En los últimos años, a menudo ha dado la sensación de que la diplomacia se había trasladado de esas 'salas llenas de humo' en encuentros internacionales, a las pantallas táctiles. Mucho se ha dicho sobre la nueva dimensión de la diplomacia pública, con frecuencia llamada e-diplomacia y 'twiplomacia'.

Mientras que, hablando en serio, los buenos contactos confidenciales 'de toda la vida' no se han abandonado (ni se abandonarán). Aunque la conquista del espacio digital por parte de los diplomáticos es una tendencia creciente hoy día. Los medios de comunicación de todo el mundo cubren la actividad en línea con el Departamento de Estado de EE UU (cuya página web se encabeza con la divisa “Diplomacia en acción”) y del Ministerio de Asuntos Exteriores británico. Se ha hablado demasiado poco, sin embargo, del compromiso digital de Rusia para con el exterior, cuando de hecho hemos avanzado significativamente y todavía existe un gran potencial de crecimiento, incluso en Londres. Vean la página web de nuestra embajada, por ejemplo (www.rusemb.org.uk).

De hecho, el año pasado Rusia pasó por delante de Alemania como el mayor mercado de internet de Europa: más de 54 millones de usuarios mensuales que aumentan a toda velocidad. Aproximadamente un 7% de todas las páginas web del mundo están en ruso; la contribución de la economía de internet al PIB de Rusia alcanzará hasta un 3,7% en 2015 (no en menor medida debido a que la conexión de banda ancha en Moscú es mucho más rápida que en la mayoría de capitales europeas).

Rusia es uno de los poquísimos países donde el motor de búsqueda local (Yandex) y la red social local (VK) ganan a sus rivales extranjeros en libre competencia. Rusia no filtra ni bloquea contenido en la red (exceptuando pornografía infantil y una lista limitada de páginas que incitan al odio), y el gobierno tiene interés en hacer de la web un medio universal para recibir y controlar los servicios públicos, reduciendo así la corrupción.

Entonces, poseemos un nivel de especialización suficiente para estar bien representados en el ciberespacio. La pregunta es, ¿cómo conviene usarlo para que se oiga nuestra voz? No es un secreto que los titulares internacionales se definen, en su mayoría, en los medios de comunicación en lengua inglesa. Cuando éstos silencian voces alternativas, como hicieron y continúan haciendo con Libia, Siria y otros conflictos internacionales, estas cuestiones recibirán poca o ninguna atención por parte del público.

Pero las cosas han cambiado desde los tiempos en que las guerras coloniales se desataban por una carta al Pall Mall Gazette sobre mujeres blancas siendo abducidas por malvados nativos. Con el advenimiento de internet, las voces disconformes tienen la posibilidad de ser escuchadas. Descubrí el poder de este nuevo periodismo de guerrilla en mis encuentros con blogueros británicos. Si eres inteligente, original y productivo, tu mensaje tiene ahora la oportunidad de ser transmitido (éste es también el enfoque de la nueva cadena de televisión rusa RT, que a menudo da voz a quienes los medios de comunicación dominantes ignoran, y que se ha convertido en el tercer canal informativo más popular en el Reino Unido, después de la BBC y Sky).

Para un diplomático, las incursiones en el mundo digital suponen un reto. Las personas que hacemos este trabajo estamos acostumbrados a contenernos y con frecuencia creemos que, una vez publicada nuestra postura sobre un tema en la web oficial, quienes deben saberlo, lo saben. Aunque siempre haya gente que sólo sabe lo que quiere saber. Se nos ha enseñado a ser inteligentes en todo momento, originales a veces y nunca provocadores; ahora debemos aprender a combinar estas tres. En un país como Gran Bretaña, donde dos tercios de los usuarios adultos de internet están en Facebook y una cuarta parte en Twitter, uno no puede ignorar dichas redes y debe aprender su lógica de comunicación.

El éxito de la comunicación digital no se consigue sólo con emitir comunicados de prensa: tiene que ver al mismo tiempo con la conversación y la participación activa. Incluso los comentarios negativos llegan a suscitar debate y ayudan a hacer entender el mensaje original. Y, mientras muchos aún no ven posible transmitir una idea con 140 caracteres de Twitter, yo estoy plenamente convencido de que son suficientes para despertar el interés y animar a aquellos que leen el post a reflexionar y llegar a sus propias conclusiones. Mi primera conferencia vía Twitter, el pasado mayo, lo confirmó.

Otro reto para la e-diplomacia es la 'cultura del anonimato' característica de la red: cualquiera puede adoptar cualquier perfil, y dirigirse o incluso atacar a cualquiera (aunque GB ya ha pasado por una serie de “juicios a los trolls de Twitter” recientemente). No deberíamos ignorar a tales interlocutores, puesto que viven según unas normas específicas. Pero para quienes ejercen la diplomacia pública, ésta no es una buena opción. Nuestro mensaje debería ser claro. Es por eso que yo (@Amb_Yakovenko) estoy orgulloso de ser uno de los sólo 35.000 usuarios de Twitter verificados en todo el mundo.

Rusia se unió al club de los 'grandes poderes de la twiplomacia' hace relativamente poco, y en la clasificación de seguidores de Londres, nuestra embajada es la tercera después de EE UU e Israel, que han invertido fuertemente en este instrumento para las políticas exteriores durante un largo período de tiempo. Durante la conferencia anual de embajadores en Moscú de este año, el Presidente Putin nos animó a utilizar estas nuevas herramientas diplomáticas para discutir, de un modo más eficaz, nuestros puntos de vista y posturas en los asuntos internacionales. Creemos que, cuanto más sepan los ciudadanos acerca de nuestras políticas y de nuestro país, mejor nos entenderán. Y conocernos mejor unos a otros contribuye a la paz y la estabilidad.

Alexánder Yakovenko es Embajador de la Federación Rusa para el Reino Unido. Fue Viceministro de Asuntos exteriores para la Federación Rusa. Sígalo en Twitter: @Amb_Yakovenko

La Embajada rusa de Londres tiene presencia en las siguientes redes sociales:

www.twitter.com/Amb_Yakovenko

www.twitter.com/RussianEmbassy

www.facebook.com/RussianEmbassy

www.youtube.com/RussianEmbassy

www.slideshare.net/rusemblon

www.flickr.com/photos/rusembassylondon

russianembassy.livejournal.com