Gazprom anunció que en los próximos días comenzará a bombear a la tubería el gas de relleno necesario para poner en marcha su explotación.

El comienzo de los suministros a los consumidores europeos a través del segundo hilo del Nord Stream está previsto para antes de fin de año.

Con su puesta en funcionamiento, el gasoducto báltico estará en capacidad de transportar 55.000 millones de metros cúbicos de gas natural al año.

Rusia ha declarado que no descarta la posibilidad de ampliar a tres los hilos del Nord Stream para satisfacer la demanda europea de gas natural.

Según expertos rusos, en los próximos diez años los países de la Unión Europea necesitarán aumentar sus importaciones de gas natural en 200.000 millones de metros cúbicos, por lo que el Nord Stream podría cubrir el 25 % de ese incremento.

La operadora del gasoducto, Nord Stream AG, con sede en Estocolmo, la integran Gazprom (51 %), las compañías alemanas E.ON Ruhrgas y Wintershall, con el 15,5 % cada una, la holandesa Gasunie, con el 9 % y de Gaz de France (GDF Suez) con el 9 % restante.