El Teatro Avenida es uno de los más antiguos y prestigiosos centros culturales de la capital argentina. Escenario lírico por excelencia, el exigente público 'porteño' aplaudió allí las más encumbradas obras y figuras de la ópera mundial.

Ahora, unas ciento cincuenta personas trabajan intensamente para montar en esa escena una de las óperas rusas más importantes: “Evgueni Oneguin”, de Piotr Ilich Chaikovski, sobre el drama del gran poeta del siglo XIX Alexánder Pushkin.

La iniciativa se debe a Buenos Aires Lírica, una asociación creada en 2002, que cuenta con más de 3.000 abonados y cuyo objetivo es mantener y acrecentar la tradicional actividad operística de la capital argentina. En su décima temporada, junto a títulos más habituales la asociación ha presentado obras de Chaikovski, Johann Strauss, Igor Stravinski, Carl María von Weber y Richard Wagner, por primera vez fuera del Teatro Colón, así como importantes estrenos sudamericanos de Claudio Monteverdi y de George Frideric Händel.

Rusia Hoy conversó con Frank Marmorek, fundador y actual dirigente de Buenos Aires Lírica.

¿Qué es Buenos Aires Lírica? ¿De alguna manera es heredera de la rica tradición lírica argentina? ¿Puede considerarse como competidora del Teatro Colón?

Somos una asociación civil sin fines de lucro cuyo objetivo es ofrecer la mejor ópera posible en Buenos Aires, empleando artistas argentinos y completando los elencos, de tanto en tanto, con artistas extranjeros. Nuestra política de calidad, profesionalismo y organización nos ha permitido llegar a ser un espacio altamente considerado tanto por los artistas como por el público. 

“Evgueni Oneguin” se estrena el viernes 9 de noviembre a las 20.00, con repeticiones el  11, el 13, el 15 y el 17. Las funciones de BAL tienen lugar en el Teatro Avenida, Avenida de Mayo 1222, un viejo teatro lírico de arquitectura a la italiana. Aparte del Teatro Colón es el único que presenta las condiciones acústicas y espaciales aptas para la producción de óperas.

¿Por qué eligieron una ópera rusa? En realidad, siempre se consideró la operística rusa como mucho más “pesada” que la italiana, por ejemplo.

La ópera rusa nos eligió a nosotros. “Evgueni Oneguin” es una ópera muy representada en los teatros de Europa y los Estados Unidos, y como uno de los objetivos de BAL es extender el repertorio más allá de los habituales Puccini y Donizetti, que inundan tradicionalmente el "off-Colón", una obra maestra perfecta y bellísima como “Oneguin” no podía faltar.

Nuestra primera producción en 2006 resultó ser sólo la cuarta en toda la historia lírica del país. A partir de entonces hubo producciones en Córdoba, Montevideo y La Plata.

“Evgueni Oneguin” figura entre las más excelsas obras de Pushkin y una de las más completas de Chaikovski. ¿La puesta de BAL respeta el espíritu ruso o ha sido adaptada a nuestros tiempos y a nuestra idiosincrasia?

“Oneguin” es una obra profundamente rusa y los responsables de la puesta han hecho todo lo que estuvo a su alcance para comprender su espíritu y transmitirlo al público local, tal como se hace, también, cuando una obra es italiana, francesa o alemana.

¿Resulta difícil representar lo que se conoce como “enciclopedia de la vida rusa”, adaptada a nuestras vivencias?

No es inalcanzable representar la "enciclopedia Oneguin" si se comprenden los códigos de la obra. Claro que ello presupone poseer cierto nivel cultural por parte de la dirección escénica y de la dirección musical.

Por cierto, es difícil la producción ya que exige siete escenografías, tres escenas de baile, tres cambios de vestuario del coro solamente y una régie que permita cambios escenográficos ágiles. A eso se agrega el escollo del idioma, desconocido por casi todo el elenco.

¿En qué idioma presentan a “Oneguin”? ¿Si es en español, la traducción es directa o la toman de otros idiomas?

Nuestra producción de “Evgueni Oneguin” se presenta en ruso, para lo cual trabajamos con maestros rusos tanto en lo musical como en lo idiomático. Nuestra producción de “Oneguin” es íntegramente en ruso.

Aunque la trama principal abunda en intrigas amorosas, a través de ella se dibujan claramente los conflictos sociales que marcaron a Rusia en la primera parte del siglo XIX. ¿Tiene esto alguna lectura local o sólo es una representación artística?

Las costumbres de la sociedad rusa en el siglo del romanticismo constituyen el motor y marco del drama sentimental de Pushkin, pero lo costumbrista y social no es tan central en el relato de Chaikovski. Jóvenes herederos hastiados existen en todas las culturas. 

No es la primera vez que ponen “Oneguin”. ¿Por qué razón la repiten?

Esta es nuestra segunda producción de “Evgueni Oneguin”. La primera tuvo lugar hace ya seis años. El público la descubrió como casi una segunda "Bohème" y cuando bajó de cartel, mucha gente que hubiera querido verla se la había perdido. Además creemos que hoy tenemos recursos como para interpretarla mejor que la primera vez.

¿Han pensado en establecer algún tipo de vínculo con colectivos operísticos rusos? ¿Podrían incorporar algún cantante ruso, pese a la diferencia idiomática? ¿Se les ocurrió pensar en que podrían presentar este “Oneguin” español en Rusia?

Nos encantaría establecer lazos con organizaciones rusas. Hay varios cantantes rusos que nos han sido recomendados y con los que entraremos en contacto cuando los títulos sean los convenientes. Eso podría ser en cualquier idioma.