Los expertos afirman que a corto plazo el rublo se beneficiará de los precios del crudo y de los acontecimientos en la economía global. La inminente suavización de la política monetaria del BCE y de la Reserva Federal, la contención a un nivel mínimo de los tipos de interés, junto al hecho de que el Banco Central de Rusia aumenta sus tipos hacen que los bonos rusos sean más rentables en comparación con los de otros países.

La economista jefe del Alfa-Bank, Natalia Orlova, cree que “un pronóstico como este solo es posible con un precio del barril de petróleo a 130 dólares”. Según Goldman Sachs, eso es lo que costará el Brent en el tercer trimestre de 2013 (la semana pasada era de casi 115 dólares). Para este trimestre Goldman espera que el precio sea de 125 dólares. Más adelante, lo que ayudará al rublo será el superávit de la cuenta de operaciones actuales, este, según el pronóstico de la compañía estadounidense, debería llegar a los 32.000 millones de dólares en el cuarto trimestre.

¿Qué es la cesta de dos divisas?

Es un indicador operativo de la política monetaria del Banco Central de Rusia que refleja la cotización real del rublo con respecto al dólar y al euro. El indicador se introdujo en 2005, hasta entonces la cotización del rublo estaba completamente sujeta al dólar. Cuando se introdujo la cesta los valores eran de 0,1 euro y 0,9 el dólar. La relación actual, de 0,45 para el euro y 0,55 para el dólar se estableció en febrero de 2007 y no ha cambiado desde entonces.

Aunque los últimos datos hablan de una ralentización en el crecimiento de las inversiones y del consumo, los expertos del banco consideran que esto no puede convertirse en una tendencia ya que los salarios reales crecen casi el doble que los gastos.

 

Goldman Sachs no es el primer banco extranjero que ha previsto un fortalecimiento del rublo. En septiembre, analistas de JPMorgan invitaron a abrir cuentas a largo plazo en rublos, guiándose por los 29,5 rublos/dólar de los próximos meses. Los argumentos de ambos bancos de inversión son parecidos: la moneda rusa es barata en relación al precio del petróleo (el pronóstico de JPMorgan para el tercer trimestre sube de 95 a 109 dólares el barril y para el cuarto de 100 a 105), así como el aumento de los tipos, la disponibilidad de los bonos federales y la mejora del balance comercial.

 

"Al día de hoy la economía rusa parece ciertamente favorable: el nivel de deuda es bajo, hay rentabilidad y además el capital no ha hecho más que empezar a moverse hacia el país", recalca el director del departamento de operaciones comerciales de ING Stanislav Jarushevicius. Pero el pronóstico de Goldman Sachs es, en su opinión, demasiado agresivo: un nivel más realista sería 29-30 rublos en 2013.

 

El Banco Central también espera una disminución de capitales. El primer vicepresidente del Banco Central, Alexéi Uliukayev, declaró ayer que este escenario es "completamente posible". La disminución total en nueve meses, según la valoración del Banco Central, fue de 57.900 millones de dólares, de los cuales 13.600 millones de dólares fueron del tercer trimestre. A finales de año el Banco Central espera que la disminución sea de 65.000 millones de dólares.

 

Orlova está de acuerdo en que puede que haya periodos de crecimiento. Pero no considera que sea una tendencia duradera: en Rusia faltan posibilidades de inversión y la afluencia de capital está muy definida por el estado de ánimo de los inversores mundiales.

 

En caso de que se mantenga el status quo en la economía rusa, para finales de 2013 el dólar costará 34,3 rublos y para finales de 2014 será de 37,4 rublos”, pronostica el analista de 'Renaissance capital', Iván Chakarov. Si en 2013-2014 nos encontramos con un escenario positivo, el rublo se fortalecerá hasta llegar a los 31,8 y 30,3 rublo/dólar.

 

Aunque los expertos de Goldman Sachs están seguros de que el rublo ruso se fortalecerá. Han renovado el pronóstico de la cotización para la cesta de dos divisas euro-dólar hasta los 34,5 rublos en tres meses. El pronóstico para medio año y un año es de 33,5 y 34 rublos respectivamente (el anterior pronóstico era de 35, 34,5 y 34 rublos por la cesta).

Artículo publicado originalmente en ruso en Védomosti