La dirección de la Academia de Ciencias de Rusia (RAN, por sus siglas en ruso) no ha apoyado los planes del Ministerio de Educación y Ciencia para reformar el sector. Vladímir Ivanov, adjunto al secretario científico jefe de la presidencia de la Academia de Ciencias caracterizó de una forma extremadamente dura la propuesta de los funcionarios: “En los últimos tiempos hemos recibido  muchas propuestas pero todas van a parar a lo mismo: hay que convertir la RAN en un club de científicos, acabar con la financiación, la tierra y privatizar sus bienes”,  anunció Ivanov. “No hemos visto otras propuestas”.

El académico  aludió de forma muy clara a la postura del ministro de Educación y Ciencia, Dmitri Livanov que cuando era rector de la Universidad Nacional de Investigación y Tecnología, entre los años 2009 y 2011, publicó varios artículos sobres los problemas de la ciencia nacional y proponía transformar la Academia de Ciencias de Rusia en un 'club de científicos'.

Actualmente la RAN se financia directamente del presupuesto federal y dispone de forma independiente de los medios que recibe y de sus propiedades. Los intentos de recortar considerablemente su autonomía ya tuvieron lugar cuando Andréi Fursenko era ministro, pero la Academia pudo conservar su independencia.

Aunque Dmitri Livanov, tras ser nombrado ministro en 2012, ya criticó en su primera entrevista el estado de cosas en la RAN y anunció una próxima reforma de todo el sector científico del país.

“Uno de los principios que guía la investigación es que los propios  científicos decidan cómo distribuir los medios. Sin eso no es posible dedicarse a la investigación”, comentó Vladímir Ivanov. “Tenemos toda una serie de institutos que perdieron su financiación y su independencia jurídica. Ahora ya no existen. Es lo mismo que pasará con la RAN”.

Los académicos empezaron a hacer declaraciones tan críticas tras la intervención del primer ministro Dmitri Medvédev el pasado 7 de agosto sobre  el futuro de la RAN

Los jóvenes científicos se pregutaban sobre la gran cantidad de 'académicos de 80 años' en la dirección. Medvédev anunció: “La reforma de la Academia no es una tarea que dependa del estado sino un cometido de la propia Academia”.

“Puede ser que la estructura sea demasiado grande, pero son nuestros problemas internos que nosotros mismos tenemos que solucionar”, comentó el señor Kozlov, casi repitiendo las palabras del Primer Ministro.

Al mismo tiempo los miembros actuales de la presidencia de la RAN dieron a entender que las autoridades del país pueden contar con su lealtad política. “Somos una academia estatal y entendemos la complicidad que tenemos con lo que pasa en el país. Queremos ser útiles”, dicen algunos académicos.

El Ministro de Educación y Ciencia, Dmitri Livanov, respondió a los académicos en una entrevista concedida al canal 'Prosveshenie' (Ilustración) en la que afirmó que “ha habido cambios” en la Academia de Ciencias. “Esta institución recibe aproximadamente un 70% de medios destinados a la investigación y sólo cerca de la mitad de los resultados pertenecen a la ciencia fundamental”,  afirmó. “Pero en la Academia hay muchos problemas. Si la propia RAN no entiende la gravedad de la situación a la que ha llegado, podemos perder la carrera mundial en el sector científico. Se trata de una cuestión del desarrollo económico del país”.

“Hay una lucha entre diferentes clanes administrativos, y la ciencia propiamente no interesa a nadie”, explicó a Kommersant el vicedirector del Instituto de Física Teórica Landau, Mijaíl Feiguelman, comentando los reproches mutuos. 

“No hay duda que la RAN necesita una reforma que tenga por objetivo el desarrollo de la ciencia. Pero una reforma así no es posible en un sistema político-administrativo donde los científicos que trabajan realmente no pueden influir en unas decisiones que les afectarán mucho”. Según Feiguelman, es imprescindible analizar a conciencia el estado de la ciencia en el país y “solo después se deberá discutir qué es lo que hay que reformar y cómo”.

Artículo publicado originalmente en Kommersant.