Alexandra Kollontai: la feminista soviética diplomática en México

27 de mayo de 2014 Amaia Aldamiz, RBTH
La primera mujer embajadora del mundo estuvo de misión en el país en 1926-27. El libro, 'Alexandra Kollontai en México', de la investigadora recuerda su figura. Trabajó por estrechar las amistades entre los pueblos de ambos países y recibió la condecoración del Águila Azteca.
Fuente: ITAR-TASS
Fuente: ITAR-TASS

La primera mujer embajadora del mundo, realizó su segunda misión diplomática en México. Se trata de la soviética Alexandra Kollontai (1872-1952), reconocida feminista y política bolchevique que tras su misión en Noruega, fue representante en el país durante los años de 1926-1927.

Sin embargo, dentro de la historia mexicana no ha sido una personalidad no del todo valorada. Como tantos otros personajes de este periodo, pese a su importancia, su trayectoria probablemente hubiese caído en el olvido si no hubiese sido por la investigadora Rina Ortiz Peralta, de INAH, que en los últimos años ha dedicado parte de su labor al estudio de las relaciones entre México y Rusia en una de las épocas más agitadas en términos políticos.

Rescate de los Diarios Diplomáticos

En 1993 Rina Ortiz, junto a otros investigadores mexicanos, tuvo, como comisaria de esta misión, la excepcional oportunidad de rescatar los hasta entonces inéditos archivos del Partido Comunista de México de 1919-1943 , conservados en el Archivo Estatal Ruso de Historia, Moscú.

Surgió entonces su interés por la figura de Kollontai. Tras una investigación de más de una década, en la que Rina Ortiz llegó a conocer a los familiares de la diplomática soviética, así como a rescatar numerosos documentos oficiales y privados, los Diarios Diplomáticos y otros documentos fueron publicados en español bajo el título de Alexandra Kollontai en México.

Un compendio de documentos que no solo esbozan una imagen de las relaciones políticas y sucesos de la época, sino que al escribir Kollontai sus juicios y valoraciones en ellos, permite conocer la evolución de su pensamiento como activista política, feminista y represntante soviética.

Alexandra Kollontai

De gran cercanía a Lenin, al siguiente día a la Revolución, éste designa a Alejandra Kollontai como ministra de Bienestar Social: “Fue una mujer muy activa, y formó parte de lo que se llamaba la Oposición Obrera. Lo que planteaba era que en el gobierno deberían estar incluidos los representantes de los sindicatos, ya que estaba previendo la burocratización de las altas esferas del poder y del Partido. Como ministra no encontró mucho espacio para llevar a cabo todas sus ideas”, explica Rina Ortiz.

“Aunque se formó una sección femenina dentro del Partido Comunista, esta cuestión se consideraba como algo secundario dentro de la propia internacional y se decía que en el momento del desarrollo del socialismo se promovería la igualdad. Se veía como algo de segundo nivel, aunque empezaron a ponerse en práctica muchas de las ideas de Kollontai, como la creacaión de guarderías, comedores públicos, lugares dónde se pudiera lavar”, continúa la investigadora.

“Si se empezaron a llevar a la práctica todas estas cosas, fue muy paulatinamente, nada específicamente y Kollontai renunció a este cargo en 1918. Su futuro político era incierto”, explica Rina Ortiz en una entrevista exclusiva para RBTH.

En 1922, Alejandra Kollontai escribió a Stalin pidiendo un nuevo destino de trabajo, y ese mismo otoño fue enviada a Noruega como la primera mujer embajadora y cuatro años más tarde, a México.

¿Por qué el gobierno soviético decidió mandar a Alexandra Kollontai como representante diplomática a México?

México emergía también de una revolución, y tenían el problema del reconocimiento al igual que el gobierno soviético. Sobre todo porque, en un principio, la revolución bolchevique se plantaba como una revolución mundial, no como una revolución en un solo país.

En el año de 1919 se crea la Internacional Comunista, que tiene la finalidad de promover la creación de otros partidos comunistas. Estos tienen el objetivo de ayudar al sostenimiento de esta revolución, tal como estaba planteada inicialmente. La Internacional empieza a mandar emisarios a todo el mundo y se empiezan a formar partidos.

Por el otro lado, la Rusia soviética se tiene que afianzar como cualquier otro gobierno, y necesita reconocimiento. La revolución mexicana, por su parte, también tiene que ser reconocida, básicamente por los EE UU, y hay una serie de negociaciones y el gobierno mexicano, es el primero en  América en establecer relaciones con la rusia soviética.

El primer embajador es Stanislav Petrovski, un conocido revolucionario con mucha experiencia. Llega de una manera casi simbólica. En noviembre presenta sus credenciales al presidente mexicano y aparentemente todo comienza muy bien pero Petrovski, ahora se sabe por los nuevos documentos que se han abierto, es al mismo tiempo un agente de la Internacional Comunista que empieza a tener injerencia en la vía política mexicana.

Dicen algunos que la embajada se había convertido en la sede del Partido Comunista. Esto empieza a crear roces y después hay una desafortunada declaración, que se malinterpretó como que México era un bastión para la expansión del comunismo en el continente. Inteligentemente lo mandan llamar mediante una nota diplomática, hasta que finalmente lo retiran. Es entonces cuando piden  a Kollontai que vaya a México.

¿No era México esa plataforma de difusión de la ideología comunista que se pensaba?

En un principio sí,  pero las cosas cambiaron. Para México fue muy útil la presencia soviética. Incluso en algún momento al presidente Calles se le llamó bolchevique, pero ya en la época de Kollontai, para la Unión Soviética es importante que se le deje de identificar con la idea de una expansión de la revolución comunista.

El Estado soviético no puede seguir promoviendo la idea de una revolución de todos los países, porque entonces, ¿cual es el sentido de enviar representantes diplomáticos para  subvertir el orden en un país?

Kollontai llega con esta nueva idea, incluso el trabajo que ella desarrolla durante su estancia en México, es justamente, procurar intercambios comerciales. Pero ¿qué intercambios puede haber en un país que apenas está reconstruyendo su economía? En el diario se puede ver claramente; Kollontai se siente desesperada por no saber cómo se pueden promover relaciones económicas. Incluso dice que la propia embajada es un desastre. Enfrenta una serie de dificultades de un país que está emergiendo, y por otro lado, en el momento en el que el presidente Calles logra establecer una buena relación con EE UU, se empieza a perseguir a cualquier opositor.

A grandes rasgos, ¿en que consistió la labor Kollontai en México?

Realmente no pudo hacer mucho más que crear un imagen de buena voluntad e identificaciones entre países, algo que es muy importante a largo plazo.

Recibió la condecoración del Águila Azteca, la máxima que el país entrega a los extranjeros, como reconocimiento al acercamiento entre los pueblos de los dos países.

Intentó promover, sin duda, las relaciones económicas, además fue quien promovió la primera exhibición de películas soviéticas en México. Tenía especial interés en que se mostrara lo que los soviéticos hacían a ese nivel. Pero estuvo muy poco tiempo y tuvo muchos problemas de salud, además de gran inquietud por estar lejos de su país y de la actividad política que siempre había desarrollado. Tuvo dos episodios bastante fuertes con el corazón y fue en ese momento cuando la mandaron llamar para que se regresase.

+
Síguenos en nuestra página de Facebook