El mismo día, otra empresa mixta, la Petromiranda, dio inicio a la producción en los bloques Junín 2 y 6, hecho calificado de histórico por el presidente venezolano, Hugo Chávez. “Es la primera vez en la historia que una empresa rusa extrae petróleo en territorio americano”, afirmó el mandatario, en la reunión llevada a cabo en el Palacio de Miraflores para la firma de acuerdos entre el presidente de Petróleos de Venezuela (PDVSA), Rafael Ramírez, y el presidente de la estatal rusa Rosneft, Igor Sechin.

"Petrovictoria nos va a permitir iniciar la producción de hasta 450 mil barriles de petróleo, adicional a los 450 mil que tenemos en Petromiranda", dijo Ramírez, que también es ministro de Petróleo y Minería de Venezuela. La aprobación de la creación de la compañía ruso-venezolana se someterá ante la plenaria de la Asamblea Nacional de Venezuela, según la agencia estatal AVN.

El presidente de PDVSA también especificó que otro acuerdo firmado determina la autorización del pago del bono por parte de Rosneft a Venezuela por su participación como accionista de la nueva compañía ruso-venezolana. Petrovictoria tendrá 40% de participación rusa. Los siguientes abarcan una licencia de exploración de gas en el bloque de Urumaco 1 y contratos para la creación de tres otras empresas entre PDVSA y Rosneft: una de perforación de pozos; otra para la construcción de infraestructura petrolera y no petrolera; y una tercera para el desarrollo de una planta termoeléctrica a base de coque en la Faja Petrolífera del Orinoco, de 300 megavatios.

Por su parte, el presidente de Rosneft dijo que Rusia y Venezuela realizan grandes proyectos que aportan una significativa proyección de los países a los mercados. “Es muy importante apoyar nuestra cooperación", dijo Sechin, apoyado por Ramírez, que resaltó que los acuerdos firmados representan avances extraordinarios en la cooperación ruso-venezolana. 

El presidente Chávez, en la recta final de la campaña por su segunda reelección, destacó la cooperación de mutuo beneficio entre ambas naciones, en materia política, de seguridad, defensa, energía, tecnología, agricultura y vivienda. El viernes, el gobierno venezolano entregó 2.582 casas en los estados de Aragua, Táchira y Guárico, como parte de la Gran Misión Vivienda Venezuela, una de las populares misiones de Chávez - proyectos sociales que son el buque insignia de su gobierno -. El programa de construcción de casas tiene el objetivo de reducir el déficit habitacional en Venezuela y es apoyado por convenios con varios países, entre ellos Rusia. Dos días antes, durante una visita de inspección de la construcción de unidades habitacionales en la región sur de Caracas, Chávez también firmó un acuerdo de la Misión Vivienda con Sechin, que es ex viceprimer ministro ruso. En el Palacio de Miraflores, el presidente de Rosneft resaltó su honor en participar en la inauguración de los primeros complejos de viviendas con participación de constructores rusos. “Estamos impresionados con el trabajo de gran envergadura que se está realizando en Venezuela para desarrollar este sector”, afirmó.

Aparte de la firma de los acuerdos con PDVSA, el presidente de Rosneft también vino a Venezuela con una inusitada misión: entregarle a Chávez un terrier ruso de tres meses de edad regalado por el primer ministro ruso, Vladimir Putin. Chávez agradeció por el regalo y dijo que es un perro bueno y hermoso. “Lo estamos amaestrando. Lo voy a llamar El Ruso y yo le mandaré un chigüire (a Putin