Sueños proféticos de escritores, científicos y compositores

1 de marzo de 2016 Yulia Shimf, para RBTH
RBTH recuerda siete grandes descubrimientos que los rusos realizaron gracias al mundo onírico.
Dmitri Mendeleev
Dmitri Mendeléyev. Fuente:Lori / Legion-Media

1. Dmitri Mendeléyev

El científico ruso tardó en colocar los elementos químicos en el orden necesario. Una vez soñó con que los elementos se colocaban en orden ascendente según su peso atómico y no en el orden descendente, como lo pensaba hacer antes.

Mendeléyev explicó así su descubrimiento: “Soñé con la tabla en la que los elementos estaban ordenados correctamente. Me desperté, lo apunté en un papel y me volví a dormir. Después tuve que corregir solo un detalle”.

En 1869 Mendeléyev elaboró de forma definitiva la ley periódica. 

2. Alexander Griboyédov

En 1820 el diplomático ruso Alexander Griboyédov que en aquel momento se encontraba en Persia, tuvo un sueño y vio fragmentos de su futura obra maestra La desgracia de ser inteligente. Cuando se despertó, envió una carta a su patria en la que reprodujo varias escenas del primer acto.

La desgracia de ser inteligente. Fuente: TASSLa desgracia de ser inteligente. Fuente: TASS

Griboyédov explicó así la idea de esta comedia: “Una chica que no es nada tonta prefiere estar con un tonto que con un hombre inteligente. Este hombre, por supuesto, está en conflicto con la sociedad en la que vive...”

La comedia La desgracia de ser inteligente fue publicada por primera vez después de la muerte del autor, en 1833 y es una de las obras más citadas de la literatura rusa. Hay muchas frases que se convirtieron en dichos populares: “Los felices no miran la hora”, “¿Y quiénes son los jueces?”, etc. La comedia está traducida a 25 lenguas.

3. Nikolái Rimski-Kórsakov

En 1880 el compositor ruso pasó un verano en el pueblo Steliovo. Allí compuso La doncella de nieve que más tarde cosechó grandes éxitos en los escenarios de París, Nueva York, Berlín y Roma.

La doncella de nieve. Fuente: Alexánder Makárov / RIA NovostiLa doncella de nieve. Fuente: Alexánder Makárov / RIA Novosti

Según lo recordaba el compositor, “las melodías le venían incluso mientras dormía”. Rimski-Kórsakov reconoció que no había compuesto ninguna otra obra con tanta facilidad.

El estreno de la ópera tuvo lugar en el Teatro Mariinski de San Petersburgo en 1882. 

4. Oleg Antónov

El famoso diseñador de aviones recordaba que tardó muchísimo tiempo en inventar la forma que debía tener la cola del avión Antéi: “Pensaba, calculaba, dibujaba, pero no lo conseguía. Una vez cuando estaba dormido, vi muy claramente la cola del avión que tenía una forma poco común. Me desperté, encendí la luz, dibujé en un papel esa construcción rara y me volví a dormir. Por la mañana, al ver el dibujo, me quedé asombrado: ¿por qué no se me había ocurrido antes?”.

An-22 Antei. Fuente: Valentín Cheredíntsev / TASSAn-22 Antei. Fuente: Valentín Cheredíntsev / TASS

En 1965 el Antéi fue presentado en el Salón aeronáutico de París como el avión “más grande del mundo con una capacidad para 720 pasajeros u 80 toneladas de carga”.   

5. Alexander Pushkin

Según reconoció el propio poeta, algunos de sus mejores poemas, como Licinio y el Profeta aparecieron mientras estaba dormido.

Dicen que a Pushkin no le dejaron entrar en las filas de los decembristas (los primeros revolucionarios rusos, surgidos de la nobleza, que levantaron una revuelta en contra del zar en diciembre de 1925) porque escribía mientras dormía.

Los autógrafos de Alexander Pushkin. Fuente: Serguéi Pyatakov / RIA NovostiLos autógrafos de Alexander Pushkin. Fuente: Serguéi Pyatakov / RIA Novosti

Los biógrafos del poeta cuentan que un día antes del levantamiento decembrista Pushkin soñó que había perdido cinco dientes. A la mañana siguiente, los cinco decembristas, sus amigos, fueron ejecutados.

6. Carlo Rossi

El arquitecto ruso de origen italiano, Carlo Rossi, construyó el Palacio Mijáilovski en San Petersburgo para el hijo del emperador Pablo I, Mijaíl. Según una leyenda, Rossi soñó con este proyecto y a la mañana siguiente sabía cómo iba a ser el palacio de estilo imperio.

El Palacio Mijáilovski. Fuente: Lori / Legion-MediaEl Palacio Mijáilovski. Fuente: Lori / Legion-Media

El arquitecto se considera uno de los fundadores de este estilo en Rusia. Entre sus obras más destacadas están el edificio del Teatro Alexandrinski, la Plaza del Palacio y el edificio del Estado Mayor en San Petersburgo.

En 1895 el edificio del Palacio Mijáilovski fue ocupado por el Museo Ruso. 

7. Antón Chéjov

En el libro En torno a Chéjov el hermano pequeño del escritor, Mijaíl, escribió: “En Mélijovo Antón Pávlovich sufrió una crisis nerviosa. Cuando se quedaba dormido, empezaba a agitarse. Se despertaba horrorizado y una fuerza rara le hacía saltar en la cama”.

Uno de estos días Chéjov soñó con un monje que luego se convirtió en el protagonista de su relato El monje negro: “La impresión fue tan fuerte que mi hermano Antón seguía hablando del monje durante mucho tiempo hasta que, por fin, escribió el relato”, contó Mijaíl Chéjov.

Lea más:

Juntos en el amor y el trabajo: las mujeres de grandes escritores rusos

Sofía Tolstói, Anna Dostoievski y Vera Nabokov fueron figuras clave en la obra de sus respectivos maridos.

+
Síguenos en nuestra página de Facebook