos dos años hayan ganado el Oscar películas de Europa del Este dedicadas al Holocausto. ¿Le han criticado por esto?

No, aunque estoy listo para cualquier crítica. Porque, ¿qué es la crítica? Solo es una interpretación de lo que una persona ha visto en la pantalla. Viendo Paraíso unos pueden opinar que es una película sobre el Holocausto. Yo no me opongo a ello. Puede ser que en el sistema de realidades del espectador que opine de este modo sea efectivamente así. Yo he eliminado de Paraíso toda interpretación inequívoca y lo he hecho a propósito.

Por eso muchos me preguntan, por ejemplo si en la escena en la que su protagonista se lanza al cuello de un agente de las SS y le dice que es el representante del pueblo más grande de todos, que tiene derecho a cometer todas las atrocidades, ¿está siendo sincera o es irónica? Yo nunca respondo directamente a esa pregunta. Puede ser sincera y puede ser irónica.

Una escena de 'Paraíso'. Fuente: Kinopoisk.RuUna escena de 'Paraíso'. Fuente: Kinopoisk.Ru

Pero para no quedarnos atascados en la primera pregunta, lo diré de este modo: para mí, Paraíso no es una película sobre el Holocausto. En ella se muestra la tragedia del pueblo judío, pero este no es el tema principal de la película. Para mí era mucho más importante hacer una película sobre la fascinación del mal. El protagonista es un agente de las SS, un hombre increíblemente culto y atractivo. Y eso precisamente es lo más terrible.

La película Paraíso está teniendo una magnífica trayectoria internacional: premios en los festivales, estuvo en la lista corta de los Óscar (aunque finalmente no fue nomidada) y tiene garantizada la atención del público. ¿Le preocupa hasta qué punto interpretarán correctamente su película en Occidente?

Para mí, todo lo que ha ocurrido a Paraíso en Venecia y en los Óscar han sido agradables sorpresas. Me siento afortunado de que haya sucedido todo esto, de que en unos años en los que Occidente ha emprendido un ataque increíblemente fuerte contra Rusia en estos países puedan ver una película que pueda contarles algo sobre Rusia y sobre los rusos. Creo que se entenderá todo perfectamente.

¿También en Alemania?

Con los alemanes será más difícil. Para mí, el estado de la nación alemana es catastrófico. No debido a la migración ni al hecho de que estén ocupados por EE UU.

Ocupados en el sentido literal: desde la Segunda Guerra Mundial en su territorio se encuentran 80.000 soldados estadounidenses. Pero el estado catastrófico de esta nación se debe a que su mentalidad sigue invadida por un sentimiento de culpa.

Una cosa es cuando el sentimiento de culpa surge de forma espontánea en la generación que puede y debe asumir la responsabilidad. Pero una cosa muy distinta es imponer en las cabezas de la gente un miedo tan grande a ser políticamente incorrecto que le haga asustarse hasta de su propia sombra. Esto es algo terrible.

Una escena de 'Paraíso'. Fuente: Kinopoisk.RuUna escena de 'Paraíso'. Fuente: Kinopoisk.Ru

No tienen cultura, esta ha sido destruida por completo. Y yo espero que el gran espíritu alemán resurja. Esto no significa que este espíritu los vaya a volver a abocar al nazismo.

El espíritu alemán es Hegel, Nietzsche, Schopenhauer. Esta es una parte de la cultura europea sin la que no podríamos existir ni siquiera nosotros. Porque tanto Hegel como Nietzsche o Schopenhauer influyeron en nuestra cultura, incluido en Vladímir Lenin.

Creo que los alemanes verán esta película horrorizados, mirando a todas partes sin parar y temiendo decir lo que piensan al respecto. Yo mismo he hablado con alemanes sobre ello, ellos bajan la mirada y se ruborizan. Es un asunto muy duro para ellos. ¡Pero la nueva generación no tiene la culpa de nada! Fueron sus abuelos los que cayeron en la trágica, tenebrosa trampa del nazismo. ¿Pero qué tienen que ver los hijos y los nietos? De estas cosas nace la sublimación y aparecen los cabezas rapadas y otros grupos de matones.

Además, los protagonistas de su película están interpretados por actores alemanes.

Una escena de 'Paraíso'. Fuente: Kinopoisk.ruUna escena de 'Paraíso'. Fuente: Kinopoisk.ru

¿Sabe qué es lo más interesante? Los actores que viven en la parte del este de Alemania, la parte soviética, acceden con gusto a interpretar a soldados nazis. Todos los que viven en la parte occidental se niegan rotundamente.

Es un hecho muy interesante desde el punto de vista psicológico. Siguen teniendo miedo, lo llevan metido en la cabeza desde siempre. Por eso, los dos actores alemanes que interpretan los papeles principales son del este de Alemania. Y a Himmler lo interpreta directamente un actor ruso, Víktor Sujorúkov.

Andréi Konchalovski (Moscú, 1937), es miembro de la familia Mijalkov, reconocida por sus raíces artísticas y aristocráticas. Tomó el apellido de su abuelo materno, Piotr Konchalovski, como pseudónimo. Es hermano de Nikita Mijalkov e hijo de Serguéi Mijalkov.Estudió en el Conservatorio de Moscú, preparándose para ser pianista. En 1960, conoció a Andréi Tarkovski con el que co-escribió el guion de su película Andréi Rubliov (1966). Ha dirigido numerosas películas, entre las que se encuentran Siberiada (1979), Tango y Cash (1989) o Dom Durakov (2003). Durante unos año rodó sus películas en Hollywood.

Lea más:

5 películas rusas que han conquistado el mundo

El cineasta ruso Konchalovsky critica la agresividad de Occidente

+
Síguenos en nuestra página de Facebook