El Servicio Federal Antidrogas ruso está llevando a cabo el proyecto de formación de policías antidrogas en Nicaragua en base a un acuerdo de cooperación que firmaron Moscú y Managua para la lucha contra el narcotráfico y el crimen organizado. Este acuerdo prevé además el intercambio de asistencia técnica, asesoría e información entre ambos países.

 

El primer curso del programa 'Lucha Antidrogas' formó a más de 100 efectivos de la policía nicaragüense y ya se está ejecutando su segunda edición que incluye a representantes de Honduras, El Salvador y Guatemala. El gobierno ruso ya está pensando en extender este tipo de convenios a otros países de la región

En los últimos años, en los países de América Central se registra un aumento del tránsito de cocaína que es producida en América del Sur y que tiene a Rusia como destino final. Según Víctor Ivanov, Director del Servicio Federal Antidrogas ruso,  el tránsito de cocaína latinoamericana hacia Rusia tiene la misma importancia que la heroína proveniente de Afganistán.

 

 El Servicio ruso también ha firmado un acuerdo de cooperación con la Policía Nacional de Perú y con la Comisión Nacional para el Desarrollo y Vida sin Drogas (DEVIDA) de ese país.

 

Por otro lado, en el año 2009, el gobierno de Bolivia había firmado un acuerdo de trabajo conjunto con Moscú, que fue considerado en ese momento como el principal aliado en la lucha contra el narcotráfico, aunque en los últimos meses, el Presidente boliviano, Evo Morales, firmó un nuevo acuerdo de cooperación con Brasil y Estados Unidos, dejando afuera a la Federación Rusa.

El problema regional del narcotráfico radica en la asimetría existente entre el crecimiento de las redes de narcotráfico y crimen organizado  y la formación policial y sus capacidades materiales. 

 

Por ello se está evaluando también la posibilidad de que Rusia suministre armamento, como metralletas, lanzagranadas y fusiles, a Nicaragua para combatir el narcotráfico. Aminta Granera, Directora General de la policía de Nicaragua y Presidente de la Asociación de Policías de los Países de América Latina y del Caribe, se mostró optimista frente a esta oportunidad y destacó el interés de su país en convertir a estos cursos en un centro regional de capacitación policial.

La característica transnacional que posee el narcotráfico en la actualidad hace que esta amenaza no afecte a todos los países de la región de la misma forma, sin embargo, no hay duda acerca de que la mejor manera de combatirla es desde un abordaje integral, basado principalmente en la cooperación internacional.