El fiscal que investiga la actividad del holding 'Oboronservice' ha abierto cinco causas penales a la vez. Las autoridades se han interesado por las transacciones de la compañía en la venta de inmuebles militares en los que los investigadores han descubierto indicios de grandes malversaciones. Como consecuencia figuran como sospechosos varios empleados del Ministerio de Defensa, entre ellos algunos cercanos al ministro Anatoli Serdiukov.

Anatoli Serdiukov

Anatoli Serdiukov es el ministro de Defensa de Rusia. Se asocia con el lanzamiento de una reforma cardinal del ejército. Los numerosos detractores de esta reforma lo acusan  de tener un enfoque puramente administrativo en las cuestiones de defensa y de comercializar con las fuerzas armadas. Sus partidarios hacen hincapié en que es el primer ministro de Defensa que logra lanzar una reforma a gran escala de un ejército que ha perdido su capacidad militar, así como de se capaz de invertir todo su esfuerzo en su requipamiento, reinstalación y adaptación a los estándares mundiales.

En una rueda de prensa, el representante oficial del Comité de Investigación de Rusia, Vladímir Markin, describía el esquema del supuesto fraude.

 

“Algunos funcionarios del Ministerio de Defensa de Rusia escogían las instalaciones más caras y prestigiosas de la compañía 'Oboronservice'. En estos bienes inmuebles se invertían enormes fondos del presupuesto y tras esto la propiedad se vendía a precios desmesuradamente reducidos a empresas afiliadas a la compañía”, aclaraba Markin. Según este, los daños estimados de forma preliminar de la transacción de sólo ocho instalaciones ascienden a más de 3.000 millones de rublos (unos 95 millones de dólares).

 

Los investigadores han llevado a cabo inspecciones en los despachos de directivos de varias empresas de 'Oboronservice' y de sus empresas afiliadas. Además, se ha registrado el apartamento de la antigua directora del departamento de relaciones de la propiedad del Ministerio de Defensa, Evguenia Vasilieva.

 

Según sospechan las autoridades, la señora Vasilieva es autora de todos los planes relacionados con la evaluación y venta de los activos militares. Se le han incautado más de 3 millones de rublos (unos 95.000 dólares), antigüedades, varias decenas de cuadros y una gran cantidad de objetos de valor y joyas.

 

Oboronservice

El holding Oboronservice se creó en 2008. Está formado por 275 empresas que se encargan de la subcontratación del servicio de las fuerzas armadas. Se dedica a diversas actividades, desde la modernización del armamento hasta la confección de uniformes militares y el negocio editorial. Entre otras cosas, en el estado financiero de Oboronservice se encuentra la mayor parte de los bienes inmuebles del Ministerio de Defensa. Los activos del holding están valorados en 194.500 millones de rublos (unos 6.200 millones de dólares).

Cabe señalar que un testigo directo del último registro fue el propio ministro de Defensa, Anatoli Serdiukov, vecino de Vasilieva. El ministro, interesado por lo que sucedía, subió al apartamento de su antigua subordinada y allí encontró a los investigadores.

 

En total, el ministro asistió en un día a dos registros y al atardecer del jueves acudió de forma inesperada a la residencia del presidente en Novo-Ogariovo, donde trató los pormenores de la situación con Vladímir Putin.

 

“Vladímir Putin ha ordenado a Anatoli Serdiukov que coopere completamente con la investigación”, comentaba brevemente el secretario de prensa del presidente, Dmitri Peskov.

 

El interés personal de Serdiukov durante las inspecciones no sorprende a los politólogos que siguen de cerca la historia de este escándalo: muchos de estos especialistas consideran que se trata de un ataque contra el ministro. Según escribe el periódico RBC Daily, una de las razones de este conflicto podría ser la cuestión de las compras para el ejército de armamento y tecnología militar extranjeros de las que es responsable, además de Serdiukov, Dmitri Rogozin, viceprimer ministro encargado de la industria militar.

 

El politólogo Stanislav Belkovski sostiene otro punto de vista. “En mi opinión, los que están molestos con Serdiukov son el jefe de la administración del presidente, Serguéi Ivanov, y el antiguo ministro de finanzas, Alexéi Kudrin. Al primero, Serdiukov lo dejó prácticamente fuera de todo lo que sucede en el Ministerio de Defensa, y Kudrin siempre estuvo en contra del incremento de los gastos en el ejército”, declara este politólogo a RBC Daily.

El analista del Centro de Coyuntura Política, Pável Salin, también ve una motivación política en lo sucedido.

 

“En general, se persiguen dos objetivos”, declaraba a la emisora Kommersant FM. “En primer lugar, se ataca la idea de Serdiukov sobre la necesidad de aumentar la  subcontratación en el servicio militar.  En segundo lugar, se busca comprometer al ministro”. Según Salin, podría haber algún “lobby de Defensa” detrás de esta cuestión.

 

Por lo demás, según la opinión general de los expertos, la posición de Serdiukov es bastante fuerte. “Una sola causa penal, incluso si en esta se descubren serias circunstancias, no es suficiente para tumbar a semejante peso pesado”, resume Salin.