En el año 2013 se crearán las primeros cinco zonas de descanso en los bosques, que estarán a disposición del público en general. Evgueni Trunov, jefe del Comité Forestal de la Región de Moscú, explicó que antes de final de año se determinará qué lugares ocuparán exactamente.

En estas zonas verdes también se plantea crear escuelas forestales de supervivencia y abrir “senderos verdes” por los cuales los guardabosques acompañarán a los turistas. Los expertos temen que esta experiencia no contribuirá a que el bosque esté más limpio, al contrario, creen podría romper el equilibrio ecológico.

A partir del 1 de julio de este año, 2.000 hectáreas de bosque, que antes dependían de las autoridades federales, pasaron a depender de la Región de Moscú. Éste es el primer proyecto de utilización de estos bosques que están elaborando los nuevos propietarios.

Las primeras zonas de descanso en los bosques, incluidas las de las orillas de los embalses, ocuparán una superficie de cerca de 2.000 metros cuadrados cada una. Aparecerán glorietas, zonas infantiles de recreo, zonas para hacer picnics con mesas y sillas, lavabos y sitios para cambiarse, sitios especiales para hacer fuego, zonas cerradas con bandas mineralizadas y piedras y también espacios para poder aparcar los coches.

“Hay que crear las condiciones para que la gente pueda descansar de forma cómoda; habrá contenedores y también se organizará la recogida de basura, lo que ayudará a mantener los bosques limpios”, aclaró Evgueni Trunov. Más adelante habrá más espacios de este tipo por toda la región, la cantidad exacta se decidirá en función de la demanda.

El ecoturismo empezará a desarrollarse con excursiones por los senderos ecológicos. “Los propios guardabosques podrían guiar las excursiones”, explicó Trunov.

También se contempla la posibiliedad de crear escuelas forestales de supervivencia. Quien lo desee podrá aprender a encender una hoguera bajo la llovizna, cómo alimentarse en las profundidades del bosque, y otras cuestiones para acampar. aclaró el jefe del comité.

Aunque Trunov dejó claro que en los bosques de la región no se van a crear pueblos ecológicos. “La legislación prohíbe las grandes construcciones en este territorio que ahora depende de nuestra administración”, aclaró el funcionario.

La coordinadora de la Sociedad de Protección de la Naturaleza de la región de Moscú, Olga Balabanova, explicó que actualmente en los bosques de la zona ya existen miles de zonas improvisadas para asar carne u organizar meriendas.

“Si las hacemos organizadas existe un alto riesgo de que todas esas zonas de picnic se destruyan rápidamente. Además, la gente continuará adentrándose en el los bosques dejando a su paso montañas de basura”, considera Balabanova. Añadió que si empiezan a crear nuevas áreas de ocio en zonas todavía vírgenes, supondrá la 'muerte parcial' de esos terrenos.

El vicepresidente de la Unión rusa de industrias turísticas, Yuri Barzikin está convencido de que las nuevas zonas de descanso empezarán a atraer flujos de turistas de Moscú, lo que ayudará al desarrollo del comercio de artículos de ocio y recuerdos.

“Es una práctica que está muy desarrollada en Europa Occidental, sobre todo en Austria y Alemania”, relata el experto. Su opinión es que hay que equipar las zonas organizadas para el ocio con parcelas para colocar tiendas de campaña, y colocar lugares para poder acceder al agua y a la electricidad.

“Los grupos de supervivencia se podrán adentrar en el bosque por los senderos ecológicos para pasar dos o tres días, un pasatiempo muy popular en  América Latina”, añadió Yuri Barzikin,


Artículo publicado originalmente en ruso en Izvestia.