En Innovate Russia se presentan cada año 6.000 ideas en busca de 100 inversores

El proyecto de ciudad tecnológica de Skolkovo, una especie de Silicon Valley de la innovación, es un ejemplo de ello. Este proyecto está generando una demanda importante laboral de técnicos extranjeros. Las cifras del portal de empleo más visitado en España, Infojobs, así lo demuestran. Sólo en 2012 se han publicado casi un centenar de ofertas de empresas españolas para trabajar con ellos.

Abierto a los retos

Antonio Soto Patiño es economista y vive desde hace cuatro años en Moscú. Le contrató una de las empresas de ingeniería españolas más internacionales, Abengoa. Su curriculum demuestra una formación cualificada. Habla cinco idiomas, incluido el ruso, y ha desarrollado su carrera dentro del comercio exterior. Su trabajo, en una de las sedes de la compañía abierta recientemente en Moscú, es buscar socios locales para una multinacional en Rusia. 

“En estos momentos estamos estudiando varios proyectos. Nuestra oficina es aún muy reducida, pero estimamos que en breve podremos traer personal y desarrollar aquí nuestra infraestructura”, comenta Antonio Soto.

“Me ofrecieron este trabajo porque tenían buenas referencias mías, por mi facultad para enfrentar los retos y por mi capacidad de adaptación a otras culturas de negocios”. Se trata de unos requisitos claves para una exitosa salida internacional, coinciden los expertos en laboral.

Ingenieros con experiencia

Las especialidades de ingeniería son las más demandadas en esta parte del mundo. Y, según la información que publican los portales de empleo, el perfil de ingeniero más demandado es el de los profesionales de una edad entre los 25 y 45 años con más de dos años de experiencia. El inglés técnico es uno de los requisitos exigidos por las compañías. 


En 2012 en el portal Infojobs se publicaron casi un centenar de solicitudes que pedían ingenieros para trabajar en Rusia. Muchas de estas demandas provienen de proyectos de empresas rusas especializadas en obras públicas que demandan extranjeros con una experiencia de entre tres y diez años.

La oportunidad para los recién titulados es escasa. 

Iniciativas prometedoras

Otra oportunidad puede venir de presentar un proyecto innovador, como el de Víctor Martínez, un ingeniero sevillano que consiguió presentar su idea ante el mismísimo presidente: Dmitri Medvédev. 

Hace ocho años, este emprendedor, junto a sus compañeros de la Fundación Reactos, desarrolló un proyecto de software libre capaz de ejecutar aplicaciones compatibles con el sistema operativo Windows. 

Y tras muchos viajes e intentos por venderlo (él reconoce que si Mahoma no va a la montaña, la montaña va a Mahoma) llegó a Rusia. Lo hizo porque supo de un evento de networking, el InnovateRussia, en el que podría darse a conocer. Allí todos los años los promotores de ideas e inversores rusos se reúnen para entablar nuevas relaciones. Cada año se presentan mas de 6.000 ideas ante más de 100 inversores.

“El año pasado se invirtieron 40 millones de euros en un centenar de proyectos. Una media de 400.000 euros por proyecto: capital y riesgo”, explica Martínez.

Su invento, bautizado como Woos, ha despertado muchas expectativas. Su implantación supondría un ahorro millonario en el pago de licencias a Microsoft.

“Nos quedamos muy sorprendidos de que el presidente del Gobierno de Rusia se interesara por la puesta en marcha de nuestra iniciativa. Tras presentárselo a un grupo de inversores rusos nos dimos cuenta de que teníamos un producto muy bueno. A los ingenieros españoles aún nos falta iniciativa para vender fuera”, destaca el joven Martínez. Su iniciativa está todavía en una fase muy inicial, pero puede consultarse en su página web (http://www.woos.es/).  

“Es imprescindible que en España el inversor en tecnología se reconvierta y adquiera una cultura de negocio”, advierte. Él y su equipo están actualmente en trámites para llevar Woos a Skolkovo, la meca rusa de la innovación. “Nuestra idea es poder desarrollar este software en esta ciudad tecnológica y lograr muchos productos de este proyecto madre”. El siguiente paso es la financiación. Elingeniero español asevera en su blog que cerca de 20 grandes inversores están muy interesados en su propuesta.

“El millón de euros de inversión no les asusta y les parece más que razonable para impulsar el desarrollo de un sistema operativo opensource gratuito y capaz de ejecutar aplicaciones y drivers compatibles con Windows. Ojalá pudiéramos encontrar más apoyos en España. Ojalá pudiéramos conseguir tener un extra de visibilidad para abrirnos puertas aquí, en mi tierra, pero no dejaremos de aprovechar cualquier oportunidad que se nos presente”, explica el sevillano en el blog que va narrando su aventura. 


Mientras, cada vez más ingenieros españoles hacen el camino de ida hacia Europa y Rusia para hacer realidad sus proyectos. Víctor Martínez y Antonio Soto son sólo ejemplos de un futuro prometedor que tal vez no tardará en implantarse en territorio ruso.

Uno de los perfiles más demandados por su carácter técnico es el de ingeniero.