El próximo Congreso mundial de compatriotas está previsto para finales de octubre en San Petersburgo. También sabemos que el 1 y el 2 de octubre en Moscú tendrá lugar el primer fórum económico de rusos en el extranjero. ¿Por qué hacía falta este evento precisamente ahora? ¿Cual es el potencial de desarrollo de la colaboración entre los círculos empresariales rusos y lo de compatriotas en el extranjero?

El Congreso mundial de compatriotas es el órgano representativo más alto que garantiza la cooperación entre los rusos en el extranjero y los órganos estatales. El Congreso se reúne, como mínimo, una vez cada tres años. Este año se celebrará el cuarto congreso consecutivo en San Petersburgo entre el 26 y el 27 de octubre.

En cuanto al fórum económico de compatriotas, hasta donde yo sé, ha sido organizado por el gobierno de Moscú, en concreto por el departamento de economía exterior y de relaciones internacionales de la ciudad. El objetivo es desarrollar una colaboración de mutuo beneficio así como utilizar su experiencia y sus posibilidades para promover los intereses económicos de Rusia en otros países.

​Los participantes tratarán diferentes cuestiones, entre otras los mecanismos para crear en el mundo una imagen positiva de Moscú como un centro financiero, económico y cultural internacional.

Atraer a estos compatriotas para que participen en proyectos económicos en Rusia se está convirtiendo en una tendencia cada vez más importante en nuestra política. Muchos de nuestros antiguos conciudadanos son empresarios de éxito en los países donde viven. En Rusia nos interesa que participen activamente en el desarrollo de su patria histórica.

En 2006 se aprobó un programa estatal para prestar colaboración a la repatriación voluntaria. ¿Hasta que punto ha sido efectivo? ¿Cuantas personas han regresado a Rusia?

 

Durante el tiempo de aplicación del programa han regresado a Rusia más de 98.000 personas, este año han sido casi 36.000.

La mayor cantidad de potenciales participantes proviene de Kazajistán, Uzbekistán, Moldavia y Armenia. Hay un considerable potencial migratorio todavía en Kirguizistán, Tayikistán y Ucrania. Se observa interés por el programa en los compatriotas que viven en Georgia, Azerbaiyán, Bielorrusia y países de la Unión Europea (Alemania, Letonia, Lituania, Estonia), así como en Israel, los EE UU y Bolivia.

Además, actualmente participan 40 de las 83 regiones. Habitualmente llegan El porcentaje de compatriotas que llegan a las regiones centrales sigue siendo alto. Una de nuestras prioridades consiste en atraer a nuestros compatriotas a las regiones de Extremo Oriente y Siberia.

¿Cual es la esencia de la nueva redacción del programa estatal firmado recientemente por el Presidente Vladímir Putin?

Ante todo, tendrá a partir de ahora un carácter permanente. El programa vigente tenía como plazo de finalización el año 2012.

Se han ampliado los tipos de actividad de los participantes. Ahora pueden participar no solo compatriotas que trabajan por cuenta ajena, sino los que estudian en las universidades rusas, así como aquellos que se dediquen a la inversión, el mundo empresarial y la actividad agraria.

Entre las nuevas medidas, podría señalar que ha quedado regulada la cuestión del estatus de los participantes del programa: una vez obtenido el certificado la persona lo ostentará durante un máximo de tres años. También se ha establecido la normativa para anular el certificado de un participante del programa.

​Finalmente, ha quedado más claramente definido la lista de familiares que entran entre los miembros de la familia de los participantes.

​La nueva versión del programa ha ampliado la posibilidad de estos compatriotas a volver a asentarse en Rusia, se ha hecho más efectivo y más focalizado.

En Argentina, Chile y Uruguay no reconocen los diplomas rusos, de igual modo que en Rusia no están reconocidos los diplomas de estos países. Esta pregunta le interesa a muchos de los compatriotas y ciudadanos de estos países que quieren trabajar en Rusia. Esta pregunta se ha discutido a nivel del ministerio de educación, pero hasta donde sabemos, sin resultados hasta el momento. ¿Dispone usted de más información? ¿Qué se está haciendo para resolver este problema?

Todas las cuestiones que usted ha tocado entran dentro de las competencias del Ministerio de asuntos Exteriores y del Ministerio de Educación de Rusia y son uno de los temas de las conversaciones bilaterales de Rusia con estos países. Este es un problema que ciertamente existe y que se resolverá según el orden establecido. Por mi parte añado que, en calidad de enviado especial del Presidente estoy dispuesto a utilizar todas mis capacidades y todo mi potencial, incluida mi pertenencia a la Duma, para ayudar en la solución de los actuales problemas de nuestros compatriotas, incluida la cuestión del mutuo reconocimiento de diplomas educativos.