La acusación contra Udaltsov se basa en un vídeo "Anatomía de la protesta 2", emitido en la cadena NTV. Los creadores de la cinta afirmaban que la oposición se preparaba para organizar disturbios en Rusia con dinero del político georgiano Guivi Targamadze. Como prueba los autores del vídeo presentaban una grabación realizada con cámara oculta de las conversaciones entre los opositores y sus protectores georgianos. Udaltsov y otros activistas del movimiento de protesta dicen que la cinta es falsa, sin embargo el comité de investigación consideró que hay fundamento suficiente para abrir una investigación.

En el caso de los disturbios masivos destacan tres figurantes: previamente los órganos judiciales habían detenido y presentado acusaciones contra los opositores Konstantín Lebedev y Leonid Razvozzhaev. El arresto de Razvozzhaev provocó además un gran escándalo internacional. En el comité de investigación afirman que el opositor se presentó voluntariamente e hizo una completa declaración de culpabilidad. Sin embargo el mismo activista declara que fue detenido de forma ilegal en Ucrania, trasladado a Rusia y, mediante tortura, obligado a firmar una declaración de culpabilidad. Los servicios de seguridad ucranianos están comprobando la declaración de Razvozzhaev, pero el comité de investigación ruso no entiende porque el opositor no hizo oír su versión de lo sucedido inmediatamente.

"Tan solo podemos hacer conjeturas sobre lo que llevó a Razvozzhaev, que en un principio se declara culpable, detallando sus desplazamientos y sin hacer ninguna mención a torturas, ni ningún otro delito, a posteriormente, después de unos acontecimientos concretos, negar en rotundo sus declaraciones", comenta Markin el escándalo.

Udaltsov es el único figurante del caso que se encuentra actualmente en libertad y los periodistas y analistas políticos que siguen el proceso han dado a entender en más de una ocasión que, después de los arrestos de Lebedev y Razvozzhaev, podría negarse a participar en los interrogatorios o intentar ocultarse. Sin embargo hoy Udaltsov ha desmentido estas suposiciones.

"Si alguien pensaba que iba a salir corriendo fuera del país, se equivocaba", declaró Udaltsov a la puerta del edificio del comité de investigación. "Voy con la cabeza bien alta, no soy culpable de nada".

Al salir del interrogatorio declaró de nuevo que no está conforme con las acusaciones que se le hacen. "No he planificado disturbios masivos, no los he preparado ni organizado, soy partidario de las acciones de protesta masiva pacíficas, pero en ningún modo de acciones violentas. No he tenido ninguna relación con los servicios secretos georgianos, no he recibido dinero de ellos", declaró Udaltsov.

El caso de Udaltsov ha causado una gran resonancia pública, muchos activistas del movimiento de protesta han criticado las acusaciones sobre el opositor. Además de eso, para los próximos días se han convocado varias acciones de apoyo al líder del "Frente de izquierda" y los otros detenidos. El sábado la oposición tiene intención de construir una "cadena" de manifestantes desde Lubianka (donde se encuentra el FSB) hasta el edificio del Comité de investigación. El martes hay convocado un mitin en la plaza Pushkinskaya, en el centro de la capital.