Cómo pinta Occidente a los rusos en el cine

28 de octubre de 2016 Alisa Kurmanáieva, RBC daily
La imagen de los rusos que suele aparecer en la gran pantalla está lejos de ser uniforme aunque rar vez suele ser positiva. Hacemos un repaso que aunque sea algo arbitrario es significativo.
Iván Danko
El capitán de policía Iván Danko, interpretado por Arnold Schwarzenegger en Calor Rojo (1988) Fuente:Kinopoisk.ru

Los militares soviéticos que secuestran a unos soldados americanos con la intención de lavarles el cerebro y convertirlos en zombis en El mensajero del miedo (1962); el director del departamento de contraespionaje soviético, el general Grubozabóishchikov y su poco agraciada subordinada, Rosa Klebb, en Desde Rusia con amor (1963), el coronel de tendencias sádicas Podovski en Rambo: Acorralado 2 (1985)… Durante más de 30 años, los rusos han sido los antihéroes del cine occidental.

Rambo: Acorralado 2 (1985) Kinopoisk.ru

Rambo: Acorralado 2 (1985)

Desde Rusia con amor (1963) Kinopoisk.ru

Desde Rusia con amor (1963)

 
1/2
 

“Incluso antes de la Guerra Fría, Rusia era representada a menudo como una amenaza geopolítica para occidente. Pero este estereotipo toma una particular inflexión ideológica durante la Guerra Fría, cuando no solo existían las asociaciones negativas con Rusia, sino también con el comunismo soviético”, explica el fenómeno James Chapman, profesor de Estudios Cinematográficos de la Universidad de Leicester, a la BBC.

Sin embargo, con la llegada de la perestroika, comenzó a cambiar la actitud hacia los rusos en el cine: empezaron a aparecer cada vez más personajes positivos dispuestos a colaborar y a normalizar las relaciones entre Rusia y occidente.

El capitán de policía Iván Danko, interpretado por Arnold Schwarzenegger en Calor Rojo (1988), es de expresión severa, no muy elegante en las formas y se expresa en un estilo caricaturesco, con palabras como “capitalismo” y “gamberros”, pero es fiel a su causa y está dispuesto a recorrer tenazmente las calles de Chicago para capturar al jefe de la mafia georgiana.

Armagedón / Kinopoisk.ruArmagedón / Kinopoisk.ru

El coronel Lev Andropov en Armagedón (1998) no se afeita, es un poco bárbaro y lleva un gorro con orejeras, pero, sin embargo, realiza una significativa aportación para salvar a la humanidad del mortífero asteroide. Con la llegada de los años 2000, los nuevos personajes rusos en las películas occidentales comenzaron a ser oligarcas y miembros de la mafia.

El oligarca Yuri Omovich (RocknRolla)

 / Kinopoisk.ru / Kinopoisk.ru

Yuri Omovich (Karel Roden), personaje secundario de esta película de acción de Guy Ritchie, es todo lo opuesto a aquello que el espectador medio asocia con los oligarcas rusos. El techo de su amplia y luminosa casa no está cubierto de pan de oro, ni lleva tatuajes en los dedos. Entiende de pintura y, lo más importante, no bebe alcohol. Como señalaron los creadores del portal cinematográfico IMDb, este personaje recuerda claramente a Román Abramóvich.

Para empezar, el actor es físicamente parecido al oligarca ruso. Luego, Omovich da un soborno para el permiso de construcción de un estadio de fútbol, y todo el mundo sabe que Abramóvich es el propietario del Chelsea londinense.

El presidente ruso Viktor Petrov (serie House of cards)

 / Kinopoisk.ru / Kinopoisk.ru

El adversario político del presidente de EEUU Frank Underwood es Viktor Petrov (Lars Mikkelsen), inteligente, astuto y muy peligroso.

Underwood advierte de ello a su esposa Claire después de que esta reciba un sensual beso en los labios del presidente ruso durante una cena oficial.

Petrov es el contrapeso excelente al presidente estadounidense, y en algunos aspectos incluso le lleva la delantera.

Su aspecto es joven, delgado, está en buena forma, reacciona con rapidez y sabe cómo utilizar las palabras. Solo hay una ocasión en la que Petrov parece alterado: en vísperas de tomar una importante decisión, le explica a Underwood que en su puesto no puede mostrar debilidad, ya que dejarían de respetarle.

El agente Iliá Kuriakin (Operación U.N.C.L.E.)

 / Kinopoisk.ru / Kinopoisk.ru

El agente soviético Iliá Kuriakin de la serie Operación U.N.C.L.E. de los años 60 parece haber sido creado en contraposición a todos los villanos rusos de la pantalla. Actuaba conjuntamente con el agente estadounidense Napoleon Solo, sin traicionar con ello los intereses de su patria. En la película basada en esta serie, el papel de Kuriakin es interpretado por Armie Hammer, nieto del famoso empresario Armand Hammer, quien durante mucho tiempo representó los intereses comerciales de EEUU en la URSS. Kuriakin tiene un aspecto serio, típicamente ruso, aunque a veces duda en la toma de decisiones; sin embargo, a diferencia de muchos personajes cinematográficos rusos con mandíbulas cuadradas, luce una belleza angelical y viste impecablemente.

El agente del FSB Moiséi (Möbius)

 / Kinopoisk.ru / Kinopoisk.ru

Este thriller de espionaje está lleno de clichés sobre los rusos: el banquero oligarca interpretado por Tim Roth, los todoterreno Mercedes negros, las distintas versiones de la marcha Varshavianka… Sin embargo, el agente del FSB Moiséi (nombre real: Grigori Liubov) no es interpretado por un matón sombrío, sino por el apuesto Jean Dujardin, con su noble perfil y su también noble cabello entrecano.

El piloto Pável Chéjov (Star Trek)

 / Kinopoisk.ru / Kinopoisk.ru

El piloto de la nave espacial Enterprise es uno de los mejores personajes rusos del cine occidental. Pável Chéjov es amable, sonriente, no sueña con destruir medio mundo y sabe trabajar en equipo. El atractivo piloto ruso fue interpretado por el estadounidense de origen ruso Antón Yelchin, de luminosa sonrisa, quien expresa su alegría con la típica expresión rusa “Yo-moió!”.

Artículo publicado originalmente en ruso en RBC Stil.

+
Síguenos en nuestra página de Facebook