El próximo 3 de octubre se celebrará en Nicosia (Chipre) una reunión del Consejo Permanente de la Asociación Rusia-UE sobre cuestiones de  libertad, seguridad y justicia entre  representantes del Ministerio de Justicia y el Ministerio del Interior. La delegación rusa estará encabezada por el ministro de Justicia, Alexánder Konovalov. Uno de los temas principales de la reunión será la liberalización del régimen de visados.

 

El diálogo sobre el régimen de visados entre Rusia y la UE sigue dos direcciones. Por un lado se trabaja la aplicación de una lista de 'medidas comunes' aprobada a finales del año pasado, y por otro, en la posible abolición del régimen de visados ​​existente. En cuanto a la primera dirección no se esperan sorpresas. Los negociadores en Chipre solo llevarán a cabo resultados intermedios de las 'medidas conjuntas'. Las partes tuvieron tiempo al menos de intercambiarse los informes de progreso en cuatro áreas clave, y ahora se están preparando para enviarse unos a otros inspecciones para verificar el trabajo en los puestos fronterizos de control.

 

El avance podría ocurrir en el segundo ámbito. Las partes esperan en Chipre eliminar la última cuestión controvertida y dar pasos favorables hacia la firma de un acuerdo que modifique el firmado en 2006 sobre la facilitación de la expedición de visados ​​a los ciudadanos de la Federación de Rusia y la UE.

 

En la nueva edición se incluye la completa abolición de visados ​​para determinados ciudadanos:  miembros de las tripulaciones de líneas aéreas civiles y de la Marina civil. Además hay una ampliación de la lista de titulares de visados ​​de múltiples entradas válidos por cinco años, y la simplificación de los procedimientos de visado para todos los ciudadanos que ya hayan recibido un visado anteriormente. El único obstáculo para la firma de este acuerdo es la cuestión de los pasaportes de servicio: Moscú insiste en la supresión de los visados ​​para los titulares de los mismos, Bruselas se opone.

 

Los pasaportes de servicio los emite el Ministerio del Exterior de Rusia a empleados ordinarios de misiones diplomáticas y consulares, a las organizaciones internacionales, a militares que viajan al extranjero, a empleados de las empresas estatales y del Banco Central, a los miembros de los servicios administrativos y técnicos de la Oficina de la Presidencia del Gobierno, de la Duma del Estado, y otros empleados de agencias gubernamentales y miembros de sus familias. El número de titulares con estos pasaportes oficiales en Rusia es de unos 15.000, y en la Unión Europea cerca de 20.000.

 

Según una fuente de la delegación de la UE, Bruselas dejaría la cuestión de la abolición de visados ​​para pasaportes de servicio fuera de los marcos del acuerdo "debido a las dudas sobre si los pasaportes oficiales rusos se emiten solo a aquellos a quienes son merecedores de ellos".

 

Aunque la parte rusa está en total desacuerdo: "¿Cómo se puede decir que se expiden pasaportes sin control, si son concedidos por la una sección de un departamento de un ministerio?”

 

Según palabras del funcionario ruso, Moscú ha enviado a Bruselas en repetidas ocasiones explicaciones sobre el procedimiento para la emisión de pasaportes de servicio a los ciudadanos de Rusia. Sin embrago el negociador europeo insistió: "Hay dudas de que este orden se observe". 

A las conversaciones técnicas se superpusieron contradicciones más profundas. Según una fuente de la delegación de la UE, Bruselas daría mayor libertad de movimiento a aquellos grupos de ciudadanos que "favorezcan más activamente el acercamiento de los pueblos y la ruptura con los estereotipos existentes: estudiantes, académicos, representantes de organizaciones no gubernamentales, periodistas y empresarios. Los funcionarios no son nuestra prioridad", declaró.

 

En Moscú, se hace hincapié en otras cuestiones. "Este no es un acuerdo de intercambio de jóvenes y se aplica a todas las categorías de ciudadanos", replica el negociador ruso. Según él, Rusia da pasos "en un camino que aboca hacia la abolición total de visas".

 

"En 2006, se cancelaron visas para titulares de pasaportes diplomáticos, 'el más seguro' para la UE desde el punto de vista de la inmigración de ciudadanos. El siguiente paso sería la eliminación de visados ​​para pasaportes de servicio. Luego a estos pueden seguirles los estudiantes o la tercera edad, etc. Pero si ni siquiera quieren hablar de pasaportes oficiales, ¿cómo entonces creer sus palabras sobre la disposición para cancelar por completo los visados?"

 

Hasta el momento, la cuestión de los pasaportes oficiales parecía un callejón sin salida. Sin embargo, en el curso de la preparación para la reunión en Chipre, comenzaron a discutirse las condiciones del acuerdo que pueden desbloquear la situación. Una posibilidad podría ser la supresión de visados ​​para los titulares de pasaportes de servicio electrónicos (propuesta de Rusia) o la exención de determinadas categorías de visados para titulares de pasaportes oficiales (idea de la UE).

 

Rusia cuenta con el apoyo de Chipre, que actualmente ostenta la presidencia de la UE. Nicosia tiene una razón para ocuparse de los funcionarios rusos: esta semana medios de comunicación chipriotas informaron que Moscú dará un crédito a Chipre de 5.000 millones de euros. Si las negociaciones en octubre tienen éxito, el acuerdo sobre la liberalización del régimen de visados ​​podría ser firmado en diciembre, durante la cumbre UE-Rusia que se celebrará en Bruselas.

 

Artículo publicado originalmente en ruso en Kommersant