Los argentinos se familiarizan con los tangos rusos

24 de agosto de 2015 Dmitri Fominykh, RBTH
El público argentino que asistió al concierto de ''Tangos rusos" el pasado 19 de agosto en la Usina del Arte dentro del Festival de Tango, seguramente descubrió que el baile más famoso de Argentina también puede tener alma rusa. La idea promovida por el letrista y poeta tanguero Alejandro Szwarcman fue acercar a los argentinos los tangos rusos del siglo pasado que eran muy populares en la Unión Soviética pero son casi desconocidos en el país austral.
belamor
El nombre del grupo es un juego de palabras que hace referencia al canal del Mar Blanco. Fuente:Cortesía de Belamor.

El público argentino que asistió al concierto de ''Tangos rusos" el pasado 19 de agosto en la Usina del Arte dentro del Festival de Tango, seguramente descubrió que el baile más famoso de Argentina también puede tener alma rusa. La idea promovida por el letrista y poeta tanguero Alejandro Szwarcman fue acercar a los argentinos los tangos rusos del siglo pasado que eran muy populares en la Unión Soviética pero son casi desconocidos en el país austral.

 

''Lo más interesante de esos tangos rusos es que tienen mucho que ver, en su espíritu, con los que se tocaban en Argentina en la década de los años 20-30. Son un tanto melódicos, románticos y melancólicos. Hay muchos vasos comunicantes entre las culturas argentina y rusa. Yo mismo soy nieto de los inmigrantes ucranianos y desde chico pude incorporar todos sus elementos. Y todos los argentinos somos una mezcla de nacionalidades", dijo Alejandro Szwarcman, que dirige una orquesta llamada Odessa Mama.

 

Según él, los tangos rusos parecen tan auténticos que a veces se siente que podrían haber sido compuestos por un poeta tanguero argentino. ''Mi idea es adaptar algunas de esas letras y tocarlos como tangos argentinos'', contó Szwarcman a RBTH.

 

En el concierto ''Tangos rusos'' que ofreció el grupo Belamor Canal participaron sus dos integrantes: Alexander Dementyev, guitarra y voz, y Diego Fernandes, al bandoneón. Además hubo músicos especialmente invitados: Soledad Lugano, al clarinete y clarón y Franco Ciaffone, al violín.

 

Se interpretaron las obras de Piotr Leschenko, conocido como el rey del tango ruso y Alexander Vertinski, un legendario poeta, trovador, compositor y cantante. Entre ellas, se tocaron Mi último tango, Dime por qué y Magnolia.

 

 

La banda Belamor Canal se originó como un proyecto conjunto entre Alexander Dementyev, estudiante ruso de doctorado en Historia de la UBA y Diego Fernandes, músico argentino que vive en el mismo edificio. Un día se cruzaron en el ascensor, empezaron a hablar de música y se dieron cuenta de que ambos estaban enamorados de la estética musical de los años 1920-30.

 

"Hace mucho que tengo un proyecto de hacer tangos rusos. Desde niño escuché las canciones de Piotr Leschenko y Alexander Vertinski. Fue así como me surgió la idea de tocar sus obras a la manera argentina'', explicó Alexander Dementyev a RBTH. “Sobre todo, tenía muchas ganas de hacer una canción de rateros, muy famosa en Rusia, llamada En la calle Deribasovskaia se abrió un bar que ni más ni menos es una versión frívola del tango argentino El Choclo.

 

Diego Fernandes resultó ser la persona que Alexander Dementyev andaba buscando: un músico argentino que tocase el bandoneón. ''Tenía un libro de tangos rusos y Diego me dijo que también contaba con muchas partituras interesantes. Al final empezamos a ensayar y un día me comentó que quería eligir un nombre de la banda para que sonara algo raro, por ejemplo como una marca de cigarrillos o un equipo de basket ruso'', recordó Alexander.

 

Diego propuso un nombre en honor a la marca de cigarrillos soviéticos más populares de la época, Belomorkanal, que hacía referencia al canal entre el Mar Blanco y el Báltico, uno de los símbolos de la época. A Alexander le gustó la idea, pero propuso cambiar una letra y llamarlo Belamor, un juego de palabras de bello y amor.

 

''Dostoievski y el frío están entre las 16 cosas más importantes de mi vida y por eso desde que me crucé en un ascensor con Alexander Dementyev y su guitarra y me dijo que era de San Petersburgo fue como si me dijera que era lo que yo quería ser. Meses después él supo por accidente que yo era bandoneonista y vino con un álbum buenísimo de tangos rusos y empezamos a practicar esas piezas. Enseguida le pasé a Alexander mis tangos argentinos favoritos que para mí tienen la actitud de la Rusia de mis fantasías. Cada día ensayamos más horas y nos emocionan todas las piezas que practicamos. Espero que progresemos algún día sin parecernos a nadie'', dijo Diego Fernandes a RBTH.

 

La banda debutó en julio pasado y desde entonces da conciertos tocando tangos rusos y argentinos en clubes y espacios culturales.

 

La próxima función será en el bar Ayer que se encuentra en Recoleta, Marcelo T. de Alvear, 1679 el día 28 de agosto a partir de las 22 horas. Para octubre los integrantes de la banda tienen planes de participar también en el Festival de Tango que se celebrará en Uruguay.

 

 

Más información en la página de Facebook de Belamor

 

Lea más

 

El tango porteño inunda Moscú >>>

 

Estudiantes rusas en Uruguay dejan atrás los estereotipos sobre América Latina>>>

 

 

Bailes latinos en el Kremlin >>>

+
Síguenos en nuestra página de Facebook