Sesenta museos abiertos gratis, más de 2.000 bailarines para la ceremonia de inauguración, 21 plazas engalanadas para la fiesta, docenas y docenas de conciertos. El Día de Moscú, traducido en cifras es un escenario a cielo abierto sobre el que, entre el 1 y el 2 de septiembre, se celebrarán más de 600 eventos, entre espectáculos, representaciones y encuentros. Y todo bajo un cielo iluminado por los fuegos artificiales, que brillarán desde nueve ángulos diferentes de la metrópolis.

Para tener 865 años, Moscú luce realmente bien. Es más, está más joven que nunca. Y esconde su rostro de dama antigua bajo un vestido de fiesta que hará que los moscovitas deseen estar en la calle desde la mañana a la noche, dos días seguidos. Se prevén más de 3 millones de visitantes.

“La mejor ciudad del mundo”: este es el eslogan escogido para el evento, que se ha tomado prestado de una popular canción del artista soviético Muslim Magomaev, escrita en honor de Moscú.

Los espectáculos de baile serán inaugurados oficialmente el 1 de septiembre a las 12, a la sombra de las cúpulas de San Basilio, en la Plaza Roja, donde un gigantesco cuerpo de baile con el número “La ciudad del amor. La época de la danza” pondrá a girar el tiovivo de eventos. A continuación, el show de música militar Spasskaya Bashnia.

Desde el corazón de la ciudad, la fiesta se irá contagiando por las vías y las arterias principales, difundiéndose a lo largo de los bulevares y los parques de la capital, hasta las zonas periféricas de la metrópolis: se irán alternando conciertos, como la maratón de música clásica en la plaza Púshkinskaya, arte contemporáneo, como la exposición 'Moscú en los ojos de los jóvenes' (Casa central del artista) y espectáculos para los más pequeños, por ejemplo 'El mundo de los niños”, (Parque Sokólniki).

También la cocina tendrá su espacio, con la 'Fiesta eslava' en la plaza de la Revolución, para después sumergirse entre las máscaras que desfilarán por la avenida Akademika Sájarov, en un carnaval digno de Río o de Venecia.

La capital recibirá a sus huéspedes también entre las paredes de las bibliotecas, que para la ocasión permanecerán abiertas hasta tarde, igual que los museos, con entrada libre. Se han presentado aquí solo pequeñas muestras de un programa mucho más amplio que incluirá también cine y teatro para rendirle homenaje a una ciudad incansable, que nunca duerme. Y, menos que nunca, el día de su fiesta.

Los detalles del programa se pueden consultar en la siguiente página: www.moscow865.ru.