Ha pasado casi un año  desde el abandono de Kudrin  y el tiempo ha demostrado que el Ministerio de Finanzas no solo no perdió terreno, sino que presentó una serie de propuestas que permiten hablar de que el departamento se está posicionando como una fuerza independiente en la escena política rusa.

 

“Por una parte, puede parecer que el poder ejecutivo ruso es una estructura monolítica. Los observadores externos suelen tener la impresión de que todas las ideas y reformas proceden exclusivamente del aparato presidencial  es decir, descienden desde arriba.

 

Sin embargo, está lejos de ser así. En el gobierno ruso existen muchas estructuras que presionan por sus intereses y tratan de poner en práctica sus propias iniciativas. Y el Ministerio de Hacienda es uno de los ejemplos más palpables de esto” dice el politólogo Mijaíll Romantsov.

 

Entre las propuestas recientes más interesantes del departamento de Siluanov se encuentra la creación, como resultado de una fusión, de una megarreguladora bajo protección del Banco Central del Servicio Federal de Mercados Financieros. Según fuentes del ministerio, el objetivo principal de esta asociación es minimizar las diferencias entre las estructuras y la consolidación en una única red de los sistemas de circulación de documentos.

 

De hecho, en lugar de dos reguladores financieros habrá uno. Los críticos de la medida afirman que después de la absorción del Servicio Federal de Mercados Financieros por el Banco Central surge el riesgo de que la nueva estructura posea a la vez funciones legislativas y ejecutivas, lo que puede influir negativamente en la libertad de mercado.

 

Sin embargo, desde el ministerio tranquilizan a los escépticos: para evitar un escenario negativo se creará un organismo independiente, al que se le atribuirán funciones como la lucha contra la información privilegiada, la protección de los intereses del consumidor, la protección de los derechos de los accionistas minoritarios, etc.

 

Otra de las batallas del Ministerio de Finanzas desde la época de Kudrin es contra gastos informales, según opinión del departamento. A principios de septiembre, Antón Siluanov declaró: “Existe un número de regiones de Rusia que llevan una política fiscal inadecuada e irresponsable, por lo que han caído en el endeudamiento. Por lo tanto, es necesario endurecer la responsabilidad de los gobernantes que han permitido ese agujero de deuda en los presupuestos regionales”.

 

Se trataba sobre todo de aquellas áreas en las que la deuda es más de la mitad del total de los ingresos, 20 regiones se encuentran en esta situación. Los jefes de las administraciones locales se tomaron la idea con hostilidad, diciendo que dejaran de inmiscuirse en su presupuesto, que el centro federal solo sabe castigar y no son capaces de proponer nada al respecto.

 

Desde el Ministerio de Hacienda aconsejaron pedir créditos no solo al Estado, sino también a los bancos comerciales, así como reflexionar sobre la reducción de personal funcionario.

 

Por otro lado, la optimización de la actividad de las agencias gubernamentales es una cuestión más de la agenda. Entre las propuestas estaba reducir el número de funcionarios en un 25% y aumentar el salario de los que se queden. La reducción se hará a través de un cambio del tipo de contrato, que pasará a ser de una duración determinada, esencialmente por subcontratación.

 

Vladímir Nazárov, experto del Instituto Gaidar de Política Económica, afirma que se trata de un paso muy útil para Rusia. “En la actualidad no se puede despedir a los funcionarios: tienen un contrato de duración indefinida, e incluso si la persona no hace frente a sus responsabilidades, sigue permaneciendo en su puesto. A partir de la reforma, si uno no hace su trabajo suficientemente bien el contrato simplemente no se renueva y ya está”.

 

Sin embargo, según el Ministerio de Finanzas, no solo no lo realizan bien su trabajo los
simples funcionarios sino también los diputados. Recientemente, empezaron a crecer  rumores que afirmaban que el Ministerio va a prohibir a los legisladores inmiscuirse en el presupuesto. Posteriormente, esta información ha sido refutada, sin embargo, dio tiempo a causar indignación entre los diputados.

 

Muchos declararon que este cambio implicaría acabar con las reuniones con sentido y sería completamente perjudicial. Según el analista internacional Evgueni Morzhov, estas ideas del Ministerio de Finanzas sugieren que Rusia está llegando gradualmente a la moda mundial de la tecnocracia.

 

"En los países desarrollados, y esto es especialmente evidente en Europa, la gente está muy cansada de los políticos. Los políticos en realidad no hacen nada como es debido, simplemente reparten grandes promesas y mantienen un pomposo programa de campaña electoral. Naturalmente, de esto no sale nada. Pero un Gobierno formado por expertos en lugar de políticos realmente puede ayudar al país en tiempos difíciles”,  dice Morzhov.

 

También existe la opinión de que el nuevo Gobierno ruso está deliberadamente formado principalmente por tecnócratas, para ponerlos en contra de los políticos profesionales. El politólogo Mijaíl Romantsov dice: “Naturalmente, las iniciativas de los expertos no son tan pretenciosas como las propuestas provenientes de los diputados. Por lo tanto, no están todavía en favor de las masas. Sin embargo, la población de Rusia está empezando a asimilar una sencilla verdad: 'No es oro todo lo que reluce'.

 

En efecto, no hay que juzgar la eficacia del trabajo por las promesas brillantes, sino por los resultados concretos. Y algunos de los mejores son los del Ministerio de Finanzas”.