Según la legislación, las elecciones regionales se celebran en Rusia dos veces al año y los politólogos suelen aprovechar esta oportunidad para valorar los cambios en el balance global de fuerzas en la escena política.

 

Sin embargo, las votaciones de octubre de 2012 difieren en gran medida de las anteriores jornadas electorales. Esta vez las pruebas de transparencia no serán sólo para partidos o candidatos aislados, sino para todo el sistema. Los cambios en la ley sobre el registro de nuevos partidos han propiciado un aumento del número de participantes en la batalla política: 40 fuerzas de distinta orientación luchan por puestos en asambleas legislativas y sillas de alcalde.

 

Lo único que no ha cambiado es la pregunta principal: ¿Quién ganará en cada región?  Rusia Unida, tradicionalmente llamada “el partido del poder”, o la oposición.

 

Jimki

 

View Larger Map

 

Las elecciones a alcalde en la ciudad de Jimki  se podrían calificar de suceso ordinario si no fuera por varios factores. En primer lugar, es una de las ciudades más ricas y con mayor población de la región de Moscú. En segundo lugar, bajo el mandato del antiguo alcalde la ciudad ha estado en repetidas ocasiones en el centro de varios escándalos, entre los que cabe señalar la asignación de la nueva autopista Moscú – San Petersburgo.

 

Los ciudadanos de Jimki protestaron activamente por el proyecto propuesto por el ayuntamiento, que contemplaba la tala del bosque del pueblo. Un tercer factor que ha atraído la atención hacia las elecciones en Jimki son las candidaturas al puesto de alcalde.

 

En un principio 26 personas manifestaron su deseo de participar en la campaña electoral, entre ellos gente alejada de la política, como por ejemplo el músico de rock Serguéi 'Pauk' Troitski. Aunque la mayor rivalidad cabe esperarse entre el actual alcalde en funciones, Oleg Shajov y los dos opositores ecologistas Oleg Mitvol y Evguenia Chirikova. Los politólogos apuestan por el candidato del partido del poder, Shajov.

 

“Es un candidato oficial, apoyado por Rusia Unida, a pesar de que se presenta a las elecciones de forma independiente. Si la situación avanza de forma estable y no se da ninguna división interna en el poder, los votantes de Rusia Unida y los recursos administrativos le darán con toda probabilidad la victoria a Shajov”, considera el politóloto Pável Sviatenkov.

 

Los pronósticos de Sviatenkov están respaldados por los datos de las encuestas. Según la del Centro Ruso de Estudio de la Opinión Pública, una semana antes de las elecciones Shajov tenía el 41% del apoyo de los ciudadanos, Chirikova el 16% y Mitvol el 18%.

 

Kaliningrado


View Larger Map

 

Las elecciones en Kaliningrado atraen la atención de los politólogos no sólo por el hecho de que el exclave occidental de Rusia suele compartir los sentimientos de la oposición y siempre está listo para la protesta.

 

El próximo alcalde de la ciudad captará durante los siguientes cinco años una inversión de miles de millones gracias a la preparación para el Mundial de Fútbol en 2018. La lucha por este puesto la protagonizan el candidato del partido del poder Alexánder Yaroshuk y el único candidato de la oposición de izquierdas, el comunista Yuri Galanin.

 

Los expertos locales no se atreven a predecir el resultado de las elecciones, conscientes del fracaso de Rusia Unida en las elecciones parlamentarias de diciembre de 2011. En aquella ocasión el partido del poder consiguió sólo el 25% de los votos (uno de los peores resultados en el país), y los comunistas obtuvieron el 31%. Teniendo en cuenta que Galanin ahora representa, además de los comunistas, al partido de la oposición Rusia Justa, el apoyo a este candidato puede resultar todavía mayor. Pero a pesar de esto, muchos especialistas dudan de la victoria de Galanin. Por ejemplo, el diputado de la duma regional Solomón Ginsburg, uno de los organizadores de las protestas masivas en Kaliningrado, no cree que la oposición vaya a ganar las elecciones.

 

"Ningún candidato de la oposición ha propuesto un programa verdaderamente importante para la ciudad ni se ha alejado de las ideologías de sus partidos, y mientras tanto los ciudadanos piden un buen presidente. En estos momentos Yaroshuk sólo compite consigo mismo”, opina Ginsburg.

El experto en política y tecnología Konstantín Kalachov tampoco está dispuesto a apostar por la oposición. “La gente no siente especial entusiasmo por los representantes del partido del poder de Kaliningrado, pero tampoco ve una alternativa. Parece que Yaroshuk ha ganado incluso antes del día de las elecciones”, considera este experto.

 

Nizhni Taguil


View Larger Map

 

En Nizhni Taguil se encuentra la famosa Uralvagonzavod, fábrica de carros de combate, conocida no sólo por fabricar casi todos los tanques rusos sino también por su lealtad al presidente. Precisamente durante las protestas de invierno los dirigentes de la empresa, encabezados por Ígor Jolmanskij, se presentaron como voluntarios para 'llevar a sus hombres' a Moscú y “dispersar las manifestaciones de la oposición”. Desde entonces, Nizhni Taguil se ha ganado la fama de apoyar incondicionalmente al presidente, y el propio Jolmanskij ha sido nombrado representante plenipotenciario permanente del presidente en la región.

 

En principio, las elecciones del 14 de octubre deberían mostrar hasta qué punto los habitantes de la ciudad comparten la opinión de Jolmanskij y sus compañeros. La rivalidad principal se dará entre Serguéi Nósov, del partido del poder, y el opositor Andréi Murinóvich.

 

En esta región los politólogos también apuestan por el candidato leal al partido del poder. No obstante, el director del comité electoral regional, Valeri Chainikov, no es de esta opinión. “Este sería quizás un resultado comprensible, - declaraba este a la prensa. – Y sin embargo para mí no lo es, soy un hombre supersticioso. En las elecciones participan esta vez 12 partidos. El destino de todos ellos os lo contaré el 15 de octubre”.