Fue Vladímir Putin (entonces Primer Ministro) quien plantease en febrero de este año la posibilidad de crear espacios en Moscú en los que todo el mundo “pueda expresarse abierta y libremente sobre cualquier asunto”. Las autoridades de la capital secundaron la idea. Los mítines que siguieron de forma a las elecciones al parlamento causaron el descontento de muchos moscovitas. Los ciudadanos se quejaban de los problemas de tráfico que generaban, de la alteración del orden, del ruido, etc.

El parque central de cultura y ocio Gorki fue creado en 1928 en el emplazamiento donde se celebró la exposición panrusa de agricultura y la artesanía. El conocido arquitecto vanguardista Konstantín Mélnikov se encargó de su planificación. Una de las principales curiosidades del parque son sus fuentes y estanques, y su Teatro Verde es un popular auditorio. El parque ocupa 109 hectáreas (incluyendo el jardín Neskuchni), y tiene una media de entre cuatro y cinco millones de visitantes.

El parque Sokólniki se convirtió en un lugar de ocio abierto al público en la década de 1880, cuando las autoridades de Moscú compraron al Tesoro estatal los bosques de Sokólniki y de Olenya, conocidos como lugares de caza, ocio y fiestas populares desde el s. XV. El año 1931 las autoridades soviéticas consolidaron el estatus del parque mediante obras de acondicionamiento a gran escala, atracciones al aire libre, auditorios y un cine de verano. Desde el año 1959 hay en el parque un centro de exposiciones. Sokólniki tiene una superficie de 590 hectáreas y una media de entre siete y ocho millones de visitantes anuales.    

Un grupo de trabajo creado por encargo del alcalde Serguéi Sobianin debía consultar con las organizaciones de la sociedad civil, así como con algunos expertos y habitantes, para encontrar el lugar más apropiado para que los mítines no interfieran con la vida cotidiana de la ciudad y fueran cómodos para los participantes. Acordaron cuatro opciones: el parque Gorki, la plaza Bolótnaya, Luzhnikí y el parque Sokólniki.

Tras examinar los emplazamientos, el grupo de trabajo eligió el parque Gorki y Sokólniki como los más apropiados. Ambos lugares son populares espacios verdes. Serán acondicionados para reunir alrededor de 2.000 personas. Según afirmaba Mayórov, tan solo en los últimos siete meses las autoridades locales han recibido alrededor de 250 peticiones para llevar a cabo acciones de unos 1.000 participantes, que constituyen la mayoría del total de peticiones.

Especificó además que no se requerirá recibir un permiso especial del ayuntamiento para llevar a cabo acciones públicas. Los que así lo deseen, podrán registrar su evento en una página web que se creará con ese fin específico. “Y si alguien quiere organizar una marcha multitudinaria de cinco, diez o sesenta mil personas, deberá seguir el proceso pertinente para solicitarlo”, subrayó el jefe del departamento.

Alexei Mayórov ha comunicado que antes del 1 de septiembre del 2012 se presentarán al alcalde de Moscú propuestas específicas para la creación del análogo del Hyde Park en Moscú. Los procedimientos legales necesarios para la administración de estos espacios se fijarán antes del 1 de enero del 2013.

Desde el año 2011 se está llevando a cabo una reconstrucción de los dos parques: la entrada es gratuita, se han construido emplazamientos culturales y deportivos, carriles bici, y pistas de patinaje sobre ruedas y sobre hielo. Además, se ha creado un servicio de alquiler de bicicletas y patines, y se ha instalado una red wi-fi gratuita. Del mismo modo, se han desinstalado parte de las atracciones y de los puestos de alimentación. Ambos parques gozan del estatus de instalaciones culturales estatales autónomas de Moscú.

Artículo realizado con información extraída de Rossíyskaya Gazeta y Kommersant.