En agosto de este año, el índice de desempleo en Rusia ha sido un 15,3% inferior al de agosto de 2011. A principios de septiembre de 2012, alrededor de 3.955.000 personas (el 5,2% de la población activa) estaban buscando trabajo, según los analistas de Rosstat. Estos datos se han obtenido utilizando la metodología de la Organización Internacional del Trabajo: mediante encuestas de opinión.

“Supone un mínimo histórico”, ha dicho Andréi Korovkin, director del laboratorio de previsión de las fuentes laborales en el Instituto de Previsión Económica de la Academia Rusa de las Ciencias. “El anterior récord en Rusia era de mayo de 2008, con 4.097.000 personas”.  Ígor Poliákov, experto líder del Centro de Análisis Macroeconómico y Previsión a Corto Plazo, ha señalado que en 1993 seguramente se alcanzó un índice aún menor, pero en aquel momento el centro estaba teniendo dificultades con su método de evaluación, por lo que el índice de este año puede considerarse un récord.

“Es imposible que el paro descienda más, este es el mínimo natural”, afirmaba Korovkin. Aunque no ve nada de positivo en un nivel tan bajo de desempleo. “Esto significa que las compañías no se están tomando en serio la modernización de la producción ni el aumento de la productividad de sus trabajadores. Como consecuencia de esto, el mercado laboral podría sufrir un nuevo déficit de trabajadores en el futuro”.

Según Korovkin, el desempleo ruso sufrirá dentro de poco el ascenso habitual de temporada, mientras que el índice medio anual se pondrá al nivel de los años anteriores a la crisis, 2007 y 2008. Si al comienzo del año su instituto preveía que cinco millones de personas estarían en el paro en 2012, ahora anticipa una cifra media anual de entre 4,8 y 4,5 millones si el crecimiento del desempleo de temporada no es significativo. 

“El desempleo siempre aumenta en otoño: si no en septiembre, en octubre seguro”, ha declarado Poliákov. Ha apuntado que el desempleo en el sector manufacturero, por ejemplo, apenas ha crecido este año. Sin embargo, la mala cosecha, en su opinión, va a conllevar un descenso estacional del empleo en el sector de procesamiento y en el de transporte. Según los cálculos de Poliákov, el desempleo en Rusia el último cuarto de 2012 debería ser del 5,7% y aumentar en el primer cuarto de 2013 a un 5,9% aproximadamente.

Pero el Ministerio de Empleo de Rusia no anticipa grandes cambios en el mercado laboral ruso, incluso en el caso de que hubiera otra crisis económica global. No obstante, para regular el empleo y dar beneficios sociales a los que han perdido o perderán sus trabajos, el gobierno planea gastar 594 700 millones de rublos (unos 15500 millones de euros) entre 2013 y 2020, en los que se incluyen 529 000 millones de rublos del presupuesto federal.

En agosto, la tasa de desempleo en Estados Unidos ha sido de un 8,1%, mientras que los países de la eurozona han alcanzado una nueva máxima histórica, con un 11,3%. La media de desempleo en la Unión Europea ha sido de 10,4%. El nivel más alto lo tiene España (25,1%) y el más bajo, Austria (4,5%). Por su parte, Francia tiene un índice del 10,3%, Gran Bretaña un 8% y Alemania un 5,5%.

Artículo publicado originalmente en ruso en Védomosti.