El equipo estará compuesto exclusivamente de presos: los mejores grandes maestros del cautiverio. Según opinión de los especialistas, Rusia tiene un mayor potencial. Pero en las prisiones estadounidenses también hay jugadores de nivel. En principio, la lucha promete estar muy reñida.

Estas noticias se han hecho públicas en la final del X Campeonato de Ajedrez de toda Rusia entre Presidiarios. A diferencia de los torneos corrientes, en este campeonato hay varios ganadores, todos los cuales obtienen el mismo premio: el derecho a jugar contra Karpov en una exhibición de partidas simultáneas.

Una partida así vale su peso en oro. Especialmente en la cárcel. Las tradicionales finales simultáneas se retransmiten en directo por internet. En ellas Karpov se enfrenta a una liga de campeones presidiarios, que para lograr un puesto frente al ilustre Gran Maestro, han tenido que ganar, en primer lugar, un torneo de eliminatorias en su colonia y después convertirse en el campeón de los presidiarios de su distrito federal.

“El nivel de los jugadores asciende cada año”, declaró Karpov antes del comienzo de las partidas. “Lo cierto es que uno de los mejores ajedrecistas ya ha salido de prisión. Era un jugador asiduo en estos torneos, de hecho una vez incluso me hizo tablas. Pero la última vez dijo que lo soltaban. Espero que le vaya todo bien”.

La creación de clubes de ajedrez en las prisiones es una de las iniciativas sociales que emprendió el departamento de prisiones de Rusia. Puede que algunos de estos reclusos se sientan atraídos al juego limpio gracias a los cuatro caballos, o que, al menos, el ajedrez les ayude a organizar sus pensamientos.

Curiosamente, este programa para presidiarios ha resultado ser 'contagioso'. Según Karpov, los primeros en copiarlo han sido los brasileños. En la provincia de São Paulo celebran eventos ajedrecísticos para presos adolescentes. También se están introduciendo clubes de ajedrez en cárceles ucranianas y, desde este año, se está implantando una idea parecida en las prisiones de EE UU.

Karpov ha impulsado recientemente un programa de desarrollo del ajedrez en las escuelas de Chile, pero lo cierto es que el presidente chileno se había interesado en primer lugar por los clubes de ajedrez para presidiarios.   

Artículo publicado originalmente en ruso en Rossíyskaya Gazeta.