En 2011, Rusia obtuvo unas cosechas récord de girasol (9,7 millones de toneladas), de colza (1,1 millones de toneladas) y de soja (1,8 millones de toneladas). Como consecuencia, las plantas de extracción de aceite nacional produjeron en la última temporada (finalizada el 30 de septiembre de 2012) 4,2 millones de toneladas de aceite vegetal, superando en un millón el récord de 2008-09, según declaró a RBC Daily el director ejecutivo del centro de análisis SovEcon, Andréi Sizov júnior.

 

Aunque este año disminuirá la recolección global de plantas oleaginosas en relación con el pasado año, será con toda probabilidad el segundo mejor resultado obtenido en toda la historia.

 

En particular, la cosecha de girasol que, según las estimaciones de SovEcon, este año alcanzará los 7,6 millones de toneladas. En este contexto, las refinerías bajarán los precios de compra. Por ejemplo, desde finales de septiembre hasta mediados de octubre  las semillas de girasol bajaron de precio un 10%, hasta los 16,9 millones de rublos por tonelada (537.000 dólares). El precio del aceite vegetal también bajó alrededor de un 12 %, pero por un periodo de tiempo mayor: desde finales de agosto hasta mediados de octubre.

 

La potencial caída aún no se ha alcanzado por completo, cree Sizov. Un factor negativo adicional para el mercado ruso es el descenso de los precios mundiales de los productos derivados del aceite.

 

Dado que el consumo interior de aceite roza el estancamiento, las compañías rusas se han dinamizado en el mercado mundial, dice Sizov. Como resultado, en la temporada pasada se exportaron 1,8 millones de toneladas de aceite, superando el anterior máximo de 1,1 millones de toneladas registrado tres años atrás.

 

Según los expertos, es probable que en la nueva temporada de suministro del mercado mundial la exportación disminuya a causa del descenso de las cosechas de cultivos oleaginosos. Pero seguramente a largo plazo se producirán nuevos récords de exportación, a pesar del deterioro gradual de las condiciones en las industrias de extracción de aceite, en relación con la adhesión de Rusia a la OMC.

 

Según uno de los comerciantes, los principales mercados para el aceite ruso son los países de la CEI, Oriente Medio y algunos países europeos. La exportación de aceite vegetal embotellado de Rusia crecerá, aunque se requiere un apoyo activo en la promoción e inversiones considerables. 

En Rusia, también hay posibilidad de ampliar la gama de productos con nuevos tipos de aceite, por ejemplo de mízcalo o de lino. Pero para aumentar la producción de aceite es imprescindible aumentar también la producción de los cultivos correspondientes y, para ello, hay que realizar un trabajo de selección muy serio, según señala uno de los productores.

 

Artículo publicado originalmente en ruso en RBC Daily.