Recientemente, en la provincia de Sverdlovsk ha habido dos conflictos sociales, cuya resolución reflejó la comprensión que tienen los funcionarios públicos de los principios en la política industrial del país.

 

 El primer caso ocurrió en la fábrica AMUR (la Sociedad Anónima Cerrada, Automóviles y Motores de los Urales) en Novouralsk, donde gracias a la intervención de la dirección regional se logró detener la segunda huelga de hambre en el último mes. Desde el 2003 la compañía está en manos privadas, la deuda asciende a 4.500 millones de rublos (unos 144 millones de dólares). De ellos, unos 28 millones son sueldos atrasados​, (unos 900.000 dólares) que AMUR no paga desde octubre del año pasado

 

 Las autoridades de la región han acordado con el gigante FGUP UralVagonZavod, (factoría de vagones para tren de los Urales)  que compartiera con AMUR parte del pedido de producción. Sin embargo, la población local no se hace ilusiones. El 14 de octubre tendrán lugar las elecciones a alcalde de la ciudad, y es con esto y no con las cartas desesperadas a Moscú, con lo que asocian la repentina atención de las autoridades.

 

 UralVagonZavod cuenta con una rica historia de relaciones mutuas con Vladímir Putin. El subdirector general de la fábrica, Alexéi Zharich creó un proyecto en internet en 2005 con el calro título de: ¡Por Putin!, que en el 2009 se reformateó como 'Putin 2012'. En diciembre del 2011, los trabajadores realizaron una reunión en Nizhni Tagil y posteriormente se estableció en Rusia el primer comité en apoyo de Putin.

 

 La verdadera estrella fue el exdirector de la corporación, Ígor Jolmanskij. En primer lugar, durante un programa de televisión en directo sugirió enviar refuerzos a Moscú para hacer frente a la oposición. Después, Jolmanskij se convirtió en el primer representante plenipotenciario del Presidente. El director general de la fábrica, Oleg Siyenko, se considera un viejo conocido del director de Rostejnologui, Serguéi Chemezov.

 

 Ahora UralVagonZavod tiene que pagar por su 'amor al poder', y pensar qué encargar a AMUR. “Estamos preparados para distribuir en AMUR nuestros encargos de producción, pero tenemos que determinar la capacidad de la planta. Haremos un seguimiento de la situación y luego definiremos un plan de acción", dijo Semión Mlodik, director general de la fábrica de tractores de Cheliábinsk, Uraltrak (incluida en la Corporación científico-industrial UralVagonZavod Cia. Ltda.).

 

 Algo similar ocurrió en otra ciudad de la región de Sverdlovsk - Krasnoturinsk. En la fábrica de aluminio de Bogoslovski, o BAZ, los miembros de un grupo llamado Rusal hicieron huelga de hambre. No solo los trabajadores, sino también tres miembros de la Duma de Krasnoturinsk. Se llegó a esta situación por la oposición de intereses empresariales entre Oleg Deripaska  y el anterior dueño de la fábrica y propietario de la planta Bogoslovski, Víctor Vekselberg. La planta se encontraba al borde del cierre, pero en Krasnoturinsk el 14 de octubre eligen alcalde. 

 

 La huelga de hambre la detuvo un grupo especial de visitantes que bajó de un helicóptero, al frente del cual estaba el ministro de Desarrollo Económico, Andréi Belousov, el director general de Rusal, Oleg Deripaska  y el gobernador de Sverdlovsk, Yevgueni Kuivashevim. El Estado  estaba dispuesto a calmar la situación. Todo concluyó con la firma de un contrato.

 

 Rusal recibe tarifas preferenciales para la energía eléctrica de Rosatom y un crédito del VEB (Banco de Economía Exterior)  por un monto de 55 millones de rublos (1,8 millones de dólares) con un 7% anual para el desarrollo de la producción (además, la tasa de refinanciación del Banco Central de la Federación de Rusia del 13 de septiembre de 2012 es del 8,25%  aproximadamente).

 

 “Estos ejemplos muestran que los problemas de una empresa en particular se pueden resolver de forma directa,  pero en cuanto las autoridades lo dejan de la mano y empiezan a ocuparse de otra cosa, enseguida caen en bancarrota”, dijo el director de Investigación Macroeconómica, Serguéi Alexashenko. "En economía, hay dos caminos y ambos pueden ser considerados normales. El primero es la dirección directa, pero para que funcione, hay que llevarlo a la perfección, y crear un Plan Estatal, un Comité de Distribución de Materias Primas y un Comité de Regulación de Precios. O debe existir una economía competitiva en la que vence el más fuerte.  El problema de nuestro Gobierno es que están tratando de mantenerse en el medio".


View Larger Map

 

 "No podemos predecir de ninguna manera las situaciones de crisis, solo podemos 'apagar incendios'. No hay nada malo en  ayudar con dinero del Fondo de Reserva en situaciones extremas, pero lo más importante no son los presupuestos, sino el trabajo serio de las instituciones económicas, y el perfil sociológico y demográfico. Deben estudiar la situación de cada región en concreto y desarrollar propuestas para el desarrollo de negocios. Se puede analizar cómo funciona una empresa, cómo pagar los impuestos. Además, hay no pocas compañías que pueden encontrar la manera de mejorar tal o cual empresa”, destaca el director del Consejo Federal Industrial, Delovaya Rossiya, Antón Danílov-Danilián.

 

La necesidad de trabajar con las fábricas problemáticas en un régimen de planificación y no de emergencia está dictada por los cambios en la agenda política del país. Cualquiera que haya sido la elección oficial de los gobernadores, las protestas sociales se están convirtiendo en una amenaza real para ellos y un factor importante en la política regional.