Se impuso la lógica que marca un presupuesto, el del Barca, que multiplica por cinco al del Spartak. Al conjunto moscovita le queda el orgullo de haber competido de tú a tú con todo un Barca en el Camp Nou (3-2), escenario donde los rivales de toda estirpe acostumbran a salir escaldados. El Spartak tensó al límite al mejor equipo de Europa, que recurrió a quién sino Messi (2 goles) para remontar en la última media hora y salvar los muebles en esta primera jornada de Champions League. El empate a cero entre Celtic y Benfica en el otro partido del grupo minimiza el daño de una derrota por otra parte previsible.

El joven Cristian Tello inauguró el marcador para el Barcelona en el minuto 13 con un disparo ajustado desde la frontal área. Abierta la lata, el equipo español puso el piloto automático: se dedicó a marear la pelota a dos tercios de campo, dejando que las ocasiones de gol cayesen como fruta madura. Una receta tan conocida como efectiva. Sin embargo, el guión se torció a la media hora de juego. El nigeriano Emenike llegó a la línea de fondo y centró al corazón del área, donde Ari esperaba con la caña. No hizo falta su remate. Dani Alves llegó antes pero su despeje en pifia terminó en la meta propia. 1-1, minuto 30, el partido ‘volvía a empezar’. El Barcelona perdió el ritmo con el gol encajado, así se llegó al descanso.


El equipo moscovita salió envalentonado tras el paso por vestuarios. Físicamente más fresco que el Barca, sus contras eran cada vez más peligrosas. El centrocampista brasileño Rómulo, el mejor del Spartak hoy (¡qué gran fichaje!), finalizó a bocajarro en el 59’ una soberbia jugada colectiva del equipo ruso para subir el 1-2 al marcador. En vez de provocar dudas en el rival, el tanto despertó a la bestia. El Barcelona mostró su mejor versión en la última media hora, que son palabras mayores. Messi dio la vuelta al partido en diez minutos. Empató en el 71’ tras jugada de Tello y culminó la remontada de cabeza en el 80. "Esta victoria es mérito nuestro, tras un partido tan complicado, no es fácil cuando se cierran atrás todos en el área y tienen un delantero muy bueno y rápido que sale bien a la contra", explicó el propio Messi tras el encuentro.  


Emery: “Messi, la excelencia futbolística”


Pese a la derrota, el entrenador del Spartak, el español Unai Emery, se mostró satisfecho por la imagen ofrecida: "El equipo ha buscado la victoria y eso nos dice que las cosas nos pueden salir bien en el futuro. El objetivo era que el Barcelona no tuviera muchas ocasiones de gol. Sabíamos que era difícil mantener un resultado victorioso. Hemos decidido jugarle un poco más atrás y 90 minutos son muy largos, contra este equipo hay que hacer un partido perfecto. Es uno de los dos o tres favoritos para ganar la Champions”, resumió el técnico del conjunto moscovita, que no escatimó elogios para su verdugo: "Hablar de Messi es hablar de la excelencia futbolística”.

Algo más de 5.000 aficionados rusos asistieron al partido en directo, incluido un pequeño pero ruidoso grupo a pie de césped. El ambiente fue cordial y no se registraron incidentes, al igual que el día anterior en el Zenit-Málaga. Por cierto, que este miércoles por la tarde se pusieron a la venta en la tienda del Spartak las entradas del partido de vuelta, en Moscú contra Barcelona. Aunque quedan todavía dos meses (se disputará en Luzhniki el 20 de noviembre), la cola de aficionados daba la vuelta a la manzana…