1. Complejo experimental para los trabajadores de la fábrica 'Transmash' (Conocido      también como 'La Bastilla' o 'Muralla China'). 1.100 metros.

Formalmente es un conjunto de edificios construidos uno tras otro, de hecho cada uno tiene una dirección diferente. Juntos componen una sola y larga construcción que 'defendía' el distrito 'Otradnoe', en el norte de Moscú, de las actividades del 'Instituto para pruebas de alto voltaje', que hoy en día es una subestación eléctrica. En la pared del último cuerpo de la construcción, el número 16, cuelga un panel en el que se representa un ave similar a la abubilla.

2. “Grand-Park”. 775 metros.

Edificio curvado ubicado junto al campo 'Jodinsk', en la parte noreste de la ciudad, uno de los proyectos favoritos del exalcalde Yuri Luzhkov. Se planeó como un ideal de 'ciudad dentro de la ciudad', aunque los inquilinos no están contentos del todo. Se quejan de la condición de los departamentos que se alquilan y organizan concentraciones que piden la reconstrucción del parque.

3. NITSEVT. 735,8 metros.

Conocido también como 'Centro de investigación de tecnología informática', ubicado en 'Varshavskoe Shosse' al sur de Moscú. Cuando aquí aún se desarrollaban los superordenadores soviéticos, los trabajadores se movían de oficina a oficina en bicicleta. Actualmente se arrienda la mayor parte de la construcción, y los famosos súper corredores se han bloqueado.

4. “Edificio-Flauta”. 516 metros.

El edificio residencial de ocho pisos ha recibido el apodo de “Flauta” por los techos del lado norte donde salen las escaleras, que son similares a válvulas. Hasta este momento es la única construcción en “Zelenograd”, en las afueras del lado noroeste de Moscú, para la cual fue desarrollado un proyecto individual, el cual tiene entre sus características, la construcción de ocho departamentos de dos pisos para familias numerosas.

5. 'Titanic' ('edificio-barco'). 376 metros.

Según la leyenda, el maestro de obras a cargo de la construcción del edificio se dedicaba exclusivamente a la construcción de reactores nucleares. El 'edificio-barco', situado en la zona sur del centro de Moscú, esta construido de tal forma, que parece estar literalmente preparado para una guerra atómica: vidrios de 6 milímetros y hormigón que no puede ser penetrado por ningún taladro. Además, la resistencia sísmica del edificio es extremadamente alta, a lo cual se agrega el hecho de que para aumentar su flexibilidad, ninguna de sus esquinas tiene 90 grados, sino que se usaron ángulos de 87º y 93º. Los constructores realizaron un extravagante plano de suministro de agua, con los conductos instalados de tal forma, que los vecinos pueden bloquearse accidentalmente el agua los unos a los otros. Los últimos pisos también poseen departamentos de dos pisos.

Artículo publicado originalmente en ruso en Moskóvskie Nóvosti.