La momia, objeto de adoración para la población aborigen de Altái, fue llevada en helicóptero a Gorno-Altaisk. Estuvo escoltada por el ministro de Cultura de la región, Vladímir Konchayev, y fue recibida por legisladores, periodistas y el público en general.

Tras una breve ceremonia de bienvenida, la princesa de Altái, de unos 25 años de edad, fue llevada al Museo Nacional de la República de Altái, en donde será exhibida. La inauguración oficial del museo está programada para el 26 de setiembre.


View Larger Map

Las excavaciones se realizaron en 1993, entonces se descubrieron la momia y seis caballos con sus monturas y bridas en el congelado territorio de la meseta de Ukok, Altái, cerca de la frontera con Mongolia. La momia desde entonces había sido enviada al Instituto de Arqueología y Etnografía de Novosibirsk, en donde fue estudiada por investigadores.

Apenas se conoce nada acerca de su verdadera historia, aunque los análisis de ADN y la reconstrucción de su rostro indican que era de origen europeo, no asiático. Hallada en la frontera entre China y Mongolia, en un primer momento se creyó que era de origen escita.

En junio de 2006, los arqueólogos Viacheslav Molodin, vicepresidente de la rama siberiana de la Academia Rusa de Ciencias, y Natalia Polosmak, investigadora jefa del Instituto de Arqueología y Etnografía de Novosibirsk, ganaron un Premio Estatal por este valioso hallazgo.

Numerosas personas en Altái creen que la princesa es la antepasada de la humanidad. Desde que fue descubierta, insistieron con que debían devolverla a su tierra originaria. Los investigadores siberianos se oponían a su devolución  y   argumentaban que no existían las condiciones necesarias para mantener a la momia intacta, lo cual forzó a las autoridades de dicha república a poner a punto el Museo Nacional.

Gazprom desembolsó un total de 742 millones de rublos (alrededor de 23 millones de dólares) para financiar el proyecto. Se ha construido un mausoleo especial en forma de túmulo funerario para el sarcófago con la momia. El mausoleo cuenta con todo el equipamiento necesario para mantener la temperatura, la humedad y la ventilación adecuados.

Asimismo, se planea construir una edificación ritual Bai Tash (las Puertas Doradas de Altái) en la frontera administrativa de la República de Altái, en la carretera federal M-52. El monumento exhibirá la piedra sagrada Bai Tash de la meseta de Ukok.

Artículo publicado originalmente en ITAR TASS