Según la agencia analítica Avtostat, en agosto los consumidores rusos compraron  241.500 vehículos y las previsiones indican que en lo que resta de año la demanda rusa permanecerá estable, citó el diario Vedomosti.

Por venta de coches en el octavo mes del año, el tercer lugar lo ocupó Francia con 115.349 vehículos, el cuarto lugar correspondió a  Inglaterra con 59.433 unidades, y en el quinto lugar a Italia con 56.447 coches.

Las estadísticas de agosto también confirmaron la tendencia general a la baja del mercado automotor europeo, con cifras de ventas inferiores en comparación con el mismo periodo en 2011.

Expertos consideran que la reducción de las ventas está condicionada a los temores que causa en los consumidores la crisis de la deuda europea, y  la Asociación de la Industria automotriz de Alemania  (VDA) constató que la cantidad de pedidos de autos continúa descendiendo, en la mayoría de las plazas principales del mercado europeo.

Las estadísticas de agosto confirmaron la tendencia general a la baja del mercado automotor con cifras de ventas inferiores en comparación con el mismo periodo en 2011 en toda Europa.Y no obstante, según cifras de enero a  agosto, Alemania es líder con 2.108.7186 coches vendidos, mientras que Rusia en el mismo periodo adquirió 1.927.752 automóviles.

Expertos consideran que el mercado ruso ocupará el primer lugar de Europa en los próximos años, posiblemente a partir de 2014, en mayor medida, si continúa estancada la crisis de la deuda en el Viejo Continente. De conservarse las actuales tendencias en 2014 el mercado ruso puede subir hasta 3,4 millones de automóviles, mientras que Alemania tendría 3,2 millones de coches.

Potencialmente, el mercado rudo puede crecer debido a que el parque automotriz es más antiguo que el alemán. La mitad de los coches en Rusia tienen en promedio siete años de antigüedad, aunque las ventas también dependerán de las condiciones de crédito que ofrezcan los bancos rusos, que a su vez, dependen de las convulsiones económicas en Europa.

Hace cuatro años, de junio a agosto de 2008, Rusia también desbancó a Alemania por la cantidad de coches vendidos, pero los efectos de la crisis también afectó el mercado, y en ese año, Rusia terminó en el quinto lugar entre los mayores compradores de coches en Europa.

Según expertos,  boom de vehículos en Rusia agravará agudos problemas urbanos como la polución, la congestión  de las vías y el déficit de lugares para aparcamiento.

Actualmente, las vías y autopistas en Moscú y San Petersburgo físicamente no son suficientes para acoger el parque automotriz que solo en la capital aumento en 380.000 en 2011, según declaró recientemente el alcalde adjunto para asuntos de ampliación urbana de Moscú, Marat Jusnulin.

El funcionario también reconoció que los 78 kilómetros de vías nuevas que se construyen cada año en Moscu son insuficientes para descongestionar las vías moscovitas que en promedio permanecen parcialmente congestionadas 5,8 horas diarias.

Artículo originalmente publicado en RIA.