El Grupo se constituyó el 29 de agosto y cuenta con 15 parlamentarios argentinos. En una entrevista concedida a Rusia Hoy, Benjamín Bromberg, presidente del nuevo organismo interparlamentario, enfatizó el pasado histórico de las relaciones bilaterales entre Rusia y Argentina, lo que “preparó el terreno” para una interacción política enriquecedora y constructiva.

“Argentina ha sido el segundo país del mundo en cuanto a la cantidad de inmigrantes rusos recibidos. Entre el siglos XIX-XX fueron alrededor de 300.000 personas con pasaporte ruso, de todas las regiones y de todas las religiones posibles. Este antecedente implica un intercambio cultural intenso y la manera en la que Rusia queda representada en el inconsciente colectivo argentino. No sólo se trata de la filmografía o autores que leíamos con tanto entusiasmo en la universidad. Hay muchos descendientes de rusos que hicieron aportes importantísimos en la historia, el arte, la economía y la ciencia de nuestro país. Hay un sentimiento de identificación que hace que los rusos y los argentinos nos entendamos especialmente bien”.

El diputado Bromberg recordó que los dos países habían tenido una larga experiencia de acercamiento bilateral. En 1974, durante el gobierno de Juan Domingo Perón, se constituyó una Comisión Mixta que buscaba reforzar el intercambio económico-comercial y científico-técnico, pero no llegó a hacer grandes cosas debido a los quiebres políticos en Argentina.

En la etapa actual, en cambio, existen grandes expectativas respecto a proyectos conjuntos en estos ámbitos. “A fines de mayo de este año recibimos a Svetlana Orlova,  la vicepresidenta del Senado ruso, - explica Bromberg, - junto a un grupo de parlamentarios que mostraron mucho interés en conocer nuestras formas de trabajo. Ahora se espera la visita de algunos representantes de la Duma, con el primer vicepresidente Alexánder Zhúkov. Entre todos podemos hacer grandes cosas”. 

Según Víctor Koronelli, embajador de la Federación Rusa en Argentina, “…los grupos de la Amistad Interparlamentaria suelen ser una práctica provechosa en el ámbito de relaciones internacionales.”

El diplomático aclaró que el beneficio se basa en un 'doble vector positivo', que permite permite poner al servicio de ambos países las instituciones democráticas. “El trabajo de un grupo interparlamentario de amistad suele facilitar la toma de decisiones y apurar los procesos administrativos, sobre todo, teniendo en cuenta   los numerosos proyectos conjuntos que pretendemos llevar a cabo”, señaló el embajador.