Los ojos del fútbol europeo y mundial siguen de reojo al Zenit de San Petesburgo desde que la tarde del 3 de septiembre rompiese la baraja del mercado, gastándose 90 millones de euros en los fichajes de Hulk y Witsel. Casualidad o no, el campeón ruso suma sus partidos por derrotas desde el debut de sus dos flamantes incorporaciones. Al doloroso 0-2 en casa ante el Terek Grozni checheno del pasado viernes, correspondiente a la liga nacional y donde ambos jugadores saltaron al campo en la segunda parte, se suma ahora un rotundo 3-0 en Málaga en el estreno europeo.


Las expectativas puestas en el Zenit son lógicamente altas, también a nivel continental, donde el curso pasado cayó eliminado en octavos de final de la Champions League. La idea es que estos dos fichajes, de talla mundial, sean el punto de inflexión para un salto de calidad que posicione al club de San Petesburgo en el mapa del fútbol europeo. Quizá por eso este 3-0 en la primera jornada de la Champions League sabe a bofetada de realidad. El entrenador italiano Luciano Spalletti tiene mucho trabajo por delante para capitalizar en rendimiento deportivo la inversión en fichajes.

El centrocampista belga Witsel fue baja en Málaga por lesión mientras que el delantero brasileño Hulk jugó los 90 minutos, más participativo que acertado. El conjunto español se adelantó en los compases iniciales (2’), de la mano de Isco, en brillante jugada individual ante una zaga rusa ciertamente contemplativa (más leña al fuego para el criticado Bruno Alves). Sólo un minuto después, Hulk conectó un soberbio misil con la zurda.

 

Pudo haber cambiado la dinámica del partido, pero el balón se estrelló en el travesaño. El Málaga se creció entonces, sacando por momentos los colores al campeón ruso. El veterano delantero argentino Javier Saviola subió en el minuto 12 el 2-0 al marcador en una magnífica jugada colectiva. “Nos falta carácter para competir en Europa. Ni yo mismo me puedo explicar los primeros 20 minutos. Ahí se nos escapó el partido. La responsabilidad es mía por no haber sabido transmitir la dificultad del Málaga”, resumió Spalletti.


Jugadores del Zenit tras encajar un gol. Fuente: fc-zenit.ru.

Jugadores del Zenit tras encajar un gol. Fuente: fc-zenit.ru.


Tras la peor media hora de la temporada, el Zenit recuperó el pulso antes del descanso. Kerzhakov, Shirokov y Lombaerts dispusieron de ocasiones para recortar distancias, pero no era el día. El paso por el vestuario no rompió el ritmo Zenit, que acaparó la posesión de balón en la segunda mitad y creó ocasiones de gol con intermitencia. Pero Kerzhakov y Fayzulin estuvieron negados toda la velada. Isco con un disparo lejano anotó el 3-0 en el minuto 76 y mató el partido. Algo más de un millar de aficionados del Zenit siguieron el encuentro en directo en la Rosaleda. La mayoría viajó desde Rusia en los días previos, a los que se sumaron compatriotas afincados en Andalucía. No hay constancia de incidentes. AC Milán y Anderlecht empataron sin goles en San Siro en el otro encuentro del grupo.

Gazprom, nuevo patrocinador de la Champions


El Málaga-Zenit se enmarca en la primera jornada de la temporada Champions League, que sirvió como debut de Gazprom como patrocinador oficial de la competición. El gigante energético ruso, dueño del Zenit, se une de esta forma a un selecto club junto a Sony, Ford, Unicredit, Heineken y Mastercard. “Gazprom tiene una larga tradición en el patrocinio del fútbol en Rusia y en Europa (además del Zenit, patrocina al Chelsea inglés y al Shalke’04 alemán). Esta cooperación con la Champions League nos ayudará a construir nuestra identidad y brand awarness a nivel global”, declaró Alexéi Miller, director ejecutivo de la compañía rusa, el día en que se anunció el acuerdo por tres temporadas.