"Yo salí de la Premier League al show busines", Ruslán Nigmatulin, exportero de la selección rusa

El antiguo portero de la selección rusa de fútbol, Ruslán Nigmatulin, hace tres años se reinventó como DJ. Sus composiciones ocupan los primeros puestos en las listas de grandes éxitos. Él mismo se ha convertido en una personalidad de moda.

¿Por qué decidió dedicarse a la música? ¿Alguien le introdujo o llegó por su propio pie?

Nadie me ha dicho nunca, ni siquiera cuando era pequeño, a qué tenía que dedicarme. Siempre lo he decidido y creo que es el logro más importante en la vida de una persona: poder dedicarse a lo que te gusta.

¿Está contento con cómo le van las cosas en el show bussines?

Si tuviera que compararlo con el fútbol diría que me he abierto camino desde las divisiones bajas hasta la primera división.

¿En cuanto a los ingresos también?

Si he de ser sincero en este sentido todavía puedo mejorar. Estoy muy lejos de Madonna pero tampoco es mi meta.

¿Y siguen reconociéndole como futbolista o solo como DJ de moda?

La juventud de hoy en día, que va a los clubes, ni siquiera sabe que jugué al fútbol.

Cuando comenzó a pinchar, ¿lo consideraba como un hobby o entendió desde el primer momento que se iba a ganar la vida con ello?

Sin duda que al principio no pensaba que me dedicaría principalmente a pinchar, ¡pero ahora es así! Comencé a hacer mezclas, me he ganado un lugar peleando con la competencia. Y ahora compongo yo todo y cuando tu composición llega a lo más alto del hit parade, es un reconocimiento.

¿El fútbol ha desaparecido completamente de su vida?

No, ¿por qué? Hace nada jugué con los veteranos del Spartak en un partido contra el Barcelona. Pero no voy a volver a dedicarme profesionalmente al fútbol. Hay que dedicarse a una cosa solo y hacerlo al nivel más alto posible.

-"No me arrepiento de que el deporte haya salido de mi vida", Irina Stankina, excampeona del mundo de marcha

En 1995 Irina Stankina ganó el campeonato del mundo de marcha. Después de su salida del deporte en 2007 comenzó a trabajar en el Ministerio del Interior y no se arrepiente de su elección.

¿No tuvo oportunidad de quedarse en el deporte?

Me ofrecieron hacerme entrenadora infantil pero no iba conmigo. No podía encontrar la manera de comunicarme con los niños y no me atraía en general ser entrenadora. Medio año después de haber dejado de entrenar me llegó una oferta del Ministerio del Interior. No lo pensé demasiado, fui a la entrevista y me interesó lo que me ofrecieron.

¿Y a qué se ocupa en el Ministerio del Interior?

Me ocupo de la preparación psicológica de los trabajadores. 

¿Está contenta con su nuevo estatus en el plano económico?

Sí, estoy contenta. El periodo de adaptación fue duro Pero lo superé. Por supuesto que al principio me ofendió no quedarme en el deporte. Los deportistas de hoy en día terminan su carrera con una situación holgada. Pero a mí me atrajo mi nuevo trabajo, he conocido a mucha gente y he comprendido que esto es lo mío. Si volviera atrás volvería a elegir lo mismo.

-"Eres necesario mientras destacas", Marina Kuptso, atleta

La subcampeona del mundo y plusmarquista rusa en salto de altura, Marina Kuptsova, después de acabar su carrera descubrió el diseño de ropa y calzado, actividad de la que se enamoró después de una grave lesión.

¿Como de doloroso fue para usted el proceso de salida del deporte?

Son pocos los deportistas que, si no tienen lesiones graves, puedan tomar tranquilamente la decisión de dejarlo. Especialmente el que conoce el sabor de las grandes victorias. Pero este nivel no se puede mantener mucho tiempo. En las Olimpiadas de Atenas en 2004, se me rompió totalmente el tendón de aquiles. Tuve que recuperarme a toda prisa porque, por desgracia, en nuestro país los deportistas son necesarios mientras destaquen. Esta prisa provocó que al poco tiempo tuviera problemas con la columna. En un momento dado, cuando por unos segundos literalmente se me paralizaron las piernas, sospeché que era momento de terminar.

¿Qué posibilidades de trabajo tenía?

Diversas, entre otras algunas que no estaban relacionadas con el deporte (tengo dos carreras, una de ellas economía). Pero al final todo sucedió de forma bastante casual. Debido a las graves lesiones de pie me resultaba muy difícil encontrar calzado, necesitaba una horma muy concreta. Se me ocurrió que podía dedicarme a diseñar calzado. De pequeña estudié en una escuela artística así que sabía dibujar. Y me empezó a salir bien. Encontré una fábrica que podía realizar mis diseños. Llegaron los primeros pedidos.

¿Recibió ofertas para fabricar a gran escala?

Es cierto que una vez salió una partida con algunas modificaciones más cercanas al gusto del público. Pero después de eso mis clientes habituales me comentaron que deseaban tener modelos exclusivos. Por eso ahora solo me dedico a productos de autor. El precio depende de muchos factores, en primer lugar al coste de los materiales. Por ejemplo, unos zapatos pueden salir desde 10.000 rublos (250 euros) en adelante.

¿Conoce a deportistas que después del deporte se hayan dedicado a otra cosa completamente distinta?

Muy pocos. Incluso aquellos que se han empezado a dedicar a los negocios intentan de alguna manera estar en contacto con el deporte. Especialmente los hombres quienes al final de su carrera normalmente ya tienen una familia e hijos.