La Duma estatal reanuda sus sesiones tras el descanso veraniego con el escándalo de la retirada de la inmunidad parlamentaria al veterano diputado del partido Rusia Justa, Guenadi Gudkov. Este miembro de la oposición apoyó activamente las manifestaciones antigubernamentales de invierno y primavera. Las múltiples inspecciones a las que se ha sometido su negocio familiar por parte de los órganos judiciales, iniciadas en opinión del diputado por orden del gobierno, han finalizado en una petición de la fiscalía a la Duma,  solicitando la retirada de su acta de diputado.

Gudkov es un hombre conocido en el mundo político. Coronel del FSB en la reserva, antiguo miembro del KGB y posteriormente empresario. Es propietario de múltiples empresas de seguridad que forman parte del conglomerado 'Oskord'. Llegó a la Duma en 2001 y ha sido elegido parlamentario en cuatro mandatos consecutivos. Estuvo a la cabeza del 'Partido del Pueblo', pero participó en grupos de trabajo de Rusia Unida, el partido en el gobierno. Este hecho se omite en la biografía de su página oficial. La búsqueda de un partido adecuado le llevó las filas del grupo 'Rusia Justa'.

Tras las elecciones parlamentarias de diciembre de 2011, Gudkov se dedicó de forma activa a las labores de oposición. No hubo ni un solo mitin importante en Moscú que no contara con su presencia. Participó no solo en la capital, sino también en las provincias, por ejemplo, fue en apoyo de un compañero en huelga de hambre, Oleg Shein, que perdió las elecciones a la alcaldía de Astraján. 

La actividad en la oposición de Gudkov no pasó desapercibida en el Kremlin. En cualquier caso, eso es lo que afirma el mismo político, que atribuye sus desventuras a las autoridades. En verano los órganos judiciales fijaron su atención en 'Oskord' que pertenece a la familia de los Gudkov.

El motivo de la inspección fue la información de un informador anónimo, que denunciaba supuestas infracciones en la compañía. Hasta ahora este documento no ha sido presentado ni ante la Duma, ni ante el equipo de Gudkov. Posteriormente, la causa contra el político pasó al extranjero.

El ciudadano búlgaro Ivailo Zartov, con quien Gudkov mantuvo relaciones empresariales en el pasado, declaró que este tiene negocios en su país. Las consecuencias de este hecho tardaron en confirmarse y se consideró motivo suficiente para iniciar un procedimiento penal contra el miembro de Rusia Justa.

Pero no se pueden tomar acciones legales contra un diputado en activo, mientras no le sea retirada la inmunidad parlamentaria, por decisión del propio parlamento. Así ocurrió la pasada primavera, cuando el comunista Vladímir Bessonov fue despojado de la inmunidad tras haber sido acusado de agredir a un policía. Anteriormente también se había quitado la inmunidad al diputado del LDPR Ashot Eguiazarian, bajo sospecha de fraude.

En el caso de Gudkov, han sido la Fiscalía general y el Comité de Investigación quienes se han dirigido al presidente de la Duma, Serguéi Narishkin, solicitando que se le retire inmediatamente el acta de diputado.

Los miembros de Rusia Unida en la cámara baja han condenado públicamente a Gudkov sin esperar una decisión oficial. La cuestión de la retirada del mandato se discutirá en la sesión plenaria del 12 de septiembre. Hasta ese momento debe ser la Comisión para el control de los ingresos de los diputados la que se ocupe del 'caso Gudkov'.  Y la comisión, como era de esperar, ha accedido a examinar los datos presentados por la fiscalía.

El mismo implicado ha mostrado su disposición a colaborar. Sin embargo, no olvidó llamar la atención a sus colegas sobre el hecho de que todas las acusaciones que se le imputan se remontan al año 2009, es decir antes de la anterior legislatura. Además, hay una incongruencia legal. Por un lado los diputados tienen prohibido entrar en los órganos directivos de las empresas, pero por otro, cualquiera que tenga acciones entra a formar parte de los mismos inmediatamente. Los diputados no tienen prohibido tener acciones o participaciones, tan solo tiene la obligación de traspasárselas a una administración confidencial, lo que Gudkov hizo en 2009.

Resulta curioso que Guenadi Gudkov no es el único inquilino de la Duma estatal con acciones y del que se podría sospechar que tuviera actividad empresarial. Su hijo, también diputado, ha puesto en marcha un proyecto con el fin de defender los intereses de su padre y pretende descubrir a diputados de Rusia Unida con actividades empresariales.

Dmitri Gudkov dice que en el parlamento se sientan 93 accionistas de Rusia Unida, y la abrumadora mayoría de ellos están bajo sospecha de realizar algún tipo de actividad empresarial. El joven político publicó los datos recabados en internet y se los entregó a los medios de comunicación. En respuesta, la directiva de Rusia Unida, culpa a la oposición de "contrato familiar", pero no se han apresurado a comprobar los datos publicados.

Si Guenadi Gudkov pierde su acta de diputado el 12 de septiembre, sería la segunda vez que sucediera en la historia de la cámara baja del parlamento ruso.  En 1995, se echó al organizador de la pirámide financiera MMM, Serguéi Mavrodi.  Sin embargo, los partidarios de Gudkov afirman que Mavrodi desde el principio se presentó al parlamento para intentar protegerse de los tribunales, la retirada de su inmunidad se produjo violando el procedimiento reglamentario, aunque el motivo de la misma fuera un fraude muchísimo más serio. Mavrodi tan solo se sentó en el banquillo de los acusados en 2003, consiguiendo evitar los tribunales hasta entonces.

Gudkov a dado a entender que no tiene intención de esconderse. "Nadie está libre de la cárcel ni de mendigar", dijo el político a los periodistas después de la sesión de la comisión de control.