La liturgia y un pequeño cóctel de despedida se llevaron a cabo en la Iglesia de la Anunciación a la Virgen María, que se encuentra en uno de los barrios tradicionales de Buenos Aires y la sede de la Eparquía Argentina y Sudamericana.

Monseñor Platón ejerció el culto durante más de tres décadas, y además ha sido la autoridad más alta del Patriarcado de Moscú desde 1993. Tanto los feligreses, como las autoridades laicas y representantes de la Iglesia Católica, que asistieron al evento, han remarcado la “gestión pacificadora” que caracterizó el servicio de Platón Udovenko en estos largos años.

 Víctor Koronelli, el embajador de la Federación Rusa, remarcó: “Con el Monseñor coincidimos en Argentina durante sólo un año, nos tocó trabajar juntos en los temas culturales y administrativos relacionadas con el ámbito de los compatriotas rusos. Ahí alcancé a notar que él era muy querido por los feligreses. Creo que este amor de la gente habla por sí mismo. A diferencia de mí, que soy un embajador laico, el arzobispo Platón ha sido para los rusos que viven acá un 'embajador del espíritu”.

Pero durante la despedida no solamente se pronunciaron los discursos protocolarios. En un ambiente familiar y cálido sonaron palabras espontáneas y hubo muestras de cariño, que no dejaban duda respecto al reconocimiento que le tenían los parroquianos a su sacerdote. 

“Yo nunca estuve en Rusia”, confiesa Nadezhda Stabélskaya, una rusa nacida en Belgrado y perteneciente a la 'primera ola' de inmigración. “Para muchas otras personas como yo, la Iglesia Ortodoxa cumple la función de ser un pedazo de esta Rusia tan anhelada, algo que nos une y proporciona un fuerte sentimiento de identidad. Quiero agradecer a monseñor Platón por el sacrificio de haber dejado su patria voluntariamente y venir hacia acá, por habernos acompañado en estos años, por haber tenido tanta paciencia y servir a Dios con la verdad.”

Ígor Andruskiéwitsch, uno de los miembros más ilustrados de la diáspora en Buenos Aires, habló de lo importante que había sido el aporte del Padre Platón para cohesionar mejor a los feligreses de la Iglesia Ortodoxa Rusa con la Iglesia Ortodoxa Rusa en el Extranjero, a los inmigrantes rusos con distintas ideologías y visiones respecto al pasado histórico de Rusia.

El arzobispo ortodoxo Platón Udovenko será redestinado a Ucrania, donde oficiará el culto en representación del Patriarcado de Moscú. Su paso por Argentina ha dejado huellas profundas en la memoria de los feligreses.