Sobre el petróleo y la economía

Los expertos empezaron con la maldición de las materias primas rusas y el paralelismo entre la Unión Soviética y la Rusia contemporánea. 

“La URSS  empezó a fallar cuando se descubrió gran cantidad de petróleo, el país perdió los estímulos para desarrollarse – declaró Putin–. Pero el problema principal radicaba en que la economía soviética no era una economía de mercado. Experimentar con las materias primas que tenemos en abundancia también puede convertirse en un reto para nosotros. Vamos a hacer un esfuerzo por diversificar la economía”.

Los participantes en el encuentro tuvieron que referirse a cuestiones concretas sobre las materias primas, tales como la transacción de Rosneft con BP.

Club Valdái

El “club Valdái” se creó en el año 2004. El nombre está ligado al lugar en que se celebró la primera conferencia, cerca del lago Valdái en Veliki Nóvgorod. El objetivo del Club es el fortalecimiento y el desarrollo del diálogo entre académicos, políticos y periodistas rusos y extranjeros; realizar un análisis científico de los procesos políticos, económicos y sociales de Rusia y del mundo. En estos nueve años de existencia han participado más de 600 personas procedentes de 44 países diferentes.

Según el presidente, había advertido desde el principio que el modelo paritario de dirección del proyecto colectivo TNK-BP no era el adecuado para trabajar, lo que se ha visto confirmado por los numerosos conflictos con los accionistas. Con la compra por parte de Rosneft de la parte de su socio, la confrontación desaparecerá, ha asegurado el Presidente.

 

Alternativas en política exterior

 

Aparte de la cooperación a nivel corporativo, los participantes en el encuentro abordaron también las relaciones en la arena política global. Al igual que en la pasada cumbre de septiembre de APEC (Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico),   se trató, en primer lugar, de la elección global entre Occidente y Oriente. Vladímir Putin confirmó una vez más que, aunque China y el espacio postsoviético son prioritarios para Rusia, el acercamiento a la Unión Europea también es imprescindible.

“Nuestra población está altamente cualificada, tenemos buenos trabajos preliminares en ciencias fundamentales, una cantidad enorme de recursos minerales, suficiente capital humano que está bien capacitado o que pueden estarlo en un plazo corto de tiempo”, Putin enumeró las posibilidades de cooperación. Una de las cuestiones principales en esta área es la abolición del régimen de visados entre Rusia y la UE.

“No hay forma de llegar a un acuerdo sobre un régimen sin visados, es sencillamente ridículo”,   declaró Putin.

 

Sobre la oposición y Pussy Riot

 

A pesar de la problemática económica enunciada en el encuentro, también se trataron temas de política interna. Según relató al periódico RBC Daily Alexánder Rar, consejero del presidente de la Cámara de Comercio Exterior ruso-alemana, Putin destacó una vez más que el principal problema de la oposición rusa es la ausencia de resultados concretos.

“Considera que tanto él como Rusia Unida tienen un índice de popularidad objetivamente más alto porque la administración está haciendo algo, mientras que la oposición desde el principio tiene que demostrar que puede hacerlo”, explicó Rar tras añadir que respecto a Pussy Riot la posición del presidente no ha cambiado: las jóvenes han minado los principios morales de la sociedad.

“Además, ha aconsejado a sus amigos estadounidenses y europeos que sean más objetivos: el autor de 'La inocencia de los musulmanes' también está en prisión, pero nadie habla de ello”, continuó Alexánder Rar.

Otro de los participantes en el club de Valdai, Piotr Dutkiewicz, señaló que en las cuestiones sobre política el presidente estuvo bastante seguro.

“Esperábamos que a las preguntas relacionadas con la oposición y las protestas, nos respondiera de una manera que defendiera su posición, y eso no ocurrió; políticamente, se sentía muy seguro”.

Material basado en publicaciones de RBC Daily  y Ria Novosti